La­li Es­pó­si­to regresa: “No soy una es­tre­lla in­to­ca­ble”

La can­tan­te juvenil, ele­gi­da la ar­tis­ta más po­pu­lar de Vi­ña 2017, ha­bla de su cre­ci­mien­to y su conexión con el pú­bli­co. “No soy un ro­bot y la gen­te lo agra­de­ce”, di­ce.

La Hora - - Portada - Fe­li­pe Morales L.

La­li lle­ga a su ci­ta con la pren­sa con una sen­ci­llez que ex­tra­ña. Pe­se a te­ner el ró­tu­lo de “fe­nó­meno pop ado­les­cen­te” se da el tiem­po de sa­lu­dar de be­so a to­dos quie­nes la es­pe­ran e in­clu­so pide dis­cul­pas por la de­mo­ra. “Creo que es al­go bá­si­co. Pue­do ser ar­tis­ta, abo­ga­do, te­ner cual­quier pro­fe­sión, pe­ro ten­go amigos con los que tra­ba­jo que siem­pre me re­cuer­dan cuán­to nos ha cos­ta­do lle­gar hasta acá, que me di­cen la ver­dad. Y sa­lu­dar es lo mí­ni­mo. Lo lla­ma­ti­vo no es que la gen­te sa­lu­de, lo cu­rio­so es que al­gu­nos no lo ha­gan”, di­ce al ar­gen­ti­na, quien tras su ava­sa­lla­dor pa­so por Vi­ña 2017 vuel­ve a Chi­le con un show en el Tea­tro Teletón (17 de junio, Tic­ke­tek).

“Lo de Vi­ña es al­go que aún me cuesta asi­mi­lar”, re­co­no­ce. “Me ha­bían co­men­ta­do que vi­vi­ría mi­les de emo­cio­nes, pe­ro sen­tí el do­ble de co­sas. Fue sim­ple­men­te in­com­pa­ra­ble”, co­men­ta tam­bién la ac­triz, quien se hi­zo co­no­ci­da en La­ti­noa­mé­ri­ca por ac­tuar en di­ver­sas te­le­se­ries ju­ve­ni­les a car­go de la pro­duc­to­ra Cris Mo­re­na. Flo­ri­cien­ta, Chi­qui­tas y Ca­si Án­ge­les fue­ron al­gu­nas de las historias que le per­mi­tie­ron sal­tar al mun­do de la mú­si­ca, sien­do uno de los más ce­le­bra­dos el de una pí­ca­ra y fal­sa no­vi­cia en la te­le­se­rie Esperanza mía.

“Sue­lo no po­ner­me ner­vio­sa an­tes de un show, pe­ro en la Quin­ta Ver­ga­ra ti­ri­ta­ba”, apun­ta. “Pu­de lle­gar a un pú­bli­co que no sa­bía de mí. Es real­men­te un cambio muy fuer­te pa­ra un ar­tis­ta es­tar en ese es­ce­na­rio”.

-¿Fue un es­pal­da­ra­zo a tu ca­rre­ra el ser ele­gi­da la más po­pu­lar, pen­san­do que -co­mo tú mis­ma di­ces- mu­cha gen­te no te co­no­cía hasta en­ton­ces?

-Qui­zás eso fue lo más im­por­tan­te de to­do. Ob­via­men­te las Ga­vio­tas, la ex­pe­rien­cia, lo que apren­dí, to­do fue mag­ní­fi­co, pe­ro ese premio, el otor­ga­do por el pú­bli­co, fue al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y re­pre­sen­ta­ti­vo pa­ra mí. El pri­mer dis­co que sa­qué fue de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te en Ar­gen­ti­na, ta­rea po­co fá­cil, y to­do lo que vino des­pués de eso fue gra­cias a la gen­te. Sa­ca­mos unas co­pias fí­si­cas en el país, pe­ro des­de lo pe­dían de otras par­tes. Co­men­zó a pa­sar al­go con mi mú­si­ca que iba más allá de lo que yo ha­bía he­cho en se­ries o te­le­no­ve­las. Si­gue sien­do la gen­te la que te po­ne o te sa­ca de un lu­gar, la que di­ce es­to es bueno, es­to me gus­ta, es­to no. Re­ci­bir ese premio en Vi­ña mar­có un mo­men­to de mi ca­rre­ra, cre­cí un po­co, y hoy me sien­to un po­co más se­gu­ra de pre­sen­tar­me en Chi­le.

