CÓ­MO OPE­RAN LAS MA­FIAS EN EL RE­CI­CLA­JE DE BA­TE­RÍAS

Aun­que es­tá prohi­bi­do por ley, mu­chos de es­tos desechos vehi­cu­la­res son tra­ta­dos en fun­di­cio­nes clan­des­ti­nas o ex­por­ta­dos sin per­mi­so.

La Hora - - News - Natalia Heus­ser

Al mes se eli­mi­nan 2.400 to­ne­la­das de ba­te­rías plo­ma­das en Chi­le, la ma­yo­ría pro­ve­nien­te de au­tos y vehícu­los de transporte. Y es­ta ci­fra se­gui­rá au­men­tan­do. El par­que au­to­mo­tor pa­só de 2. 078.901 vehícu­los en el 2000 a 4.903.062 en 2016, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de es­ta­dís­ti­cas (INE). Y un au­to de­be cam­biar su ba­te­ría ca­da dos años.

Pe­ro ¿qué ocu­rre con es­tos des­per­di­cios? Se­gún el Con­ve­nio de Ba­si­lea, al que ad­hie­re nues­tro país, no se pue­den ha­cer mo­vi­mien­tos trans­fron­te­ri­zos de desechos pe­li­gro­sos, en­tre ellos el plo­mo. Por es­ta ra­zón to­das es­tas ba­te­rías de­ben ser tra­ta­das en el te­rri­to­rio, por la úni­ca em­pre­sa au­to­ri­za­da que se de­di­ca a esa la­bor: Re­ci­mat Lt­da, que se en­cuen­tra en Ca­la­ma.

Pe­ro va­rios de los re­si­duos no lle­gan al nor­te y se pier­den en el ca­mino. Así lo afir­ma Mar­co An­to­nio Fie­rro, je­fe de la Bri­ga­da de De­li­tos Con­tra el Me­dio Am­bien­te y Pa­tri­mo­nio Cultural de la PDI.

En el úl­ti­mo tiem­po el mer­ca­do del plo­mo se ha vuel­to muy lu­cra­ti­vo, tan­to que hoy es un ne­go­cio ocul­to, que es­tá en ma­nos de fun­di­cio­nes clan­des­ti­nas que las en­vían al ex­te­rior. Lo an­te­rior no só­lo re­pre­sen­ta un da­ño am­bien­tal, tam­bién aten­ta con­tra la in­te­gri­dad de los ha­bi­tan­tes de San­tia­go.

“En cin­co años he­mos in­cau­ta­do en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na 430 to­ne­la­das de es­te ma­te­rial y só­lo en los úl­ti­mos seis me­ses he­mos re­qui­sa­do 350 to­ne­la­das de la can­ti­dad to­tal. El in­cre­men­to ha si­do enor- me y se ma­ne­jan gran­des su­mas de di­ne­ro”, pre­ci­sa Fie­rro.

“Pa­ra sa­car­lo del país lo ha­cen a tra­vés de la ba­te­ría com­ple­ta, sin tra­ta­mien­to; o en lin­go­tes de plo­mo ya pro­ce­sa­do. Se­gún los va­lo­res que ma­ne­ja­mos, en el mer­ca­do for­mal les pa­gan $200 por ki­lo de ba­te­ría, y en el in­for­mal, con las ex­por­ta­cio­nes no au­to­ri­za­das, es­tos pre­cios se tri­pli­can, lle­gan­do a $600. En lin­go­tes, en cam­bio, los co­mer­cia­li­zan so­bre los mil pe­sos el ki­lo y un lingote pe­sa en­tre 20 y 25 ki­los”, agre­ga el ofi­cial.

Por las de­nun­cias que la PDI ha re­ci­bi­do de Adua­na, las ban­das adul­te­ran los pa­pe­les pa­ra sa­car las ba­te­rías de plo­mo, de­cla­ran­do que se tra­ta de cha­ta­rras de co­bre o bron­ce, y pa­ra los lin­go­tes ma­ni­fies­tan que es un ma­te­rial dis­tin­to. La ma­yo­ría del transporte se ha­ce por bar­cos, en con­tai­ner, los que tras­la­dan a paí­ses co­mo Chi­na o Co­rea.

Pa­ra ope­rar en es­te ru­bro ile­gal las ban­das bus­can sec­to­res más apar­ta­dos de la ca­pi­tal, co­mo Pu­dahuel, Ce­rro Na­via y La Pin­ta­na. De he­cho en es­ta úl­ti­ma co­mu­na el año pa­sa­do se ha­lla­ron ca­si 200 to­ne­la­das en una par­ce­la ha­bi­ta­da por una fa­mi­lia, que te­nía ni­ños me­no­res de edad. Ade­más el lu­gar co­lin­da­ba con un ca­nal de re­ga­dío y otras ca­sas.

“Ha­ce po­co en Ce­rro Na­via, en la ori­lla del río Ma­po­cho, en­con­tra­mos 67 to­ne­la­das de ba­te­rías, mol­des y otros ele­men­tos pa­ra fun­dir. Es­to cla­ra­men­te es una ame­na­za pa­ra la sa­lud de las per­so­nas; y ade­más con­ta­mi­na el sue­lo, el agua y a los ani­ma­les. Mu­chos de los ve­ci­nos no de­tec­tan el pro­ble­ma por­que las fun­di­cio­nes tra­ba­jan de no­che, pa­ra que las per­so­nas no sien­tan el olor y no vean el humo del com­bus­ti­ble”, di­ce Fie­rro.

En las in­cau­ta­cio­nes la po­li­cía no par­ti­ci­pa en el re­ti­ro del ma­te­rial, de­bi­do al ries­go que es­to sig­ni­fi­ca. Por eso le de­ri­van es­ta ta­rea a Re­ci­mat.

Se­gún el se­re­mi de Sa­lud Me­tro­po­li- tano, Car­los Aran­da, las fun­di­cio­nes clan­des­ti­nas se fis­ca­li­zan prin­ci­pal­men­te por de­nun­cias de la co­mu­ni­dad. Du­ran­te el año 2016 la en­ti­dad reali­zó ins­pec­cio­nes a 13 es­ta­ble­ci­mien­tos.

En diez de ellos se cons­ta­ta­ron ac­ti­vi­da­des de ma­ne­jo de re­si­duos de plo­mo sin au­to­ri­za­ción sa­ni­ta­ria, por lo que les ini­ció sumario sa­ni­ta­rio a los pro­pie­ta­rios. En lo que va del año 2017, se han efec­tua­do ins­pec­cio­nes a nue­ve re­cin­tos y se han cur­sa­do sie­te su­ma­rios.

“El plo­mo, es­pe­cial­men­te sus com­pues­tos, son al­ta­men­te tó­xi­cos pa­ra la sa­lud hu­ma­na. In­gre­san al or­ga­nis­mo por in­ges­tión o in­ha­la­ción y se trans­por­tan por el to­rren­te san­guí­neo acu­mu­lán­do­se en to­dos los ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te en los hue­sos. La ex­po­si­ción pro­lon­ga­da pue­de afec­tar el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, cu­yos efec­tos van des­de su­ti­les cam­bios psi­co­ló­gi­cos y de com­por­ta­mien­to, has­ta gra­ves efec­tos neu­ro­ló­gi­cos”, de­ta­lló

Aran­da.

“Las fun­di­cio­nes tra­ba­jan de no­che, pa­ra que las per­so­nas no sien­tan el olor y no vean el humo del com­bus­ti­ble”. Mar­co An­to­nio Fie­rro, je­fe de la Bri­ga­da de De­li­tos Con­tra el Me­dio Am­bien­te de la PDI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.