ALER­TA POR JÓ­VE­NES QUE USAN VIAGRA SIN CON­SUL­TAR AL MÉ­DI­CO

Se­gún es­pe­cia­lis­tas, la au­to­me­di­ca­ción pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to se­xual ha cre­ci­do de for­ma preo­cu­pan­te. Ad­vier­ten so­bre los ries­gos del uso de esos fár­ma­cos sin re­ce­ta.

La Hora - - News - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Pe­se a que len­ta­men­te los va­ro­nes de nues­tro país se van preo­cu­pan­do más de su sa­lud se­xual, los es­pe­cia­lis­tas aún ob­ser­van una ba­ja can­ti­dad de con­sul­tas re­la­cio­na­das con las más fre­cuen­tes dis­fun­cio­nes se­xua­les y una preo­cu­pan­te ten­den­cia a la au­to­me­di­ca­ción.

Los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud se­xual mas­cu­li­na en­tran den­tro del ám­bi­to de la an­dro­lo­gía, una sub­es­pe­cia­li­dad mé­di­ca que es co­no­ci­da tam­bién co­mo la “gi­ne­co­lo­gía de los hom­bres”. Aun­que sur­gió en la dé­ca­da de los 50 en EE.UU. y Eu­ro­pa y hoy es am­plia­men­te re­co­no­ci­da, en Chi­le tie­ne un desa­rro­llo in­ci­pien­te.

Co­mo ex­pli­ca el doc­tor Mar­ce­lo Mar­co­ni, uró­lo­go y an­dró­lo­go de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, “la pri­me­ra ver­tien­te de la an­dro­lo­gía tie­ne que ver con te­mas de in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na y lue­go fue su­man­do to­dos los pro­ble­mas de dis­fun­cio­nes se­xua­les del hom­bre: dis­fun­ción eréc­til, eya­cu­la­ción pre­coz, los pa­cien­tes con le­sio­nes me­du­la­res que tie­nen al­te­ra­cio­nes de la fer­ti­li­dad y to­do lo re­la­cio­na­do con la par­te hor­mo­nal de los hom­bres, que es la an­dro­pau­sia”.

En la Clí­ni­ca In­di­sa tam­bién exis­te una uni­dad de­di­ca­da a es­tos te­mas. El uró­lo­go y an­dró­lo­go Jo­sé Pa­bón ase­gu­ra que es cons­tan­te el in­cre­men­to de pa­cien­tes que de­jan de la­do los ta­búes tra­di­cio­na­les y se atre­ven a pre­gun­tar.

“El vo­lu­men de con­sul­tas ha au­men­ta­do por dos ra­zo­nes: por el ma­yor co­no­ci­mien­to de la gen­te res­pec­to a los pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad, im­po­ten­cia y dis­fun­ción eréc­til; y ade­más por la ma­yor es­pe­ran­za de vi­da. Si se vi­ve más y la ac­ti­vi­dad la­bo­ral es más pro­lon­ga­da, se bus­ca una me­jor ca­li­dad de vi­da”, ex­pli­ca Pa­bón.

Pa­ra su co­le­ga de UC Ch­ris­tus es­te au­men­to de con­sul­tas se de­be a que “an­tes no ha­bía un ni­cho es­pe­cí­fi­co pa­ra eva­luar­los y ha­bía una de­man­da no cu­bier­ta. Es­to se une al ac­ce­so a in­ter­net, que ha ido ter­mi­nan­do con el ta­bú res­pec­to a es­tos te­mas”. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta acla­ra que aún nos fal­ta mu­cho pa­ra lle­gar a ta­sas de aten­ción óp­ti­mas.

En Chi­le –es­pe­ci­fi­ca Mar­co­ni– “del uni­ver­so de hom­bres que tie­nen dis­fun­ción eréc­til só­lo el

25% con­sul­ta, los otros se au­to­me­di­can o no se tra­tan. Y en eya­cu­la­ción pre­coz, só­lo el 9% de los pa­cien­tes con­sul­ta, es de­cir, hay un 91% de per­so­nas que nun­ca con­sul­ta”.

AU­TO­ME­DI­CA­CIÓN

La dis­fun­ción eréc­til afec­ta prin­ci­pal­men­te a la po­bla­ción mas­cu­li­na ma­yor de 50 años, mien­tras que los más jó­ve­nes con­sul­tan por otro ti­po de pa­to­lo­gías, co­mo la eya­cu­la­ción pre­coz.

Y so­bre es­tos tras­tor­nos, los an­dró­lo­gos ad­vier­ten so­bre una pe­li­gro­sa ten­den­cia que se re­gis­tra en nues­tro país: la au­to­me­di­ca­ción.

Con el fá­cil ac­ce­so a fár­ma­cos que ayu­dan con los sín­to­mas de pro­ble­mas de erec­ción, por ejem­plo, mu­chos hom­bres que lo pa­de­cen y otros que no, pe­ro que quie­ren me­jo­rar su ren­di­mien­to se­xual, es­tán au­to­me­di­cán­do­se y ex­po­nién­do­se a desa­rro­llar dis­fun­cio­nes se­xua­les en for­ma cró­ni­ca. Y es­to se re­pi­te en­tre los más jó­ve­nes.

“Hay una al­ta ta­sa de pa­cien­tes que son bue­nos pa­ra au­to­me­di­car­se. En la úl­ti­ma es­ta­dís­ti­ca de ha­ce tres o cua­tro años se ven­dían cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de ta­ble­tas de Sil­de­na­fil (prin­ci­pio ac­ti­vo del fár­ma­co con­tra dis­fun­ción eréc­til). Eso ha­bla de que hay un uni­ver­so gi­gan­tes­co de hom­bres que es­tán con­su­mien­do me­di­ca­men­tos pa­ra es­te ti­po de pro­ble­mas pe­ro que en reali­dad no con­sul­tan”, di­ce Mar­co­ni.

Al res­pec­to, Pa­bón acla­ra que el uso de es­tas píl­do­ras pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud. “Es­tos me­di­ca­men­tos tie­nen con­tra­in­di­ca­cio­nes y to­xi­ci­dad co­mo cual­quier otro. Pue­de cau­sar pro­ble­mas gra­ves co­mo un pria­pis­mo (erec­ción con­ti­nua), lo que po­dría de­ri­var en le­sio­nes per­ma­nen­tes en el pe­ne”, ase­gu­ra el an­dró­lo­go de In­di­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.