Eu­ro­pa mar­cha atrás

La Hora - - En 2 Minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Comunicación de la Cien­cia UNAB @Ga­bo­tui­te­ro

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el sa­ram­pión si­gue sien­do una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en­tre ni­ños pe­que­ños. Se es­ti­ma que en 2015 hu­bo 134.200 muer­tes cau­sa­das por sa­ram­pión: 15 ca­da ho­ra. Lo tris­te de es­to es que exis­te una va­cu­na efi­caz y se­gu­ra pa­ra pre­ve­nir el sa­ram­pión, que es una de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas con una de las ma­yo­res ta­sas de con­ta­gio. De­bi­do a es­to, se es­ti­ma que pa­ra evi­tar bro­tes epi­dé­mi­cos se de­be ase­gu­rar la va­cu­na­ción de al me­nos el 95% de la po­bla­ción in­fan­til. El es­ce­na­rio Eu­ro­peo al res­pec­to es muy di­ver­so: mien­tras en Suecia la ta­sa de va­cu­na­ción lle­gó al 98% en 2014, en Ita­lia ape­nas ro­zó el 88%. En con­se­cuen­cia, los ca­sos de sa­ram­pión en Ita­lia so­bre­pa­sa­ron los mil, mien­tras que en Suecia so­lo se des­cri­bie­ron cin­co. Es­te año he­mos si­do tes­ti­gos de bro­tes epi­dé­mi­cos en Ru­ma­nia e Ita­lia, con miles de ca­sos. El es­ta­do ita­liano de­ci­dió de­cla­rar obli­ga­to­ria la va­cu­na­ción de los ni­ños, tra­tan­do de fre­nar la caí­da en la co­ber­tu­ra de la va­cu­na. En Ale­ma­nia una mu­jer de 37 años mu­rió du­ran­te un bro­te de sa­ram­pión ha­ce al­gu­nos días, por lo que el go­bierno mul­ta­rá a los pa­dres de los ni­ños que no bus­quen ase­so­ría pro­fe­sio­nal en torno a las va­cu­nas. Es­te es­ce­na­rio – don­de las per­so­nas mue­ren de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas– pa­re­ce to­ma­do de li­bros de his­to­ria. Ya no de­be­ría ser una preo­cu­pa­ción. Lo más in­só­li­to es que es­ta suer­te de re­la­ti­vi­za­ción del apor­te de la me­di­ci­na ha lle­ga­do a ex­tre­mos co­mo el ocu­rri­do la se­ma­na pa­sa­da en Ita­lia, cuan­do un ni­ño de so­lo 7 años mu­rió por una otitis ¿Có­mo pue­des mo­rir de una infección de oí­dos? Eso pue­de ocu­rrir si la tra­tas con ho­meo­pa­tía en vez de an­ti­bió­ti­cos. Los pa­dres del ni­ño de­ci­die­ron no lle­var­lo a un hos­pi­tal has­ta que ya era de­ma­sia­do tar­de. La­men­ta­ble­men­te, la infección ge­ne­ró un abs­ce­so en el ce­re­bro y el pe­que­ño mu­rió lue­go de caer en co­ma. Es­pe­re­mos no te­ner que ser tes­ti­gos de ca­sos así en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.