LOS DES­CO­NO­CI­DOS EFEC­TOS DE LA CON­TA­MI­NA­CIÓN LUMÍNICA

La ex­ce­si­va ex­po­si­ción a luz ar­ti­fi­cial ge­ne­ra da­ños en la salud hu­ma­na, per­ju­di­ca el desa­rro­llo de dis­tin­tas es­pe­cies ani­ma­les y afec­ta el tra­ba­jo as­tro­nó­mi­co.

La Hora - - News - C. Ju­lio

Go­lon­dri­nas de mar caen des­orien­ta­das y atur­di­das. No sa­ben dón­de es­tá su nor­te y van a dar a los pa­tios de las ca­sas de los ha­bi­tan­tes de An­to­fa­gas­ta. Las pe­que­ñas aves se guían por las es­tre­llas y la luz de la ciu­dad les im­pi­dió en­con­trar el rum­bo.

La con­ta­mi­na­ción lumínica no só­lo afec­ta a es­tos pe­que­ños ani­ma­les: el ex­ce­so de luz ar­ti­fi­cial in­ci­de en los or­ga­nis­mos de mar, en las per­so­nas, en el cie­lo.

DESPERTAR

Co­mo en el mi­to de la ca­ver­na de Pla­tón, a ve­ces los hom­bres nos ve­mos en­can­di­la­dos por la luz. Pe­ro co­mo to­do en la vi­da, el ex­ce­so pue­de trans­for­mar­se en nues­tro enemi­go. Los efec­tos in­me­dia­tos en nues­tro or­ga­nis­mo se con­cen­tran en la glán­du­la pi­neal, en­car­ga­da de re­gu­lar el sue­ño y la vi­gi­lia.

Pa­ra la doc­to­ra Ju­lia San­tín, neu­ró­lo­ga de la Red Salud UC Ch­ris­tus y es­pe­cia­lis­ta en tras­tor­nos del sue­ño, el ries­go de ex­po­ner­se in­dis­cri­mi­na­da­men­te a fuen­tes lu­mí­ni­cas ar­ti­fi­cia­les ra­di­ca en que la luz no nos de­ja dor­mir y es­to a lar­go pla­zo, y com­bi­na­do a una se­rie de otros fac­to­res, po­dría des­en­ca­de­nar va­rios pro­ble­mas co­mo la fal­ta de con­cen­tra­ción y fa­llas en la me­mo­ria.

“Te­ne­mos un re­loj bio­ló­gi­co in­terno. Du­ran­te el día la or­den es per­ma­ne­cer des­pier­to y cuan­do hay os­cu­ri­dad la or­den es dor­mir. El ex­ce­so de lu­mi­no­si­dad cuan­do lle­ga la no­che con el uso de pan­ta- llas, por ejem­plo, blo­quea la se­cre­ción de me­la­to­ni­na y eso re­tra­sa el inicio del sue­ño”, sos­tie­ne.

Y agre­ga que, cuan­do la fal­ta de sue­ño se ha­ce cons­tan­te, los pro­ble­mas po­drían com­ple­ji­zar­se. “El dor­mir po­co, cró­ni­ca­men­te, se lla­ma sín­dro­me de sue­ño in­su­fi­cien­te y ge­ne­ra som­no­len­cia diur­na, fa­llas de me­mo­ria, de aten­ción, fal­ta de con­cen­tra­ción, irri­ta­bi­li­dad, an­dar más des­ga­na­do”, di­ce.

MI­RAN­DO ES­TRE­LLAS

El nor­te de nues­tro país tie­ne uno de los cie­los más pri­vi­le­gia­dos del mun­do pa­ra la ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca. Es por es­to que en Chi­le ri­ge una nor­ma que pre­ten­de re­gu­lar la emi­sión de las fuen­tes lu­mí­ni­cas.

