La es­tre­lla so­li­ta­ria de Bur­ki­na Fa­so

Ras­ma­ta Oue­drao­go (35) es la úni­ca per­so­na de Bur­ki­na Fa­so que vi­ve en Chi­le. Fa­ná­ti­ca del fút­bol y ad­mi­ra­do­ra de Ar­tu­ro Vidal, es­ta mon­ja apos­tó­li­ca con dos años y me­dio de re­si­den­cia en San­tia­go apues­ta por su se­lec­ción.

La Hora - - En 2 minutos - Tex­to Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán Fo­to­gra­fía Ga­briel Ga­ti­ca Re­yes

La re­li­gio­sa Ras­ma­ta Oue­drao­go (35) es la úni­ca bur­ki­ne­sa que vi­ve en Chi­le. Aun­que ad­mi­ra a Ar­tu­ro Vidal, con­fía hoy en un triun­fo de su se­lec­ción.

“En Bur­ki­na Fa­so son cua­tro be­sos”, ex­pli­ca Ras­ma­ta Oue­drao­go (35) mien­tras sa­lu­da, dos óscu­los por me­ji­lla, a los ju­ga­do­res de Bur­ki­na Fa­so que al­muer­zan en el Ho­tel In­te­rcon­ti­nen­tal. La re­ci­ben con ho­no­res, co­mo una ce­le­bri­dad; in­clu­so le pi­den que to­me un pla­to, se di­ri­ja al buf­fet y com­par­ta la me­sa con ellos. Le ha­cen mu­chas pre­gun­tas. To­das en fran­cés. Ella res­pon­de. Abun­dan las ri­sas.

Ras­ma­ta es la úni­ca bur­ki­ne­sa que re­si­de en Chi­le. Lle­gó ha­ce dos años y me­dio pro­ce­den­te de Perú, des­de don­de fue en­via­da por la Con­gre­ga­ción de San­ta Cruz, a la que per­te­ne­ce. Vi­ve en un con­ven­to anexo a la Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de An­da­co­llo, en Ma­po­cho con Cum­ming, pe­ro no usa há­bi­to ni se la pa­sa en­claus­tra­da. “Soy una mon­ja apos­tó­li­ca”, acla­ra ella, mien­tras ca­mi­na con jeans, za­pa­tos y cha­le­co para ca­pear el frío, co­mo cual­quier mor­tal.

“Echa­ba de me­nos ha­blar mi idio­ma”, di­ce, ra­dian­te, al ter­mi­nar el en­cuen­tro con sus pai­sa­nos. Apar­te de re­li­gio­sa, Ras­ma­ta es fut­bo­le­ra, ad­mi­ra el tem­ple de Ar­tu­ro Vidal, se mo­ría por sa­lir a Pla­za Ita­lia a ce­le­brar la pri­me­ra Co­pa Amé­ri­ca de la Ro­ja y di­ce que en su re­mo­ta pa­tria, al otro la­do del char­co, Chi­le es co­no­ci­do co­mo el país de Ale­xis Sán­chez. Hoy irá al es­ta­dio: la ANFP su­po de su ca­so y le re­ga­ló una en­tra­da.

-Tie­nes el co­ra­zón di­vi­di­do en­ton­ces.

-No, no ten­go el co­ra­zón di­vi­di­do. Voy a apo­yar a Bur­ki­na Fa­so, ja­já.

A los 18 años Ras­ma­ta se con­vir­tió al ca­to­li­cis­mo. An­tes pro­fe­sa­ba el is­lam, co­mo su fa­mi­lia y el grue­so de la po­bla­ción bur­ki­ne­sa. Ade­más del fran­cés, ha­bla cin­co len­guas na­ti­vas de su país: moo­re, diou­la, goul­ma­ce­ma, foul­fou­de y da­ga­ra. Su es­pa­ñol es im­pe­ca­ble. Ca­te­quis­ta, coor­di­na­do­ra de la fundación Ro­sa­rio en Fa­mi­lia, li­ga­da a su con­gre­ga­ción, y ta­lle­ris­ta de otros in­mi­gran­tes co­mo ella, apro­ve­cha tam­bién de pro­mo­ver el nom­bre de Bur­ki­na Fa­so por su ba­rrio Yun­gay Nor­te.

“La gen­te de mi ba­rrio me fue a to­car la puer­ta para con­tar­me que Bur­ki­na Fa­so ve­nía a ju­gar. Me de­cep­cio­nó un po­co que no vi­nie­ran los me­jo­res ju­ga­do­res”.

