100

La Hora - - País -

has­ta 14 com­pe­ti­do­res”, se­ña­la.

Char­lie di­ce que hoy el mer­ca­do ofre­ce una am­plia ofer­ta de tí­tu­los, pa­ra to­dos los gus­tos. “Hay una in­fi­ni­dad de jue­gos con di­se­ños pun­tua­les, que vi­sual­men­te lla­man la aten­ción y son fá­ci­les de en­con­trar. Creo que no hay me­jor re­ga­lo pa­ra un ni­ño de 10 años ha­cia arri­ba. Ade­más de en­tre­te­ner­se, desa­rro­llan el tra­ba­jo en equi­po y di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des”.

En Con­cep­ción, Re­gión del Bio­bío, tam­bién se desa­rro­lla es­ta área lú­di­ca. En no­viem­bre del 2015 Gon­za­lo Es­pi­no­za (41) lan­zó Pla­ne­ta LOZ, tien­da on­li­ne que im­por­ta jue­gos de me­sa.

“Lue­go del te­rre­mo­to del 2010 lo úni­co que pu­di­mos sa­car de la ca­sa fue un Car­cas­son­ne y nos fui­mos con él a la ca­sa de mi cu­ña­do en Te­mu­co. Es­te jue­go nos dio una co­ne­xión úni­ca, nos reí­mos y con­ver­sa­mos en­torno a él, de­jan­do de la­do los pro­ble­mas. Así, jun­to a mi se­ño­ra y mis cu­ña­dos ini­cia­mos es­ta idea que pre­ten­de ‘des­pan­ta­lli­zar’a la gen­te y re­en­con­trar a los ami­gos”, ase­gu­ra Es­pi­no­za.

A par­tir de es­ta ini­cia­ti­va co­men­za­ron a ha­cer even­tos ma­si­vos, en los que apos­ta­ron por abar­car pú­bli­co de to­das las eda­des. “Nues­tro ca­len­da­rio es es­truc­tu­ra­do y he­mos he­cho cer­ca de 120 reunio­nes. Un do­min­go al mes nos jun­ta­mos en el res­to­rán La Co­ci­na; los sá­ba­dos en la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal y los vier­nes en la ca­fe­te­ría Ur­ban Sta­tion. La gen­te só­lo tie­ne que asis­tir y ahí los guia­mos. Nos he­mos da­do cuenta que la asis­ten­cia es bien ca­pri­cho­sa, a ve­ces van diez per­so­nas y otras ve­ces al­can­za­mos las cien”.

El ca­ba­lli­to de ba­ta­lla de ellos es el Story Cubes, el que con­sis­te en nue­ve da­dos cu­yas ca­ras po­seen di­fe­ren­tes imá­ge­nes. Con esas fotos los ju­ga­do­res de­ben in­ven­tar his­to­rias. “Hay mu­cha gen­te que per­so­nas lle­ga a re­unir Pla­ne­ta LOZ en sus even­tos en Con­cep­ción.

vie­ne con los pre­jui­cios de los jue­gos tra­di­cio­na­les. No­so­tros les en­se­ña­mos es­te nue­vo jue­go y les

ter­mi­na gus­tan­do por­que lo en­cuen­tran no­ve­do­so. Hay que vol­ver a los jue­gos de me­sa por­que apar­te de acer­car­te a los ami­gos y a la fa­mi­lia, te ayu­da a en­con­trar nue­vos gru­pos de ami­gos. Ade­más, no son só­lo pa­ra usar­los en el tiem­po li­bre, tam­bién pue­den apli­car­se en las sa­las de cla­se co­mo par­te de la es­ti­mu­la­ción del pen­sa­mien­to ló­gi­co”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.