La Ofi­ci­na de Pro­tec­ción de la Ca­li­dad del Cie­lo del nor­te de Chi­le (OPCC), en­ca­be­za­da por Pedro San­hue­za, se en­car­ga de crear con­cien­cia acer­ca de la im­por­tan­cia de la os­cu­ri­dad pa­ra las ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas.

“Exis­te po­ca cul­tu­ra lumínica en nues­tro país”, ase­gu­ra San­hue­za, y re­cal­ca que los da­ños en te­mas as­tro­nó­mi­cos tie­nen que ver con que la nor­ma no se ha im­ple­men­ta­do de ma­ne­ra co­rrec­ta.

“Mien­tras más fría la luz, ge­ne­ra más da­ño no so­lo a la as­tro­no­mía, sino a las per­so­nas y el me­dioam­bien­te. El da­ño a la as­tro­no­mía tie­ne que ver con su ma­yor dis­per­sión en la at­mós­fe­ra . La luz azul (que es­tá pre­sen­te en las ciu­da­des) cho­ca con más fa­ci­li­dad con las par­tí­cu­las y pro­vo­ca un efec­to de ca­lei­dos­co­pio”, es­gri­me.

DEL CIE­LO AL MAR

La con­ta­mi­na­ción lumínica tie­ne efec­tos so­bre la flo­ra y fau­na que vi­ve de no­che. La ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca a luz de día no es com­pa­ra­ble con la que se pue­de en­con­trar des­de que atar­de­ce has­ta el ama­ne­cer, y ne­ce­si­ta del res­pi­ro de la os­cu­ri­dad pa­ra pre­ser­var­se.

En zo­nas cos­te­ras el efec­to de la ilu­mi­na­ción ex­ce­si­va no so­lo se da­ría en las aves, co­mo se ex­pli­ca al co­mien­zo de esta no­ta, sino tam­bién en crus­tá­ceos.

Así lo ha in­ves­ti­ga­do el cien­tí­fi­co chi­leno Cris­tián Duar­te, di­rec­tor de la Es­cue­la de Cien­cias del Mar de la UNAB. Duar­te ha po­di­do apre­ciar que las pul­gas de mar (Or­ches­toi­dea tu­ber­cu­la­ta) de la zo­na cen­tral cos­te­ra de nues­tro país se ven afec­ta­das por el ex­ce­so de luz ar­ti­fi­cial.

Por es­to, las pul­gas de mar dis­mi­nu­yen su ac­ti­vi­dad lo­co­mo­triz -hay me­nor nú­me­ro de ellas en las zo­nas con luz- se al­te­ra su rit­mo cir­ca­diano, dis­mi­nu­ye su ta­sa de con­su­mo de al­gas y fi­nal­men­te cre­cen me­nos.

Pa­ra el cien­tí­fi­co, la pe­li­gro­si­dad del asun­to es que la luz no es per­ci­bi­da co­mo un con­ta­mi­nan­te. “Ha­bría que con­cien­ti­zar a la so­cie­dad so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos de es­te con­ta­mi­nan­te pa­ra los eco­sis­te­mas y las con­se­cuen­cias que es­to po­dría ge­ne­rar en la mis­ma gen­te”, di­ce, y agre­ga que una po­si­ble so­lu­ción es la mi­ti­ga­ción.

“Se ha pro­pues­to va­rias me­di­das pa­ra com­bi­nar el uso de luz y la pro­tec­ción de los eco­sis­te­mas. En­tre ellas por ejem­plo usar luz con lon­gi­tu­des de on­da me­nos da­ñi­nas pa­ra los or­ga­nis­mos”, con­clu­ye el ex­per­to.

“Hay que con­cien­ti­zar a la so­cie­dad so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos”, de es­te con­ta­mi­nan­te” Cris­tián Duar­te, UNAB “El ex­ce­so de luz blo­quea la se­cre­ción de me­la­to­ni­na y re­tra­sa el inicio del sue­ño” Ju­lia San­tín, Red Salud UC Ch­ris­tus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.