¿Por qué la le­che es bue­na en to­das las eta­pas de la vi­da?

Hoy se ce­le­bra el Día Mun­dial de la Le­che, ali­men­to tan po­pu­lar co­mo nu­tri­ti­vo. Pi­lar en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia, su ri­ca com­po­si­ción en cal­cio y pro­teí­nas siem­pre es un be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud.

La Hora - - E. Especiales - L. Valenzuela

Des­de hace 16 años, hoy se ce­le­bra el Día Mun­dial de la Le­che. Así lo ins­tau­ró la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO), de­bi­do a la pre­pon­de­ran­cia de es­te ali­men­to en el mun­do. Se­gún, la mis­ma or­ga­ni­za­ción seis mil mi­llo­nes de per­so­nas con­su­men le­che y pro­duc­tos lác­teos.

Su po­pu­la­ri­dad está ava­la­da por los be­ne­fi­cios que con­cen­tra. En un va­so un ni­ño de cin­co años re­ci­be el 21 % de sus ne­ce­si­da­des dia­rias de pro­teí­nas. Ade­más, su apor­te nu­tri­cio­nal in­clu­ye cal­cio, mag­ne­sio, se­le­nio, ri­bo­fla­vi­na (vi­ta­mi­na B2), áci­do pan­to­té­ni­co (vi­ta­mi­na B5) y vi­ta­mi­na B12, en­tro otros. De ahí su re­le­van­cia en los pri­me­ros años. “Es im­por­tan­te en las eta­pas del cre­ci­mien­to, la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia. Hay que con­si­de­rar que un va­so nos apor­ta siete gra­mos de pro­teí­na, más de 200 mi­lí­gra­mos de cal­cio y

190 de fós­fo­ro. Es­tos son mi­ne­ra­les cru­cia­les en épocas de cre­ci­mien­to, don­de se es­tán for­man­do los hue­sos”, sos­tie­ne Pa­tri­cia Lon­con, nu­tri­cio­nis­ta del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­dad de Chi­le.

“Es im­po­si­ble no re­co­men­dar la le­che. Por la sa­lud ósea, la acon­se­ja­mos en to­dos los grupos eta- rios. En las pri­me­ras eta­pas de la vi­da el cal­cio genera un pro­ce­so de mi­ne­ra­li­za­ción ósea, en que has­ta los 18 años los hue­sos se hace más den­sos en tér­mi­nos de mi­ne­ra­les”, di­ce Xi­me­na Díaz To­rren­te, nu­tri­cio­nis­ta de Clí­ni­ca In­di­sa. La es­pe­cia­lis­ta pro­fun­di­za: “¿Por qué la re­co­men­da­mos des­pués de eso? Por­que to­dos los días el cuer­po tie­ne un pro­ce­so de re­sor­ción ósea. Es­to, en tér­mi­nos muy ge­ne­ra­les, es que par­te el te­ji­do óseo se des­tru­ye y se rear­ma. Es­ta re­cons­truc­ción de­pen­de de la can­ti­dad de cal­cio cir­cu­lan­te en la san­gre. Si ten­go po­co cal­cio en la san­gre, mis hue­sos van a que­rer en­tre­gar más cal­cio y van a re­ci­bir me­nos, lo que los va a de­bi­li­tar. Por lo tan­to, ne­ce­si­ta­mos cal­cio siem­pre”.

Se­gún el país, la do­sis os­ci­la en­tre una y tres por­cio­nes de lác­teos al día. “Una o dos ra­cio­nes al día cu­bren los re­que­ri­mien­tos de un adul­to nor­mal, que tie­ne una die­ta ba­lan­cea­da”, ma­ni­fies­ta Lon­con.

“Tu pue­des ir mez­clan­do lác­teos, dos va­sos de le­che y un yog­hurt. O bien un tro­zo de que­si­llo. En general, no es pro­ble­ma con­su­mir de tres a cua­tro lác­teos”, ma­ti­za Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.