Don­de el Nano: el sa­bor de Chile

Es­ta pi­ca­da en La Ve­ga Cen­tral tie­ne sán­gu­ches co­to­tos, ri­cos, y ba­ra­tos. Una vitrina de lo me­jor de nues­tra cul­tu­ra.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

Si te ima­gi­nas un ba­rros lu­co per­fec­to, ¿có­mo es? ¿Le cho­rrea el que­so? ¿El pan es­tá tos­ta­do? ¿La car­ne es grue­sa o del­ga­di­ta? To­dos te­ne­mos en la men­te una es­pe­cie de san­to grial de es­te em­ble­ma pa­trio, y se­ría im­po­si­ble lo­grar al­gún ti­po de con­sen­so. Pe­ro en Don­de el Nano pre­pa­ran sán­gu­ches que po­drían sa­tis­fa­cer las es­pe­ran­zas san­gu­che­ras de cual­quie­ra.

Ubi­ca­do en un rin­cón de La Ve­ga Cen­tral (me­jor pre­gun­tar ahí mis­mo “dón­de es­tán los sán­gu­ches co­to­tos” que guiar­se por una di­rec­ción que no sir­ve de mu­cho en el la­be­rin­to de La Ve­ga), Don­de el Nano es un sím­bo­lo de la san­gu­che­ría chi­le­na. Tie­ne to­das las car­nes clá­si­cas: lo­mi­to, chu­rras­co, ham­bur­gue­sas y vie­ne­sas, ade­más de pla­tea­da, arro­lla­do, per­nil y len­gua; to­das en las com­bi­na­cio­nes clá­si­cas co­mo ita­lia­na, com­ple­ta, lu­co o cha­ca­re­ra. Tam­bién tie­nen crea­cio­nes pro­pias, co­mo el que se pi­dió: un chu­rras­co Ma­gual ($3.200), que era un ba­rros lu­co con cham­pi­ño­nes y se le agre­gó una por­ción de sal­sa ver­de.

Y qué san­gu­cho­te más de­li­cio­so. La car­ne blan­di­ta y se­lla­da a la per­fec­ción, con un que­so de­rre­ti­do en la mis­ma plan­cha y los cham­pi­ño­nes tam­bién hi­cie­ron su pa­san­tía en la plan­cha ar­dien­te. To­do ju­go­so y en­jun­dio­so. La sal­sa ver­de, ali­ño ca­si ol­vi­da­do en los sán­gu­ches, es­ta­ba muy ri­ca, con la ce­bo­lla bien amor­ti­gua­da. Co­mo pa­ra mos­trar­le a un tu­ris­ta en qué con­sis­te nues­tra cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca.

Ade­más, eran un sán­gu­che gran­de, pa­ra co­mer con te­ne­dor y cu­chi­llo. Hay quie­nes exi­gen que un sand­wich se pue­da co­mer con la mano, pe­ro ese es un ata­vis­mo añe­jo que no guar­da re­la­ción con la cul­tu­ra po­pu­lar: el fin de un buen sán­gu­che es sa­ciar el ham­bre y que sea ri­co. Don­de el Nano es el me­jor re­pre­sen­tan­te de la cul­tu­ra san­gu­che­ra chi­le­na. No por na­da ga­nó el se­gun­do lu­gar co­mo Me­jor Pi­ca­da de Chile en un con­cur­so or­ga­ni­za­do por el pro­gra­ma El Tras­no­che de Ra­dio Bío­bío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.