Buen via­je

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Pi­dió per­dón de an­te­mano, aun­que su in­ten­ción –lo di­jo, pe­ro le sa­lió tan ba­ji­to que lo tu­vo que re­pe­tir– era tra­tar de ha­cer­les más gra­to el via­je. Lo di­jo sin gra­cia, pe­ro se rió de pu­ros ner­vios de pri­me­ra vez, de sus de­dos tor­pes abrien­do la ma­le­ti­ta, que ha­bía sal­va­do jus­to an­te el cie­rre de puer­tas, pa­ra sa­car un mi­cró­fono y un par­lan­te que pa­re­cían de ju­gue­te.

Los que que­da­ron cer­ca no la vie­ron, por­que ape­nas se aso­ma­ba de­ba­jo de su som­bre­ro, pe­ro so­bre to­do por­que, ner­vio­sa, qui­so pa­sar inad­ver­ti­da, can­tar de una bue­na vez y ba­jar­se co­rrien­do.

No hu­bo ca­so con que so­na­ra la mú­si­ca. Las ma­ni­tos só­lo con­si­guie­ron unos aco­ples que hi­cie­ron que al­gu­nos la mi­ra­ran, co­lo­ra­da co­mo es­ta­ba, mal­di­cien­do, es­pe­ran­do que el tren lle­ga­ra a la si­guien­te pa­ra­da pa­ra arran­car y ol­vi­dar­se de su in­ten­to.

A me­dio ca­mino, el me­tro se de­tu­vo. Una voz na­sal anun­ció que es­ta­rían de­te­ni­dos por más tiem­po de­bi­do a un no sé qué, lo que pro­vo­có en el va­gón un so­pli­do de fas­ti­dio. Ella ya no te­nía sa­li­da. Y en­ton­ces, su­ce­dió. Del par­lan­te sa­lió un tan­go y ella, ce­rran­do los ojos, no tu­vo más re­me­dio que en­tre­gar­se a ese al­go que la do­mi­na­ba, a esa voz de otro cuer­po, de otro mun­do, con la que se plan­tó en me­dio del ca­rro co­mo si fue­ra una ava­lan­cha. El vo­za­rrón los pa­ra­li­zó. Lo que es­tu­vie­ran ha­cien­do que­dó en sus­pen­so, por­que fue im­po­si­ble no aten­der­la, no mi­rar­la co­mo di­cien­do ¿tú tam­bién la es­cu­chas?, mien­tras un par de se­ño­ras se pe­ga­ban co­da­ci­tos pa­ra no per­der­la de vis­ta. Na­die se en­te­ró cuan­do el tren echó a an­dar. La lle­ga­da a la es­ta­ción coin­ci­dió con el fi­nal del tan­go, con la ova­ción, con la sor­pre­sa de los guar­dias sin sa­ber qué ha­bía pa­sa­do y con ella, a pun­to de llo­rar, agra­de­cien­do, con las ma­nos lle­nas de glo­ria y de mo­ne­das, con la ca­ra aún co­lo­ra­da te­nien­do muy cla­ro que su via­je ya no te­nía re­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.