Ser­vi­cio téc­ni­co a do­mi­ci­lio ayu­da a sal­var el ce­lu­lar

La Hora - - País - Ca­ro­li­na Ju­lio

El te­lé­fono di­rec­to al agua o al sue­lo. Una ima­gen que se re­pi­te una y otra vez en la ca­lle, en nues­tras vi­das. No hay una des­gra­cia co­ti­dia­na más re­pen­ti­na que es­ta, un ce­lu­lar ro­to. Pe­ro em­peo­re­mos el es­ce­na­rio: es­tás a pun­to de en­viar ese men­sa­je que iba a cam­biar tu vi­da y no tie­nes có­mo arre­glar­lo.

Un par de jó­ve­nes em­pren­de­do­res pen­sa­ron en es­to. Ch­ris­tián Roth y Jo­sé To­más Mar­tí­nez se pro­pu­sie­ron ha­cer un ser­vi­cio téc­ni­co de ce­lu­la­res, pe­ro a do­mi­ci­lio. Y así na­ció “Phix It”, que se­gún sus crea­do­res es la pri­me­ra asis­ten­cia que lle­va a tu ca­sa u ofi­ci­na un téc­ni­co pa­ra so­lu­cio­nar tu pro­ble­ma.

Se­gún sus ba­lan­ces, arre­glan apro­xi­ma­da­men­te 150 ce­lu­la­res al mes y la fa­lla que más se re­pi­te son los da­ños en la pan­ta­lla. Los due­ños cuen­tan que ca­si el 90% de los arre­glos que ha­cen son por es­te mo­ti­vo y ter­mi­nan cam­bian­do la pan­ta­lla.

“Prin­ci­pal­men­te lla­man por es­to, sin em­bar­go, tam­bién se pue­den cam­biar otras pie­zas, co­mo ba­te­rías, bo­to­nes y cá­ma­ras”, ase­gu­ran.

La idea na­ce lue­go de que los jó­ve­nes de­tec­ta­ran que una par­te im­por­tan­te de quie­nes tie­nen un iPho­ne “no es­ta­ban dis­pues­tas a me­ter­se en un mall o per­der mu­cho tiem­po en lle­gar a un ser­vi­cio téc­ni­co y es­pe­rar ho­ras o in­clu­so días pa­ra te­ner su te­lé­fono bueno de vuel­ta”, co­men­ta Roth, so­cio de PHIX IT. de las emer­gen­cias ocu­rren por da­ños en la pan­ta­lla.

Se los pue­de con­tac­tar por Fa­ce­book (phi­xit­chi­le), por what­sapp o en su pá­gi­na web. Una vez he­cho es­te trá­mi­te, el equi­po de la em­pre­sa en­vía un téc­ni­co mo­to­ri­za­do al lu­gar don­de se es­té el clien­te. Se­gún ex­pli­can, la re­pa­ra­ción se de­mo­ra unos 15 mi­nu­tos.

CUI­DA­DOS

Es­pe­cia­lis­tas in­di­can que hay que te­ner cui­da­do con la tem­pe­ra­tu­ra a la que ex­po­ne­mos el ce­lu­lar por­que no so­lo po­de­mos da­ñar la pan­ta­lla, sino el apa­ra­to com­ple­to. Lo mis­mo pa­sa con la hu­me­dad.

En el mer­ca­do hay dis­tin­tos ti­pos de pro­tec­to­res que pue­den alar­gar la vi­da útil de la pan­ta­lla evi­tan­do los ra­yo­nes y en al­gu­nos ca­sos dis­mi­nu­yen­do el da­ño an­te las caí­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.