PRO­PO­NEN MO­DE­LO AL­TER­NA­TI­VO PA­RA ME­DIR LA CON­TA­MI­NA­CIÓN

Sa­ber a qué ho­ras del día el ai­re es­ta­rá más tó­xi­co es uno de los desafíos que en­fren­ta un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go. Su in­ten­ción es me­jo­rar el ac­tual sis­te­ma pre­dic­ti­vo.

La Hora - - News - C. Ju­lio

Cof cof. Cie­lo gris, ciu­dad gris. Ese es el pa­no­ra­ma de un clá­si­co día in­ver­nal con­ta­mi­na­do: se es­cu­cha gen­te to­sien­do en el me­tro y el co­lor im­pe­ran­te se ase­me­ja al del ce­men­to. Se­gún ci­fras del in­for­me Es­ta­do Global del Ai­re 2017, re­co­pi­la­ción es­ta­dís­ti­ca he­cha por la ONG es­ta­dou­ni­den­se Health Ef­fects Ins­ti­tu­te (HEI) y pu­bli­ca­da a co­mien­zos de es­te año, el nivel pro­me­dio de ma­te­rial par­ti­cu­la­do anual en San­tia­go ha va­ria­do en­tre 21 y 23 mi­cro­gra­mos por me­tro cú­bi­co (μg/m³) des­de 1990, sien­do el má­xi­mo per­mi­ti­do de 20 μg/m³.

Ade­más, la ca­pi­tal chi­le­na está en el top cin­co de las más con­ta­mi­na­das de La­ti­noa­mé­ri­ca, de acuer­do a ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

To­do es­to hace del mo­de­lo pre­dic­ti­vo de con­ta­mi­na­ción del ai­re una he­rra­mien­ta vi­tal pa­ra la sa­lud de San­tia­go.

El Es­ta­do tie­ne hoy un mo­de­lo que per­mi­te pre­de­cir la ca­li­dad del ai­re y que pre­ten­de an­ti­ci­par las emer­gen­cias am­bien­ta­les. Fue crea­do por Pa­blo Sai­de, in­ge­nie­ro me­cá­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, quien reali­zó la mo­de­la­ción en con­jun­to con la Uni­ver­si­dad de Io­wa, don­de reali­zó su doc­to­ra­do.

Se­gún Sai­de, el gra­do de cer­te­za del ac­tual mo­de­lo pre­dic­ti­vo pa­ra epi­so­dios, de­pen­de de la ciu­dad y es­ta­ción que se eva­lúe y sue­le ser en­tre 50% a 80% pa­ra epi­so­dios crí­ti­cos. Por ejem­plo, el año 2015 acer­tó en un 81% pa­ra San­tia­go, y en ni­ve­les le­ve­men­te in­fe­rio­res en el res­to de ciu­da­des.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, la im­por­tan­cia de la efi­ca­cia de la pre­dic­ción ra­di­ca en que se pue­de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas evi­tan­do con­duc­tas que pue­den per­ju­di­car su sa­lud.

“La con­ta­mi­na­ción genera efec­tos ad­ver­sos a la sa­lud de las per­so­nas, por es­to pre­de­cir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción per­mi­te ad­ver­tir a la gen­te pa­ra que no reali­ce ac­ti­vi­dad fí­si­ca o to­men al­gún otro tipo de pre­cau­ción cuan­do la con­ta­mi­na­ción es al­ta. Ade­más, en Chi­le las au­to­ri­da­des pue­den de­cre­tar epi­so­dios en los cua­les se to­man me­di­das pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción, de tal ma­ne­ra que el epi­so­dio pro­nos­ti­ca­do no al­can­ce ni­ve­les muy al­tos”, di­ce el ex­per­to.

Se ha cri­ti­ca­do al Go­bierno que el mo­de­lo im­ple­men­ta­do no es 100% acer­ta­do. An­te es­to el cien­tí­fi­co ase­gu­ra que la pre­dic­ción pue­de ser me­jo­ra­da, pe­ro es­to re­quie­re de un tra­ba­jo que pue­de lle­var un lar­go tiem­po. “Creo que el mo­de­lo pue­de ser me­jo­ra­do, pe­ro da­da la com­ple­ji­dad del te­ma re­quie­re de cien­tí­fi­cos tra­ba­jan­do. El tra­ba­jo cien­tí­fi­co tí­pi­ca­men­te re­quie­re de tiem­po, y trans­fe­rir es­te co­no­ci­mien­to a al sis­te­ma ope­ra­cio­nal to­ma­rá aún más tiem­po”, con­clu­ye.

PRO­PUES­TAS

En la Cen­tro Me­te­reo­ló­gi­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Chi­le tie­nen un mo­de­lo al­ter­na­ti­vo al que usa el Es­ta­do y rea­li­za­ron una ac­tua­li­za­ción que in­tro­du­ce una pre­dic­ción de la ca­li­dad del ai­re por ho­ra.

Pa­ra Pa­tri­cio Pérez, coor­di­na­dor del cen­tro, la me­jo­ra en el mo­de­lo neu­ro­nal -su nom­bre es por­que in­ten­ta re­pro­du­cir la di­ná­mi­ca de res­pues­ta del ce­re­bro- ayu­da­ría a to­mar de­ci­sio­nes más pre­ci­sas pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re en San­tia­go du­ran­te el día. “La im­por­tan­cia de es­te nue­vo mo­de­lo es que per­mi­te sa­ber a qué ho­ras del día la con­ta­mi­na­ción va a es­tar más al­ta y es­to es el agre­ga­do útil que tie­ne por­que po­dría per­mi­tir en­fo­car­se me­jor en las me­di­das res­tric­ti­vas”, apun­ta.

Agre­ga que pa­ra el desa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción, las me­di­cio­nes se rea­li­za­ron en la no­che, mo­men­to en que el va­lor de la con­ta­mi­na­ción es mu­cho más al­to.

Se­gún Pérez, su pre­dic­ción ba­sa­da en el mues­treo ho­ra­rio per­mi­te una ma­yor cer­te­za de cuán­do se van a pro­du­cir los peaks de con­ta­mi­na­ción y es­to in­flui­ría en la to­ma de de­ci­sio­nes por par­te del or­ga­nis­mo me­dioam­bien­tal.

“La información es útil pa­ra que las me­di­das res­tric­ti­vas se to­men a tiem­po y no cuan­do ya ha­ya pa­sa­do lo peor del epi­so­dio de con­ta­mi­na­ción”, sen­ten­cia el ex­per­to.

“La me­di­da res­tric­ti­va va a ope­rar cuan­do ya ha pa­sa­do lo peor del epi­so­dio de con­ta­mi­na­ción” Pa­tri­cio Pérez, Cen­tro me­te­reo­ló­gi­co USACH

“Pre­de­cir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción per­mi­te ad­ver­tir a la gen­te” Pa­blo Sai­de, in­ge­nie­ro me­cá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.