El béis­bol chi­leno renace de la mano de los in­mi­gran­tes

CHI­LE­NOS APREN­DEN DE SUS PA­RES CA­RI­BE­ÑOS

La Hora - - News - Ga­briel Ar­ce Gra­ni­zo

Cuan­do se ha­bla de béis­bol, vie­nen a la men­te imá­ge­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños ba­tean­do una bo­la. Chi­le, sin em­bar­go, tie­ne una con­si­de­ra­ble tra­di­ción en el de­por­te, que bien pu­do mo­rir en los no­ven­ta, pe­ro que renace de la mano de los in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

An­drés Sepúlveda, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Béis­bol y Sóft­bol de San­tia­go, vi­vió to­do ese pro­ce­so. Hoy con 47 años, re­cuer- da có­mo era el de­por­te en 2005 cuan­do asu­mió, y la nue­va ca­ra de los dia­man­tes san­tia­gui­nos.

“En el 81 co­men­cé a ju­gar béis­bol y ha­bía 15 equi­pos. Des­pués hu­bo una cri­sis tre­men­da con el aten­ta­do del 91, don­de pu­sie­ron una bom­ba en un ba­te, que es­ta­lló y afec­tó a una per­so­na de la em­ba­ja­da de Ca­na­dá. Ce­rra­ron el re­cin­to y por mu­cho tiem­po no ocu­rrió na­da. Eso pro­vo­có un de­cli­ve tre­men­do”, di­ce Sepúlveda, mi- nu­tos an­tes de ini­ciar una clí­ni­ca de­por­ti­va pa­ra ni­ños.

LA NUE­VA CA­RA

“Hom­bro y ba­te arri­ba”, le di­ce el di­ri­gen­te a Renato, un ni­ño de on­ce años que por pri­me­ra vez in­ten­ta ba­tear una bo­la. A po­cos me­tros hay dos pa­dres, uno ve­ne­zo­lano y otro cu­bano, que mi­ran a sus hi­jos que es­tán en se­gun­da y ter­ce­ra ba­se. “Un equi­po ne­ce­si­ta ni­ños de dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, des­de un gran­de ma­ci­zo has­ta un del­ga­do y ágil. To­do bio­ti­po tie­ne es­pa­cio en el béis­bol. Eso te ge­ne­ra un es­pa­cio muy in­clu­si­vo”, di­ce el ins­truc­tor.

El re­cin­to del Es­ta­dio Na­cio­nal cuenta con cua­tro can­chas, y en la nú­me­ro dos, con­ti­nua a la que se rea­li­za la clí­ni­ca, en­tre­na el club Dominicanos, fi­na­lis­ta de la úl­ti­ma li­ga ca­pi­ta­li­na, y con­for­ma­do en su ma­yo­ría por ju­ga­do­res de esa na­cio­na­li­dad.

La reali­dad ha cam­bia­do, y lo que en un ini­cio es­tu­vo li­ga­do a es­ta­dou­ni­den­ses y ca­na­dien­ses, hoy se re­la­cio­na a Cu­ba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y, es­pe­cial­men­te, Ve­ne­zue­la.

“Es­ta épo­ca es don­de el de­por­te más se ha desa­rro­lla­do, so­bre to­do gra­cias a los extranjeros que han lle­ga­do es­te úl­ti­mo tiem­po. Los que más han lle­ga­do han si­do los ve­ne­zo­la­nos. An­tes de ellos eran cu­ba­nos, y des­pués los dominicanos, ha­ce cua­tro o cin­co años”, co­men­ta Sepúlveda, mien­tras se­ña­la con ím­pe­tu al equi­po de ca­mi­se­ta blan­ca y bor­des azu­les que in­gre­sa pa­ra prac­ti­car en la cancha. El club tie­ne por nom­bre Ko­rea, y se in­te­gró ha­ce tres años a la li­ga ca­pi­ta­li­na, úni­ca­men­te con ju­ga­do­res co­rea­nos re­si­den­tes en Chi­le. “Tam­bién hay dos equi­pos de ja­po­ne­ses que jue­gan sóft­bol”, com­ple­men­ta Sepúlveda.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la aso­cia­ción, 800 per­so­nas se con­gre­gan to­das las se­ma­nas en el re­cin­to, 600 de ellas beis­bo­lis­tas. “La lle­ga­da de extranjeros ha me­jo­ra­do el ni­vel en to­do sen­ti­do. Ellos ya vie­nen con la cul­tu­ra del béis­bol y los que lle­gan son muy bue­nos. Lo que pa­sa es que el ni­ño chi­leno co­mien­za a ju­gar, ob­ser­va al ve­ne­zo­lano, y lo úni­co que quie­re es ju­gar y ba­tear tan fuer­te co­mo él. Eso ha­ce que to­do me­jo­re”, di­ce el pre­si­den­te.

“Hay mu­chos extranjeros que se vie­nen a Chi­le y no se traen sus guan­tes y ba­tes por­que no ima­gi­nan que acá ten­drán un es­pa­cio. Lle­gan acá, se dan cuenta de que hay béis­bol y man­dan a pe­dir sus co­sas, ja­já”, agre­ga en­tre ri­sas el di­rec­ti­vo.

Con 26 equi­pos en la aso­cia­ción, el pre­sen­te es más que aus­pi­cio­so pa­ra el de­por­te y “el sue­ño de te­ner un chi­leno en las gran­des li­gas ya no es una locura, es po­si­ble”, ase­gu­ra la má­xi­ma au­to­ri­dad del béis­bol ca­pi­ta­lino.

Tras una cri­sis en los no­ven­ta, ve­ne­zo­la­nos, dominicanos y cu­ba­nos han re­cu­pe­ra­do la an­ti­gua ca­ra de los dia­man­tes de cés­ped del Es­ta­dio Na­cio­nal. Al día de hoy, el de­por­te del ba­te con­gre­ga cer­ca de 800 per­so­nas ca­da fin de se­ma­na en el re­cin­to, que bien po­dría pro­yec­tar un chi­leno a las gran­des li­gas.

“El ni­ño chi­leno quie­re ba­tear tan fuer­te co­mo el ve­ne­zo­lano,

eso me­jo­ra to­do”.

An­drés Sepúlveda,

pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Béis­bol de San­tia­go.

Sepúlveda ce­le­bra el pro­gre­so del béis­bol chi­leno en el úl­ti­mo tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.