-Hay chi­le­nos que so­lo por el par­ti­do su­pie­ron que ha­bía un país que se lla­ma­ba Bur­ki­na Fa­so.

-Sí, mu­cha gen­te me de­cía que nun­ca lo ha­bían es­cu­cha­do. Yo les tu­ve que ex­pli­car que es un país que tie­ne fron­te­ra con Cos­ta de Mar­fil o Gha­na, y ahí re­cién su­pie­ron al­go. La gen­te de mi ba­rrio, de he­cho, lle­gó a to­car mi puer­ta a avi­sar­me que Bur­ki­na Fa­so ve­nía a ju­gar con Chi­le. Otros me lla­ma­ron por te­lé­fono.

-¿En se­rio?

-Sí. En la fundación tam­bién me di­je­ron:

her­ma­na, ¿sa­bías que Bur­ki­na Fa­so vie­ne a ju­gar con Chi­le? El di­rec­tor del co­le­gio An­da­co­llo tam­bién me con­tó la no­ti­cia. Y yo pen­sa­ba que era men­ti­ra, nun­ca ima­gi­né que po­dían ve­nir a ju­gar acá, des­de tan le­jos.

-¿Y sa­bías que no ve­nían los ju­ga­do­res que fue­ron ter­ce­ros en la Co­pa Afri­ca­na?

-Sí, eso me de­cep­cio­nó un po­co. Es­tos jó­ve­nes jue­gan en la li­ga lo­cal, pe­ro yo no los co­no­cía. Pen­sa­ba que ve­ría a Ber­trand Trao­ré (fi­na­lis­ta de la Eu­ro­pa Lea­gue con el Ajax), por­que me gus­ta mu­cho, pe­ro no via­jó. Yo es­tu­ve mi­ran­do una pá­gi­na de Fa­ce­book de una ra­dio de Bur­ki­na Fa­so, y re­vi­sé los co­men­ta­rios: allá no pue­den en­ten­der por qué man­da­ron un equi­po lo­cal a en­fren­tar al cam­peón de Amé­ri­ca.

Has­ta ha­ce po­co, Ras­ma­ta no era la ex­clu­si­va bur­ki­ne­sa vi­vien­do en sue­lo na­cio­nal: una com­pa­trio­ta su­ya fue en­via­da es­te año en mi­sión a Bra­sil, tras 11 años de re­si­den­cia en Chi­le.

-Aho­ra eres co­mo la em­ba­ja­do­ra de Bur­ki­na Fa­so... ya que ni si­quie­ra exis­te em­ba­ja­da de tu país en Chi­le.

-Ja­já, sí. Oja­lá que des­cu­bra a otra per­so­na de mi país. Cuan­do mi­ro a los hai­tia­nos que van por la ca­lle, a ve­ces pien­so si se­rán de Bur­ki­na Fa­so. Ellos me ha­blan en creo­le y yo no en­tien­do, ja­já. Pe­ro, ¿sa­be? Yo me iden­ti­fi­co mu­cho con la fundación Ubun­tu, que pro­mue­ve la in­te­gra­ción de los afri­ca­nos en Chi­le. Yo no ha­blo de paí­ses, sino de Áfri­ca. So­mos de la mis­ma ma­dre.

-¿Te cos­tó acos­tum­brar­te a Chi­le?

-Ha­bía es­cu­cha­do co­sas so­bre el ra­cis­mo, así que lle­gué con un po­co de dis­tan­cia. Pe­ro lle­gan­do acá vi que no era así: me he sen­ti­do co­mo en ca­sa, la aco­gi­da que he te­ni­do en mi ba­rrio ha si­do es­pec­ta­cu­lar, me han re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos.

-¿Qué le po­drías con­tar so­bre tu país a la gen­te que no lo ha­bía es­cu­cha­do nom­brar?

-Es un país muy ale­gre, por­que al an­dar en la ca­lle se es­cu­cha mú­si­ca, rui­dos que son pre­sen­cia hu­ma­na. An­tes el país se lla­ma­ba Al­to Vol­ta, y en 1984 cam­bió a un nom­bre más sig­ni­fi­ca­ti­vo para no­so­tros: Bur­ki­na Fa­so es “pa­tria de los hom­bres ín­te­gros”. Es ver­dad. So­mos un país po­bre, pe­ro so­lo ma­te­rial­men­te. Es­pi­ri­tual­men­te so­mos un país ri­co. Te­ne­mos dos es­ta­cio­nes, allá no hay in­vierno: es­ta­ción se­ca y es­ta­ción llu­vio­sa. La gen­te vi­ve de la agri­cul­tu­ra y del ga­na­do: cul­ti­va­mos arroz, sé­sa­mo, ma­ní y al­go­dón.

