HAS­TA 25 DE­TE­NI­DOS AL DÍA HAY EN MALL COS­TA­NE­RA

Ban­das ope­ran den­tro y fue­ra de es­te cen­tro co­mer­cial, se­gún la in­for­ma­ción que ma­ne­jan guar­dias y Ca­ra­bi­ne­ros. Los de­li­tos afec­tan en su ma­yo­ría a tu­ris­tas.

La Hora - - News - Em­ma An­tón y Na­ta­lia Heus­ser

Pe­se a las me­di­das de se­gu­ri­dad, tu­ris­tas y lo­ca­ta­rios se que­jan de los cons­tan­tes ro­bos.

Flo­ren­cia vino desde Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, a pa­sar unos días a Santiago. Apar­te de sa­lir a co­no­cer la ciu­dad, ayer apro­ve­chó de ha­cer com­pras en el Cos­ta­ne­ra Cen­ter jun­to a unas ami­gas y una ma­le­ta. -¿Te ad­vir­tie­ron que ten­gas cui­da­do con tus co­sas?

-No me han di­cho na­da. La pri­me­ra vez que es­cu­ché al­go al res­pec­to fue aquí en H&M, por el al­ta­voz. Pe­ro na­die me lo ha di­cho di­rec­ta­men­te.

Jus­ta­men­te es­te ti­po de clien­tes, tu­ris­tas co­mo ella, son el blan­co de las ban­das de­lic­tua­les que ope­ran en el in­te­rior y en las afue­ras del mall más gran­de de Su­da­mé­ri­ca.

De he­cho el viernes pa­sa­do Joe­la Borg­hi y su her­ma­na fue­ron víctimas de un hur­to. Las em­pu­ja­ron en los pa­si­llos del cen­tro co­mer­cial y les abrie­ron la mo­chi­la don­de es­ta­ban sus do­cu­men­tos. “Pa­sa­mos sus­to por­que na­die nos avi­só de estas si­tua­cio­nes”, dice Borg­hi.

Pe­ro ade­más los tu­ris­tas son en­ga­ña­dos en las afue­ras de es­te cen­tro co­mer­cial. El fin de se­ma­na se su­po de dos ar­gen­ti­nas a quie­nes un taxista les ro­bó sus per­te­nen­cias (ver re­cua­dro pag 8).

Los vendedores de di­fe­ren­tes tien­das, quie­nes so­li­ci­ta­ron ano­ni­ma­to a La Ho­ra, re­la­tan que la de­lin­cuen­cia que se vi­ve en el mall es el pan de ca­da día.

“Ro­ban mu­cho. No­so­tros ve­mos cuan­do sa­can a los me­che­ros del Jum­bo o de cual­quier otra tien­da, a los guar­dias de se­gu­ri­dad co­rrien­do, los shows y los gri­to­neos de la gen­te, ga­ra­ba­to pa­ra acá y pa­ra allá. To­dos los días hay de­lin­cuen­cia”, re­la­ta una ven­de­do­ra.

Un de­pen­dien­te de otra tien­da agre­ga que la ma­yo­ría de los ilí­ci­tos se dan en las gran­des tien­das, los que ocu­rren en los días de ma­yor mo­vi­mien­to. O sea, de jue­ves a do­min­go.

“Yo creo que los ex­tran­je­ros son los más afec­ta­dos. Aquí han in­ten­ta­do com­prar con tar­je­tas ro­ba­das, por­que cuan­do ocu­pas una tar­je­ta de dé­bi­to o cré­di­to de afue­ra, aquí no te pre­gun­tan por el pin. Por eso siem­pre re­vi­sa­mos que los da­tos de la tar­je­ta con­cuer­den con la cé­du­la de iden­ti­dad de la per­so­na”, de­ta­lla el ven­de­dor.

Los de­lin­cuen­tes ata­can tan­to a los com­pra­do­res co­mo a los lo­ca­ta­rios. Sin em­bar­go, en el ca­so de los úl­ti­mos, la si­tua­ción se vuel­ve es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da, ya que es­tán obli­ga­dos a con­ti­nuar tra­ba­jan­do a pe­sar de los cons­tan­tes hur­tos.

“El pro­ce­di­mien­to que co­rres­pon­de es que los guar­dias de­tie­nen al me­che­ro, y si yo ha­go una de­nun­cia los pa­san a Ca­ra­bi­ne­ros. El pro­ble­ma es que la de­nun­cia la ha­go yo y va con mi nom­bre, por eso me da mie­do. No­so­tros sa­li­mos a las 10 de la no­che del tra­ba­jo y no hay más se­gu­ri­dad. En­ton­ces, ¿qué pa­sa si es­ta per­so­na que de­nun­cié me asal­ta, me pe­ga o me ha­ce al­go? Yo no ten­go pro­tec­ción después de mi horario la­bo­ral. No ha­ce­mos la de­nun­cia por te­mor”, in­di­ca una de las tra­ba­ja­do­ras.

