El mar en apu­ros

En el Día Mun­dial de los Océa­nos, pa­sa­mos re­vis­ta a los re­tos que en­fren­tan de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co.

La Hora - - En 2 Minutos - C. Ju­lio

Ca­si el 100% del agua de la Tie­rra es­tá en ellos. En pro­me­dio, un 70% de la vi­da de nues­tro pla­ne­ta se en­cuen­tra ba­jo su su­per­fi­cie y co­rres­pon­de a un 90% del es­pa­cio ha­bi­ta­ble del mun­do. Así son nues­tros océa­nos, fuen­tes de vi­da, ali­men­to y misterio. So­lo he­mos ex­plo­ra­do un 10% de él y si lo men­cio­na­mos co­mo si tu­vie­se per­so­na­li­dad pro­pia es por­que en al­gu­na me­di­da la tie­ne.

Hoy, en el Día Mun­dial de los Océa­nos, su ta­ma­ño es pro­por­cio­nal a la preo­cu­pa­ción por su fu­tu­ro: se pre­vé que pa­ra el 2050, ten­gan más plás­ti­co que pe­ces, se­gún un re­por­te del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, y a eso se su­man los efec­tos que el cam­bio cli­má­ti­co ejer­ce so­bre es­te. Mo­di­fi­ca­cio­nes en la flo­ra y la fau­na, ex­trac­ción in­dis­cri­mi­na­da de sus re­cur­sos y cam­bios en la tem­pe­ra­tu­ra del agua son al­gu­nos de los pro­ble­mas que de­be­rán en­fren­tar nues­tras cos­tas y que vis­lum­bra el ocea­nó­gra­fo e in­ves­ti­ga­dor de la UC, Ga­briel Mon­te­ci­nos. “Hay gran­des pro­ble­mas y pre­gun­tas. En pri­mer lu­gar es­tá el cam­bio cli­má­ti­co y den­tro de es­te el ca­len­ta­mien­to glo­bal. El se­gun­do gran te­ma es el ma­ne­jo de los re- cur­sos pes­que­ros y có­mo el hu­mano es­tá uti­li­zan­do los re­cur­sos del mar. La ter­ce­ra par­te tie­ne que ver con el fac­tor hu­mano en los océa­nos: es­to pue­de ser la con­ta­mi­na­ción con plás­ti­co y el trans­por­te de bu­ques ma­rí­ti­mos que in­ter­fie­re en la ru­ta de los pe­ces, por ejem­plo”.

El ex­per­to tam­bién ad­vier­te los efec­tos que su­po­ne un au­men­to en la tem­pe­ra­tu­ra del agua del mar. “Lo que ocu­rre nor­mal­men­te es que ba­jan aguas cá­li­das des­de la re­gión nor­te del océano pa­cí­fi­co e im­pi­den la apa­ri­ción de aguas frías que son las que ba­ñan na­tu­ral­men­te nues­tras cos­tas. Lo que pro­vo­ca es­to es un des­equi­li­brio de nu­trien­tes que ge­ne­ran que ha­ya me­nos can­ti­dad de mi­cro y ma­cro al­gas que son la ba­se de la ca­de­na tró­fi­ca, de to­dos los pro­duc­tos que con­su­mi­mos del mar”.

Es­te efecto in­ci­di­ría en la can­ti­dad de co­mi­da que po­de­mos ob­te­ner del mar que no al­can­za­ría a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias del país. Pe­ro pa­ra es­to se plan­tean so­lu­cio­nes.

LA SAN­GRE DEL PLA­NE­TA

La acui­cul­tu­ra es un mé­to­do de cul­ti­vo en agua dul­ce o sa­la­da que per­mi­te re­pro­du­cir es­pe­cies ma­ri­nas en con­di­cio­nes con­tro­la­das.

En la ac­tua­li­dad, la ex­trac­ción de re­cur­sos del mar es­tá so­bre­ex­plo­ta­da y ca­da vez se ven me­nos cuo­tas de es­pe­cies de pe­ces. Así lo ase­gu­ra Juan Ma­nuel Estrada, Di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Ma­ri­na Quin­tay de la UNAB. Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, la acui­cul­tu­ra es una res­pues­ta a es­ta so­bre­ex­plo­ta­ción que, su­ma­da al cam­bio cli­má­ti­co, re­per­cu­te en la re­pro­duc­ción de los re­cur­sos ma­ri­nos. “Los pe­ces de ro­ca co­mo la vie­ja, el pe­je­pe­rro, el pez ha­cha in­clu­so, son to­dos pe­ces cu­ya pes­que­ría no es­tá so­me­ti­da a nin­gún ti­po de re­gu­la­ción y las po­bla­cio­nes de es­tas es­pe­cies es­tán diez­ma­das por la sobrepesca. Es­to tam­bién ocu­rre con otras pes­que­rías co­mo la mer­lu­za. En es­te ca­so es tan dra­má­ti­co que se pro­du­ce una ju­ve­ni­li­za­ción de la po­bla­ción- se em­pie­za a re­pro­du­cir an­tes-. En esa si­tua­ción lo que pue­de ha­cer la acui­cul­tu­ra es re­cu­pe­rar eco­sis­te­mas a tra­vés del cul­ti­vo de es­pe­cies na­ti­vas”.

Pa­ra el ex­per­to es cla­ve te­ner se­mi­llas de las es­pe­cies y el desafío es pro­du­cir los “ju­ve­ni­les” pa­ra re­po­blar las cos­tas que, azo­ta­das por las ma­re­ja­das pro­du­ci­das tam­bién por el cam­bio cli­má­ti­co, han cam­bia­do. Estrada cree que re­cu­pe­rar la can­ti­dad de in­ver­te­bra­dos ma­ri­nos, por ejem­plo, to­ma­ría unos cin­co años, aun­que ase­gu­ra que de­pen­de­rá de ca­da es­pe­cie. Pe­ro el ma­yor desafío en el que con­cuer­dan am­bos científicos es tra­ba­jar pa­ra ha­cer del océano y sus re­cur­sos sus­ten­ta­bles en el tiem­po.

“Un des­equi­li­brio de nu­trien­tes ha­ce que ha­ya me­nos mi­cro y ma­cro al­gas que son la ba­se del mar”.

Ga­briel Mon­te­ci­nos, ocea­nó­gra­fo e in­ves­ti­ga­dor UC.

“Pa­ra que un pro­gra­ma de re­po­bla­mien­to ten­ga im­pac­to sos­te­ni­ble, las ac­cio­nes de­ben sos­te­ner­se du­ran­te años”.

Juan Ma­nuel Estrada, Di­rec­tor Cen­tro In­ves­ti­ga­ción Ma­ri­na UNAB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.