Chu­chun­co

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Está tan le­jos la sa­li­da. Son de­ma­sia­dos los re­sig­na­dos a no en­con­trar­la, los en­tre­ga­dos a de­jar­se gas­tar por la chi­co­ta en cual­quier es­qui­na em­ba­rra­da de la po­bla­ción Los No­ga­les, un mun­do du­ro atrin­che­ra­do a ape­nas unas cuan­tas cua­dras des­de la Ala­me­da. Los per­di­dos ya no tie­nen es­ca­pa­to­ria. Asal­tan por unas mo­ne­das que se fu­man en un “mono” y va­gan en el de­li­rio por otros tiem­pos que ja­más han co­no­ci­do. Los que des­pier­tan por un ra­to se jun­tan en los ver­te­de­ros pa­ra des­tri­par el ca­le­fón que al­guno se ha­brá con­se­gui­do co­mo siem­pre a la ma­la y que ven­den por pie­zas pa­ra em­pe­zar to­do de nue­vo.

Pe­pe se si­gue re­be­lan­do. Ve en to­dos ellos a su pri­mo, acu­chi­lla­do por cien pe­sos a ma­nos de un fla­co que re­cién sa­lía de la cár­cel, y aprie­ta los dien­tes que­rien­do es­tar tan le­jos de to­do. Al me­nos si­gue te­nien­do a su tai­ta, que le en­tie­rra unos cuan­tos cos­co­rro­nes si es que se le ocu­rre lle­gar tar­de pa­ra ayu­dar­lo a pin­tar esas ca­sas vie­jas que lo dis­tan­cian tan­to de lo que po­dría ha­ber vi­vi­do. Pe­pe vuel­ve ca­da no­che en el úl­ti­mo via­je del Me­tro has­ta su ca­sa des­pués de ir al ins­ti­tu­to. Ca­da no­che, las som­bras lo mo­les­tan en las es­qui­nas y se bur­lan por creer­se dis­tin­to, con alas. Él las mi­ra con pe­na, con ojos de 20 años que ya lo han vis­to to­do, pe­ro no las es­cu­cha, por­que su sue­ño está afue­ra, pin­tan­do de ma­ña­na con su tai­ta y es­tu­dian­do Co­mer­cio pa­ra lle­vár­se­lo don­de las tram­pas de Chu­chun­co, el ver­da­de­ro nom­bre de la po­bla tan a tras­mano, ya no pue­dan al­can­zar­los. Pe­pe no pue­de ex­pli­car por qué nun­ca ca­yó si era tan fá­cil. Se sien­te fuer­te, pe­ro inú­til in­ten­tan­do ale­jar a los más chi­cos aún con lu­ces, aún ove­jas sin per­der­se. Pe­ro sa­be que con sal­var un par de al­mas ya es su­fi­cien­te. La su­ya y la de su tai­ta. Pa­ra el res­to, es­tas ca­lles no per­mi­ten es­ca­pa­to­ria. Aquí en Chu­chun­co, a unas cuan­tas cua­dras ape­nas des­de la Ala­me­da, está tan le­jos la sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.