Ade­más, otra tra­ba­ja­do­ra in­di­ca que quie­nes ro­ban es­tán iden­ti­fi­ca­dos: “yo al­muer­zo en el pa­tio de co­mi­das y siem­pre veo a gen­te que la han per­se­gui­do. De vez en cuan­do lle­ga el guar­dia y nos avi­sa que ten­ga­mos cui­da­do con tal per­so­na, o nos pre­gun­tan si es­tá to­do bien”.

Si bien los vendedores re­co­no­cen que exis­te una muy bue­na res­pues­ta por par­te del mall cuan­do ac­ti­van los bo­to­nes de pá­ni­co, con­ti­núa la se­gui­di­lla de hur­tos. Los guar­dias de se­gu­ri­dad re­ci­ben de­ce­nas de de­nun­cias dia­rias, las que son de­ri­va­das a Ca­ra­bi­ne­ros, quie­nes cuen­tan con una pa­tru­lla per­ma­nen­te en la sa­li­da ha­cia la ca­lle An­drés Be­llo.

Es­ta uni­dad se en­car­ga de pro­ce­sar las de­nun­cias rea­li­za­das y de rea­li­zar con­tro­les de iden­ti­dad, en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio.

El ma­yor Mau­ri­cio Ro­me­ro de la 19° Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de Pro­vi­den­cia co­men­ta que dia­ria­men­te se de­tie­nen has­ta 25 per­so­nas por di­ver­sos ilí­ci­tos en el mall. “Hay día sen que no de­te­ne­mos nin­guan de­ten­ción y otras don­de es­ta ci­fra se dis­pa­ra. Aquí los guar­dias de­tec­tan al de­lin­cuen­te, lo to­man de­te­ni­do y no­so­tros los va­mos a bus­car. Es un aca­rreo cons­tan­te”, dice.

“Los guar­dias de­tec­tan al de­lin­cuen­te, lo to­man de­te­ni­do y no­so­tros los va­mos a bus­car. Es un aca­rreo cons­tan­te”.

Mau­ri­cio Ro­me­ro, ma­yor de la 19° co­mi­sa­ría de Pro­vi­den­cia.

La ma­yo­ría son me­che­ros que ha­cen de las su­yas en su­per­mer­ca­dos y tien­das. Los hur­tos a per­so­nas, en tan­to, se dan por lo ge­ne­ral en el pa­tio de co­mi­das, pues los de­lin­cuen­tes apro­ve­chan de ro­bar cuan­do de­jan car­te­ras col­ga­das en las si­llas o bol­sas ba­jo la me­sa. “Es di­fí­cil que se dé un ro­bo con in­ti­mi­da­ción, con cu­chi­llo o pis­to­la por­que hay mu­cha vi­gi­lan­cia. Lo mis­mo ocu­rre con los lan­za­zos. Es com­pli­ca­do que al­guien sal­ga del re­cin­to sin que un guar­dia se per­ca­te. Don­de quie­ra que va­ya lo atra­pa­rán por­que blo­quean los ac­ce­sos, te­ne­mos to­do con­tro­la­do”, ex­pli­ca Ro­me­ro.

Hoy exis­ten tres em­pre­sas de guar­dias que se preo­cu­pan de la se­gu­ri­dad den­tro del cen­tro co­mer­cial. Unos vi­gi­lan so­lo el su­per­mer­ca­do, otros se cen­tran des- de las pri­me­ras plan­tas has­ta el quin­to pi­so y otros cus­to­dian el sex­to y séptimo pi­so.

“Hay va­rias ban­das que ope­ran aquí y mu­chos de los de­lin­cuen­tes son de­te­ni­dos cons­tan­te­men­te. Por eso te­ne­mos en nues­tros re­gis­tros más de­te­ni­dos que de­nun­cias, por­que los de­te­ne­mos y a la se­ma­na si­guien­te vuel­ven al lu­gar pa­ra se­guir ope­ran­do. So­lo de­jan de ir cuan­do la fis­ca­li­za­ción es muy fuer­te, ahí se mue­ven ha­cia el cen­tro, o ha­cia los malls que es­tán en La Flo­ri­da”, dice Ro­me­ro.

Hoy, a las 17.30 ho­ras se re­uni­rá la co­mi­sión de se­gu­ri­dad de Pro­vi­den­cia, pre­si­di­da por el con­ce­jal Pe­dro Li­za­na, don­de se tra­ta­rá es­te te­ma. “Nos jun­ta­mos por lo me­nos una vez al mes, don­de par­ti­ci­pa la PDI, los ca­ra­bi­ne­ros y un fis­cal, en­te otros. Es­te te­ma se re­cru­de­ció ahora, así que lo pu­si­mos en ta­bla”, acla­ra Li­za­na. Por otra par­te, con­tac­ta­do por

La Ho­ra, Cos­ta­ne­ra Cen­ter de­cli­nó re­fe­rir­se a los he­chos de in­se­gu­ri­dad que ocu­rren en sus ins­ta­la­cio­nes.

“Es­te te­ma se re­cru­de­ció ahora, así que lo pu­si­mos en ta­bla y hoy lo re­vi­sa­re­mos ”.

Pe­dro Li­za­na, con­ce­jal de Pro­vi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.