POR QUÉ SE­GUI­RÁ SU­BIEN­DO EL PRE­CIO DE LOS ARRIEN­DOS

El cos­to de vi­vir en co­mu­nas co­mo San­tia­go, Pro­vi­den­cia o San Mi­guel con­ti­nua­rá al al­za, se­gún ex­per­tos, por­que hay gen­te con po­der ad­qui­si­ti­vo que hoy pre­fie­re vi­vir más cer­ca del tra­ba­jo.

La Hora - - News - Natalia Heus­ser H.

No so­lo los pre­cios de las vi­vien­das suben co­mo la es­pu­ma, tam­bién lo ha­cen los arrien­dos de de­par­ta­men­to, so­bre to­do en sec­to­res de San­tia­go cen­tro y sus al­re­de­do­res.

Un de­par­ta­men­to de un dor­mi­to­rio en el cen­tro os­ci­la en­tre $300 mil y $350 mil. Se­gún la con­sul­to­ra de ase­so­ría in­mo­bi­lia­ria y fi­nan­cie­ra Co­lliers In­ter­na­tio­nal, con se­de en Chi­le, el au­men­to del va­lor de los arrien­dos va a la par con el de los va­lo­res de las vi­vien­das. En promedio la ta­sa anual de cre­ci­mien­to del pre­cio de los arrien­dos pue­de es­ti­mar­se en­tre 4 y 6%. Por ejem­plo, si el arrien­do hoy es­tá en $350 mil, en un año más ya es­ta­ría en $370 mil.

Pe­ro eso no es to­do por­que si son zo­nas con mu­cha de­man­da, co­mo sec­to­res de la co­mu­na de San­tia­go, Pro­vi­den­cia, Ñu­ñoa y San Mi­guel el va­lor in­clu­so lle­ga­ría a $378 mil.

Rei­nal­do Gleis­ner, con­sul­tor del área de Bro­ke­ra­ge de Co­lliers In­ter­na­tio­nal, ex­pli­ca que el in­cre­men­to se de­be a que hay más re­que­ri­mien­to de com­pra­do­res-arren­da­ta­rios que ofer­ta dis­po­ni­ble, al cre­ci­mien­to de in­gre­sos per­so­na­les y a la cer­ca­nía de los sec­to­res ape­te­ci­dos con las ofi­ci­nas.

“Las op­cio­nes tra­di­cio­na­les de ca­sas es­tán a una dis­tan­cia cre- cien­te del lu­gar de tra­ba­jo. El evi­den­te pro­ble­ma del trans­por­te ur­bano ha­ce va­lo­rar ca­da vez más la cer­ca­nía a los lu­ga­res de tra­ba­jo. Las per­so­nas bus­can es­qui­var los tiem­pos de tras­la­dos ca­da vez más ex­ten­sos y de ma­yor in­co­mo­di­dad por el cre­cien­te ha­ci­na­mien­to en el me­tro. Las op­cio­nes de arrien­do en la zo­na cen­tral de la ciu­dad per­mi­ten com­prar tiem­po libre a las per­so­nas, a la vez que me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vida. Es­ta es una ten­den­cia,

“Vi­vir en la zo­na cen­tral de la ciu­dad

per­mi­te com­prar tiem­po libre a las per­so­nas”.

Rei­nal­do Gleis­ner, Co­lliers In­ter­na­tio­nal.

de la que la ciu­dad no se ha he­cho car­go de un mo­do efi­cien­te; pe­ro es tam­bién un pro­ble­ma la­ten­te en otras gran­des ciu­da­des co­mo Nue­va York, Ber­lín o Lon­dres. La ten­den­cia al al­za es una ten­den­cia de lar­go pla­zo, que sin du­das se va man­te­ner, afec­ta­da por las fluc­tua­cio­nes de los ci­clos eco­nó­mi­cos”, se­ña­la.

Un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción Fon­decyt li­de­ra­do por el pro­fe­sor Er­nes­to Ló­pez, del De­par­ta­men­to de Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, se en­cuen­tra es­tu­dian­do des­de el 2015 el pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción ur­ba­na de cua­tro ba­rrios del cen­tro y pe­ri-cen­tro (ani­llo que bor­dea el cen­tro) del Gran San­tia­go: Ba­rros Lu­co (San Mi­guel), Pla­za Cha­ca­bu­co (In­de­pen­den­cia), Beau­chef (San­tia­go Cen­tro), y sec­tor Ala­me­da-ge­ne­ral Ve­lás­quez (Es­ta­ción Cen­tral).

Del to­tal de las per­so­nas que vi­ven en es­tos lu­ga­res un 23,2% de ellas es­tán arren­dan­do de­par­ta­men­to.

Ade­más, un 40% del to­tal de quie­nes al­qui­lan, des­ti­nan en­tre un 26% y un 40% de su suel­do para es­tos fi­nes.

“Por ejem­plo un de­par­ta­men­to de 35 me­tros cua­dra­dos a cua­dras de La Mo­ne­da no ba­ja de 350 mil pe­sos men­sua­les. Para po­der pa­gar eso el ho­gar de­be te­ner un in­gre­so men­sual de por lo me­nos $1 mi­llón 400 mil. Es­tos son seg­men­tos de cla­se me­dia, que le cues­ta ac­ce­der a la vi­vien­da por­que se ha vuel­to inal­can­za­ble. He­mos visto que los cos­tos son más ca­ros para aque­llos que arrien­dan que para los que com­pran”, se­ña­la Ló­pez a La Ho­ra.

Para el do­cen­te, el pre­cio del arrien­do se­gui­rá al al­za. Es­to po­dría pro­vo­car que los gas­tos se vuel­van in­sos­te­ni­bles, lle­van­do a un so­bre-en­deu­da­mien­to del ho­gar o in­clu­so a aban­do­nar el ba­rrio. “Yo es­pe­ra­ría que este te­ma hi­cie­ra cri­sis. Co­mo sociedad te­ne­mos in­ter­na­li­za­do que el te­ma de la vi­vien­da de­be­mos re­sol­ver­lo por nues­tros pro­pios me­dios, pe­ro eso pue­de cam­biar”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.