-Pa­re­cie­ra que tu show está de­di­ca­do al pú­bli­co in­fan­til, pe­ro los ma­yo­res tam­bién lo ce­le­bran.

-Hay al­go que ocu­rre que no es me­nor, y ha pa­sa­do so­bre to­do con mi úl­ti­mo dis­co, Soy (con el que lle­gó a Vi­ña y el que re­pa­sa­rá en el Teletón). Hay mu­cha gen­te que co­men­zó a se­guir­me ne­ta­men­te por la mú­si­ca des­de ese tra­ba­jo, lo que he po­di­do evi­den­ciar en mi tour. Mi­ro al pú­bli­co y veo a ni­ñas de 9 años, que le en­can­ta dis­fra­zar­se y ju­gar, a es­pec­ta­do­res de 25 que vie­nen con sus no­vios o amigos, y está la abue­la que acom­pa­ñó, el pa­dre que acom­pa­ñó. Es un abanico am­plio, muy lla­ma­ti­vo, y a mí co­mo en­tre­te­ne­do­ra eso me en­can­ta, por­que ten­go la ta­rea de que to­dos se su­men a es­pec­tácu­lo que es­toy mon­tan­do.

-¿Có­mo se lo­gra esa conexión con la gen­te?, ¿usas mu­cho las re­des so­cia­les, te con­tac­tas con los fans?, ¿có­mo te con­vier­tes en fe­nó­meno?

“Re­co­noz­co no ser muy te­me­ro­sa, pe­ro an­tes de su­bir a la Quin­ta Ver­ga­ra ti­ri­ta­ba. Esa noche que­dó mar­ca­da en mi ca­rre­ra”.

La­li y su pa­so por Vi­ña 2017.

-Ten­go mu­cha ac­ti­vi­dad en re­des so­cia­les, pe­ro creo que la jus­ta en com­pa­ra­ción a otra gen­te.

Lo uso más pa­ra ha­blar de mi tra­ba­jo que pa­ra de­cir ‘mi­ra, que ri­ca la mi­la­ne­sa que me es­toy co­mien­do’. Yo ad­ju­di­co ( la conexión), en ba­se a lo que el pú­bli­co me di­ce, a que siem­pre me mues­tro don­de voy de la ma­ne­ra más trans­pa­ren­te po­si­ble. No ten­go pro­ble­ma de reír­me de mí y de con­tar mi his­to­ria abier­ta­men­te. Era una ni­ña de un ba­rrio de cla­se me­dia ba­ja que nun­ca ima­gi­nó que lle­ga­ría a es­te punto, y que la suer­te, el des­tino, o co­mo quie­ras lla­mar­le, me lle­vó a ese ben­di­to cas­ting pa­ra Cris Mo­re­na que me per­mi­tió en­trar en la ac­tua­ción. Al ha­blar de eso, creo que quien está

en su casa y le gus­ta can­tar, bai­lar, ac­tuar, pe­ro no tie­ne los me­dios ni la cuo­ta de suer­te, sien­te que lo pue­de vi­vir a tra­vés de mí. Sien­te que no es im­po­si­ble, que no só­lo le pa­sa a la gen­te aco­mo­da­da.

- Ha­blas de iden­ti­fi­ca­ción, re­fle­jo

- Ab­so­lu­ta­men­te. Es lo que re­co­jo de las car­tas, de los tuit que re­ci­bo. Les ha­blo a mis fans con nor­ma­li­dad, co­mo una per­so­na, no co­mo un ro­bot. Nun­ca me he sen­ti­do co­mo una es­tre­lla in­to­ca­ble, la par­te hu­ma­na nun­ca de­ja de es­tar pre­sen­te.

-Aho­ra es­tás en­fo­ca­da en la mú­si­ca, ¿qué pa­sa con la ac­tua­ción?

-La he te­ni­do que de­jar de la­do, por­que no me da el tiem­po pa­ra gra­bar una te­le­se­rie com­ple­ta. Pe­ro sí par­ti­ci­pa­ré en una se­rie ba­sa­da en la vi­da de San­dro, don­de se­ré uno de los amo­res del can­tan­te, y co­men­za­ré una pe­lí­cu­la dra­má­ti­ca, lo que me sig­ni­fi­ca un de­sa­fío to­man­do en cuen­ta mis tra­ba­jos an­te­rio­res.

La pro­ta­go­nis­ta de Es­pe­ran­za­mía re­ci­bió to­dos los ga­lar­do­nes so­bre la Quin­ta Ver­ga­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.