-¿Lo re­co­men­da­rías para vi­si­tar?

-¡Cla­ro! Es un país tu­rís­ti­co. Ca­da dos años se ha­ce el Fes­ti­val Pa­na­fri­cano de Ci­ne de Oua­ga­dou­gou, la ca­pi­tal del país (Fes­pa­co). Ese even­to es muy im­por­tan­te. Tam­bién es­tá el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Ar­te­sa­nía (SIAO), que reúne a mu­cha gen­te.

-¿A qué et­nia per­te­ne­ces tú?

-Al pue­blo mos­si, el ma­yor gru­po ét­ni­co de Bur­ki­na Fa­so. Hay más de 60 et­nias en el país y uno se pre­gun­ta por qué no hay con­flic­tos en­tre ellas.

-¿Por qué?

-Exis­te una tra­di­ción para re­sol­ver con­flic­tos que es ha­cer bro­mas en­tre las et­nias. Yo soy mos­si, y le pue­do de­cir a la gen­te de la et­nia sa­mo que son unos co­me­pe­rros. Y ellos nos tra­tan co­mo la­dro­nes. Siem­pre en bro­ma. Eso ha man­te­ni­do la con­vi­ven­cia.

-¿Hay otros ca­sos así?

-Una vez mu­rió un hom­bre en la ca­pi­tal y para ser en­te­rra­do en su pue­blo te­nía que cru­zar por un lu­gar don­de vi­vía otra et­nia. Ellos sa­lie­ron a blo­quear la ca­rre­te­ra, di­cien­do que el di­fun­to te­nía que le­van­tar­se para bai­lar. Na­die se mo­les­tó por la bro­ma. Es al­go cul­tu­ral.

-¿Te afec­ta mu­cho el frío de acá?

-Cla­ro, por­que en mi país con 15 gra­dos ha­ce frío. Allá es muy ca­lu­ro­so. Al­can­za­mos a te­ner un po­co del Saha­ra en el nor­te. Cuan­do acá me le­van­to con 0 gra­dos, co­mo que no vi­ves, an­das con mu­cha ro­pa. Sien­tes que tie­nes mu­cho pe­so so­bre ti; en Bur­ki­na Fa­so te po­nes una so­la ro­pa y ya.

-¿Has en­con­tra­do ban­de­ras de Bur­ki­na Fa­so acá?

-Los mi­gran­tes con los que tra­ba­jo me di­je­ron que es­tu­vie­ron bus­can­do una ban­de­ra de Bur­ki­na Fa­so, pe­ro no en­con­tra­ron nin­gu­na. Así que com­pra­ron unas te­las y me fa­bri­ca­ron una. La ten­go en la iglesia. An­tes yo la sa­ca­ba so­lo por in­ter­net. Me sien­to en sin­to­nía con los mi­gran­tes y tam­bién con los chi­le­nos. Us­te­des tie­nen una cul­tu­ra muy so­li­da­ria: cuan­do hay una inun­da­ción en el nor­te, la gen­te del sur ayu­da, y vi­ce­ver­sa. Yo su­frí mu­cho con los tem­blo­res, el co­ra­zón me tem­bla­ba por las no­ches. Aho­ra los in­te­gré a mi vi­da.

-¿Te gus­ta­ría que­dar­te en Chi­le?

-Sí, me gus­ta Chi­le, pe­ro ten­go que es­tar lis­ta por si me man­dan a otro lu­gar. Sé que cuan­do me va­ya de aquí, me va a do­ler. Cuan­do me fui de Perú, don­de es­tu­ve cua­tro años, tam­bién me do­lió, por­que uno va cons­tru­yen­do re­la­cio­nes, va for­man­do fa­mi­lia. Que lle­guen y te sa­quen, es muy do­lo­ro­so.

“Es ver­dad. Bur­ki­na Fa­so es un país po­bre, pe­ro so­lo ma­te­rial­men­te. Es­pi­ri­tual­men­te so­mos un país ri­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.