La ra­dio­ca­se­te­ra que ha­ce rui­do en San­tia­go

Artista chi­leno Se­co Sán­chez des­ta­ca por sus tra­ba­jos rea­lis­tas, en es­pe­cial por una Boom­box que es­tá en la fa­cha­da de una aca­de­mia de bai­le.

La Hora - - País - Natalia Heus­ser H.

Afi­na­les de abril pa­sa­do Jo­nat­han Sán­chez (36), más co­no­ci­do co­mo Se­co Sán­chez, co­men­zó con un no­ve­do­so pro­yec­to en la ca­lle Ro­ber­to Es­pi­no­za, en San­tia­go Cen­tro.

Es­te artista ca­le­rano trans­for­mó la fa­cha­da de la aca­de­mia de bai­le Boo­mBo­xLeo­naDHQ en una ra­dio­ca­se­te­ra, ha­cién­do­le ho­nor al nom­bre del re­cin­to.

Sán­chez es­tá muy li­ga­do al hip hop y en la dé­ca­da de los no­ven­ta sa­lía a la ca­lle con sus ami­gos y lle­va­ban una de es­tas ra­dios a pi­las, un pa­no­ra­ma muy si­mi­lar a lo que se vi­vía en Nue­va York, EE.UU. “Has­ta aho­ra ten­go una de esas gran­do­tas en el pa­tio de mi ca­sa y en ella me ins­pi­ré pa­ra ha­cer es­te di­se­ño”, di­ce con or­gu­llo Sán­chez a

En su Ins­ta­gram @se­co_­san­chez la fo­to de la pin­tu­ra se vol­vió muy po­pu­lar y se com­par­tió en va­rias re­des so­cia­les. “A la gen­te le gus­ta mu­cho el te­ma de la ra­dio por­que pro­vo­ca un im­pac­to vi­sual. Es un ob­je­to trans­ver­sal por­que es al­go que mu­chas per­so­nas de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes pu­die­ron dis­fru­tar. To­dos cre­ci­mos con una en la ca­sa”, se­ña­la el grafitero.

En es­ta pin­tu­ra de al­ta precisión tra­ba­jó con dos ayu­dan­tes y se de­mo­ra­ron una se­ma­na y me­dia en ter­mi­nar­la. “Tu­ve que mo­di­fi­car har­tos de­ta­lles de la ra­dio pa­ra que cal­za­ra to­do per­fec­to den­tro de los re­co­ve­cos de esa mu­ra­lla de la ca­sa. Las puer­ta y las ven­ta­nas te­nían que que­dar perfectas pa­ra pa­re­cie­ra un equi­po de ver­dad”, cuen­ta.

Pe­ro no es pri­me­ra vez que Sán­chez rea­li­za es­te di­se­ño. Ya lo ha­bía pro­ba­do en una pa­red so­li­ta­ria de Calera, su ciu­dad na­tal. “En su mo­men­to esa ima­gen re­co­rrió va­rias pá­gi­nas

La Ho­ra.

de in­ter­net de to­do el mun­do. Aho­ra el desafío fue ha­cer el mis­mo di­se­ño, pe­ro cua­tro ve­ces más gran­de”, pre­ci­sa.

Su amor por el ar­te par­tió de pe­que­ño, di­bu­jan­do có­mics y per­so­na­jes de mo­nos ani­ma­dos co­mo las tor­tu­gas nin­jas. “Des­de que ten­go me­mo­ria que es­ta es mi pa­sión, pe­ro en un prin­ci­pio no sa­bía que mi for­ma de pin­tar era di­fe­ren­te a la de otros ni­ños, eso has­ta que una pro­fe­so­ra des­cu­brió que te­nía de­dos pa­ra el piano. Me me­tió a cuan­to con­cur­so ha­bía y siem­pre me iba bien, y ahí em­pe­cé a des­ta­car”, se­ña­la.

Des­pués, en la ado­les­cen­cia pa­só al gra­fi­ti, épo­ca en la que se ga­nó el apo­do de “se­co”. “Me di cuen­ta que era una for­ma de pin­tar di­fe­ren­te y que era lo mis­mo que yo ya ha­cía, pe­ro más gran­de. Me me­tí por las mías en es­te mun­do, a com­prar la­tas, a in­da­gar so­bre el uso del spray y apren­dí de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. En Villa Ale­ma­na me em­pe­za­ron a de­cir ‘se­co’ por­que en ese tiem­po el tér­mino es­ta­ba de mo­da y se usa­ba pa­ra de­cir que al­guien era ta­len­to­so”, re­cuer­da.

To­das sus crea­cio­nes son rea­lis­tas y tra­tan de ase­me­jar­se a las fo­to­gra­fías. Tie­ne mu­ra­les en Ca­li­for­nia, EE.UU.; México, Bra­sil y en San­tia­go, por ejem­plo, el ros­tro del ju­ga­dor Mar­ce­lo Díaz que apa­re­ce plas­ma­do en una pa­red ubi­ca­da en ca­lle Vi­cu­ña Mac­ken­na con Mat­ta.

“Si bien es­te úl­ti­mo me lo pa­ga­ron, he in­ver­ti­do mi pla­ta en ha­cer mu­ra­les gi­gan­tes por las mías, sin es­pe­rar que una en­ti­dad me cos­tee. Me gus­ta en­tre­gar el ar­te por com­ple­to. En es­to veo un tra­ba­jo so­cial, por eso siem­pre bus­co los me­jo­res ma­te­ria­les, con la idea de en­tre­gar un tra­ba­jo de ni­vel in­ter­na­cio­nal en los ba­rrios don­de la gen­te no tie­ne la opor­tu­ni­dad de ir a un mu­seo”, afir­ma.

ACA­DE­MIA

Pron­to abri­rá sus puer­tas Boo­mBo­xLeo­naDHQ, quien es­tá en­ca­be­za­do por Cecilia, alias leo­na, quien es pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca e im­par­te cla­ses de dan­cehall. “Ven­go de una fa­mi­lia de ar­tis­tas y mi sue­ño siem­pre fue te­ner un es­pa­cio don­de to­dos pu­dié­ra­mos desa­rro­llar nues­tro ar­te y fue­ra nues­tro ne­go­cio fa­mi­liar”, di­ce.

Así na­ció es­te es­pa­cio al que qui­sie­ron dar­le un se­llo per­so­nal. “No­so­tros ha­bía­mos pen­sa­do en un di­se­ño de ra­dio y bus­can­do por va­rias par­tes di­mos con Se­co Sán­chez. Le con­ta­mos nues­tro pro­yec­to y se su­mó”, cuen­ta Leo­na.

El grafitero Se­co Sán­chez con la Boom­box que pin­tó en la aca­de­mia que es­tá a po­cas cua­dras del Par­que O’Hig­gins, en San­tia­go.

Es­ta pin­tu­ra se lla­ma “Al­ma” y es­tá en el Co­le­gio Man­que­má­vi­da de San­ta Cruz, Re­gión de O’Hig­gins.

Es­te gra­fi­ti se ti­tu­la “In­mi­gran­te” y se en­cuen­tra en una de las ca­lles de La Calera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.