“No te mien­to, se­ría ri­co igua­lar la mar­ca de Sin fil­tro”

En No es­toy lo­ca la se­gun­da par­te de la tri­lo­gía fe­me­ni­na de Ni­co­lás Ló­pez­la ac­triz en­car­na a una mu­jer en­ga­ña­da, al bor­de del sui­ci­dio. “Es una co­me­dia desata­da, pe­ro con con­te­ni­do”, ase­gu­ra.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

El mis­mo día en que Ca­ro­li­na con­fir­ma que no pue­de te­ner hi­jos, des­cu­bre que su ma­ri­do la en­ga­ña con su me­jor ami­ga, a quien de pa­so de­jó em­ba­ra­za­da. “Con al­go así quién no pier­de un po­co la ra­zón”, di­ce Paz Bascuñán, quien vuel­ve a la pan­ta­lla gran­de en la se­gun­da en­tre­ga de la “tri­lo­gía fe­me­ni­na” que el di­rec­tor Ni­co­lás Ló­pez ini­ció con Sin fil­tro (2016).

“No es­toy lo­ca -nom­bre del fil­meno es una se­cue­la, pe­ro sí man­tie­ne a la mu­jer co­mo eje cen­tral de la tra­ma”, ex­pli­ca la ac­triz. “Lo que le pa­sa a Ca­ro­li­na, mi per­so­na­je, le des­ar­ma su mun­do por com­ple­to, y la lle­va a pen­sar en el sui­ci­dio. No pier­de la vida, pe­ro ter­mi­na en un si­quiá­tri­co don­de al final te pre­gun­tas si los que es­tán cuer­dos son los que es­tán den­tro o fue­ra de ese lu­gar”, agre­ga. “Lo más ló­gi­co es ex­plo­tar an­te si­tua­cio­nes ex­tre­mas, lo ra­ro se­ría no ha­cer­lo”, ar­gu­men­ta. “Pe­ro no hay que ol­vi­dar­se que es­ta es una pe­lí­cu­la, una co­me­dia, una in­vi­ta­ción a pa­sar­lo bien, y oja­lá lo­grar conversación”.

-Sin fil­tro se con­vir­tió en la se­gun­da pe­lí­cu­la chi­le­na más vis­ta en la his­to­ria (só­lo su­pe­ra­da por Ste­fan vs. Kramer). ¿Hay una pre­sión ex­tra por lo­grar que es­ta pe­lí­cu­la igua­le ese éxi­to?

-Ob­via­men­te es una va­ra di­fí­cil de su­pe­rar, pe­ro es­ta pe­lí­cu­la nos de­jó a to­dos muy con­ten­tos. Te men­ti­ría si te di­je­ra que no se­ría ri­co igua­lar esa mar­ca, pe­ro tengo fe en que la

gen­te vol­ve­rá a en­gan­char con este ti­po de his­to­rias. -La pri­me­ra par­te de es­ta nue­va tri­lo­gía era una co­me­dia desata­da, con una se­gui­di­lla de si­tua­cio­nes hi­la­ran­tes, ¿és­ta si­gue el mis­mo ca­mino?

-Hay un avan­ce. La de­fi­ni­ción de este fil­me para mí es una emo­cio­nan­te co­me­dia. Te ríes mu­cho, a car­ca­ja­das, pe­ro tam­bién te emo­cio­nas. Se ha­bla de una mu­jer que­bra­da emo­cio­nal­men­te, hay un do­lor pre­sen­te, y eso se evi­den­cia en el guión. Es una co­me­dia, una cin­ta lu­mi­no­sa, pe­ro tam­bién pro­fun­da. -Ca­ro­li­na ade­más es una mu­jer in­fér­til. ¿Có­mo se abor­da un te­ma tan sen­si­ble?

-Es cier­to, ha­bla­mos de ese te­ma, pe­ro lo im­por­tan­te es que el per­so­na­je se cues­tio­na si quie­re ser ma­dre, in­de­pen­dien­te si fí­si­ca­men­te es­té ap­ta para ello. Aún exis­te gran pre­sión so­cial

en torno a que las mu­je­res se rea­li­zan por com­ple­to só­lo al te­ner un hi­jo. Pe­ro tam­bién es vá­li­do pre­gun­tar­se ‘¿to­das las mu­je­res quie­ren ser ma­dres?, ¿las mu­je­res se sien­ten con la li­ber­tad de ha­cer­se esa pre­gun­ta, o real­men­te esa pre­gun­ta no es­tá en las po­si­bi­li­da­des que pue­de ma­ne­jar una mu­jer?’. En­ton­ces es bo­ni­to lo que su­ce­de en la pe­lí­cu­la, por­que plan­tea la idea de que hay otras op­cio­nes para desa­rro­llar­se ple­na­men­te. -Al ver el pri­mer avan­ce (li­be­ra­do ayer por la pro­duc­to­ra So­bras), de in­me­dia­to se vie­nen a la men­te per­so­na­jes co­mo Cris­ti­na Mo­reno, de Sol­te­ra otra vez, y de Pía, de Sin fil­tro. ¿No hay te­mor de mar­car la mis­ma te­cla y que los tra­ba­jos se com­pa­ren con fa­ci­li­dad?

-Real­men­te no. Por su­pues­to son per­so­na­jes con un cas­ting pa­re­ci­do, to­das son mu­je­res co­mu­nes y co­rrien­tes que vi­ven el día a día y cla­ra­men­te se cue­la el quién soy yo. To­das ellas tie­nen ma­ti­ces, son per­so­na­jes dis­tin­tos, pe­ro in­ne­ga­ble­men­te es­toy yo atrás, es mi cuerpo, mi voz... lo que real­men­te me im­por­ta es que sea un tra­ba­jo ho­nes­to, más que di­fe­ren­ciar un rol de otro, me in­tere­sa que la es­ce­na que tengo que ha­cer se pre­sen­te des­de la ver­dad.

DE EX­POR­TA­CIÓN

Sin fil­tro no só­lo se va­na­glo­ria de ha­ber lle­va­do más de 1.200.000 es­pec­ta­do­res a las sa­las lo­ca­les, sino que sa­ca pe­cho por la ola de re­ma­kes que ha desata­do a ni­vel mun­dial. Ma­ri­bel Verdú (Y tu ma­má tam­bién) to­ma­rá el lu­gar de Paz Bascuñán en la ver­sión es­pa­ño­la, mien­tras que Natalia Orei­ro ha­rá lo pro­pio en Ar­gen­ti­na. Eva Lon­go­ria se­ría la es­cul­tu­ral pro­ta­go­nis­ta de la en­tre­ga es­ta­dou­ni­den­se del fil­me.

1,2

mi­llo­nes de per­so­nas vie­ron Sin fil­tro. El 4 de enero de 2018 de­bu­ta No es­toy lo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.