To­do lo que se pue­de con­tar de La Mu­jer Ma­ra­vi­lla

Sin spoi­lers, ana­li­za­mos el fil­me con que DC Co­mics ele­va el per­so­na­je a la al­tu­ra de Su­per­man y Bat­man.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Se­ten­ta y seis años de­bie­ron pa­sar pa­ra que La Mu­jer Ma­ra­vi­lla tu­vie­ra su pro­pia aven­tu­ra en la pan­ta­lla gran­de, y la es­pe­ra rin­dió sus fru­tos. Pro­ta­go­ni­za­da por la is­rae­lí Gal Gadot, la nue­va apues­ta del uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de DC Co­mics es una cin­ta que en­tre­tie­ne, que ahon­da en los con­flic­tos de sus pro­ta­go­nis­tas, que ha­ce ga­la de una tra­ma tan sim­ple co­mo só­li­da, y que se da el tiem­po pa­ra lan­zar más de una re­fle­xión mo­ra­lis­ta.

Ba­jo la di­rec­ción de Patty Jen­kins (Mons­ter), Gadot cons­tru­ye una he­roí­na tan fuer­te co­mo sen­si­ble, tan os­ten­to­sa co­mo sen­ci­lla, tan ava­sa­lla­do­ra co­mo inocen­te. Dia­na es una prin­ce­sa que vi­ve en una pa­ra­di­sia­ca is­la jun­to a un ejér­ci­to de des­pam­pa­nan­tes gue­rre­ras, quie­nes se pre­pa­ran día y no­che an­te el even­tual re­gre­so del te­mi­do dios Ares a la Tie­rra.

Su pa­cí­fi­ca -y ca­si abu­rri­da­vi­da su­fre un drás­ti­co cam­bio cuan­do el es­pía es­ta­dou­ni­den­se Ste­ve Tre­vor (Ch­ris Pi­ne) ca­po­ta en la is­la, es­ca­pan­do de un gru­po de ale­ma­nes en ple­na Gue­rra Mun­dial. Ca­si con la ilu­sión de una ni­ña, Dia­na acom­pa­ña a Tre­vor en su tra­ve­sía por po­ner pun­to fi­nal al con­flic­to ar­ma­do, de­bien­do echar mano a sus sú­per po­de­res pa­ra lo­grar su co­me­ti­do.

En 140 mi­nu­tos, el fil­me ha­ce ga­la de es­pec­ta­cu­la­res se­cuen­cias de ac­ción, mez­clan­do pi­ro­tec­ni­ca pu­ra -qui­zás de­ma­sia­da en el tra­ma fi­nal- con con­ver­sa­cio­nes que no te­men mos­trar un tras­fon­do po­lí­ti­co y so­cial.

A di­fe­ren­cia de Bat­man vs Su­per­man y Sui­ci­de Squaid (las an­te­rio­res y cri­ti­ca­das pe­lí­cu­las de DC), el fil­me se da el tiem­po de pre­sen­tar a fon­do al per­so­na­je cen­tral, desde sus te­mo­res y uto­pías in­fan­ti­les, has­ta los cam­bios que su­fre co­mo he­roí­na y mu­jer. Pi­ne, en tan­to, des­bor­da quí­mi­ca y com­pli­ci­dad co­mo part­ner de Gadot, pe­ro de­jan­do en cla­ro que es ella quien de­be lu­cir­se fren­te a las cá­ma­ras. Y aun­que los vi­lla­nos no es­tán exen­tos del fil­me, lo que el guión de Allan Hein­berg prio­ri­za es la com­ple­ji­dad del rol prin­ci­pal, lo que le da pe­so y cer­ca­nía a la tra­ma.

La Mu­jer Ma­ra­vi­lla, fi­nal­men­te, se ha­ce car­go de los cues­tio­na­mien­tos a la os­cu­ri­dad do­mi­nan­te en las an­te­rio­res apues­tas de DC y ali­via­na si­tua­cio­nes y se­cuen­cias con su­ti­les to­ques de hu­mor. Sin em­bar­go, se preo­cu­pa de no caer en los chis­tes fá­ci­les y se­gui­di­lla de gags que han po­pu­la­ri­za­do gran par­te de los pro­yec­tos Mar­vel, el eterno com­pe­ti­dor de la com­pa­ñía.

Gal Gadot ape­la a su tra­ba­ja­da fi­gu­ra pa­ra pro­ta­go­ni­zar es­pec­ta­cu­la­res se­cuen­cias de ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.