SÓ­LO 5% DE CA­SOS DE OBE­SI­DAD SON POR HOR­MO­NAS Y GE­NES

Es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que los pa­cien­tes sue­len creer que su ten­den­cia a en­gor­dar es “glan­du­lar” o “vie­ne de fa­mi­lia”, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces el so­bre­pe­so se de­be a ma­los há­bi­tos.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Durán

Pe­dia­tras, en­do­cri­nó­lo­gos y ge­ne­tis­tas han si­do con­sul­ta­dos por los pa­dres de Ca­mi­la, la pe­que­ña ni­ña de Co­chra­ne, Re­gión de Ay­sén, que con só­lo ocho me­ses de edad pe­sa 18 ki­los y man­tie­ne en aler­ta a to­da su fa­mi­lia, que se tras­la­dó a San­tia­go en bus­ca de so­lu­cio­nes.

Los mé­di­cos ad­vier­ten que, aun­que la obe­si­dad in­fan­til es el prin­ci­pal pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de hoy en Chile, es­tos ca­sos de “cau­sas se­cun­da­rias” -que pue­den te­ner orí­ge­nes ge­né­ti­cos o en­do­cri­nos­son, en reali­dad, muy es­ca­sos.

Es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que mu­chos pa­cien­tes con so­bre­pe­so u obe­si­dad tien­den a creer que sus pro­ble­mas son “glan­du­la­res” o “vienen de fa­mi­lia”, pe­ro en reali­dad la ma­yo­ría de los ca­sos se de­ben a ma­los há­bi­tos, co­mo la inapro­pia­da ali­men­ta­ción y el se­den­ta­ris­mo.

Se­gún ex­pli­ca el bio­quí­mi­co es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca hu­ma­na de Clí­ni­ca Ori­gen, Se­bas­tián Sa­li­nas, la obe­si­dad mo­no­gé­ni­ca es una con­di­ción que so­la­men­te tie­ne me­nos del 5% de las per­so­nas con ten­den­cia al so­bre­pe­so.

“Del 100% de los ca­sos de obe­si­dad só­lo en­tre el 3% y el 5% son ex­clu­si­va­men­te ge­né­ti­cos y en el res- to es una mez­cla de ge­né­ti­ca y me­dioam­bien­te”, apun­ta Sa­li­nas.

En la obe­si­dad ge­né­ti­ca mo­no­gé­ni­ca -ex­pli­ca- los ca­sos son siem­pre ex­tre­mos “por­que el ce­re­bro pien­sa que se es­tá mu­rien­do de ham­bre”.

El ex­per­to agre­ga que pa­ra sa­ber a cien­cia cier­ta si el ca­so de Ca­mi­la co­rres­pon­de a es­te pe­que­ño por­cen­ta­je “se de­be­ría ha­cer un aná­li­sis ge­né­ti­co pa­ra de­fi­nir qué gen es el que es­ta­ría mu­tan­do”.

Al­go si­mi­lar es lo que se ha­ce en el ca­so de la obe­si­dad po­li­gé­ni­ca. “Es ca­da vez más co­mún en el ex­tran­je­ro, y ca­da vez más en Chile, que los test ge­né­ti­cos son ca­da vez más ba­ra­tos pa­ra po­der ela­bo- rar pro­gra­mas per­so­na­li­za­dos pa­ra com­ba­tir la ten­den­cia al so­bre­pe­so y la obe­si­dad”, afir­ma.

En tan­to, Guillermo Ortiz, en­do­cri­nó­lo­go in­fan­til de la Clí­ni­ca Dávila, ex­pli­ca que va­rios son los pro­ble­mas en­do­cri­nos que po­drían ge­ne­rar so­bre­pe­so ex­tre­mo co­mo el de es­te ca­so, pe­ro coin­ci­de con el ge­ne­tis­ta en que son muy ra­ros.

“Cuan­do los ni­ños son muy pe­que­ños no son los pa­pás los que dan las alar­mas sino que son los pe­dia­tras”, por lo que re­co­mien­da siem­pre lle­var al me­nor a con­trol anual, in­clu­so has­ta los 15 ó 16 años de tal for­ma de pes­qui­sar los cam­bios de ma­sa cor­po­ral que lle­ven a aler­tar so­bre una obe­si­dad.

En los ca­sos de obe­si­dad por pro­ble­mas en­do­cri­nos, Ortiz se­ña­la que la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes de­pen­de­rá de la en­fer­me­dad. “Un ejem­plo tí­pi­co es la en­fer­me­dad de Cus­hing, que es un ex­ce­so de la pro­duc­ción de cor­ti­sol a ni­vel de la glán­du­la su­pra­rre­nal o por al­gún tu­mor hi­po­fi­sa­rio. Si tú se lo diag­nos­ti­cas a tiem­po y lo tra­tas o ex­tir­pas el tu­mor, los ni­ños re­cu­pe­ran una vi­da nor­mal”, apun­ta.

“En la obe­si­dad mo­no­gé­ni­ca los ca­sos siem­pre son ex­tre­mos, por­que el

ce­re­bro pien­sa que se es­tá mu­rien­do de ham­bre”.

Se­bas­tián Sa­li­nas, es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca hu­ma­na.

“La epi­de­mia de la obe­si­dad en Chile se ha vis­to

ace­le­ra­da por los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da”.

Sa­le­sa Bar­ja, nu­trió­lo­ga in­fan­til de la So­cie­dad Chi­le­na de Pe­dia­tría.

GRAN EPI­DE­MIA

Pa­ra la doc­to­ra Sa­le­sa Bar­ja, nu­trió­lo­ga in­fan­til de la So­cie­dad Chi­le­na de Pe­dia­tría (So­chi­pe), la epi­de­mia de obe­si­dad ha ocu­rri­do en Chile en los úl­ti­mos 20 años coin­ci­dien­do con cam­bios en nues­tros es­ti­los de vi­da.

“Los cam­bios ge­né­ti­cos en las po­bla­cio­nes pa­ra ex­pre­sar­se de es­ta ma­ne­ra nun­ca han si­do tan rá­pi­dos”, ex­pli­ca, apo­yan­do su idea de que los cam­bios prin­ci­pa­les han si­do en el es­ti­lo de vi­da.

“Coin­ci­den con me­jo­rías en las con­di­cio­nes de vi­da y fue lo que vi­vió Es­ta­dos Uni­dos a par­tir de la dé­ca­da del 70. No­so­tros lo vi­vi­mos un po­co más tar­de pe­ro, en nues­tro ca­so, muy ace­le­ra­do por los gran­des cam­bios de es­ti­los de vi­da en nues­tro país su­ma­dos a me­jo­ría de con­di­cio­nes ge­ne­ra­les”, afir­ma la tam­bién aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la U. Ca­tó­li­ca.

La es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que pa­ra los pa­dres “es muy di­fí­cil per­ci­bir la obe­si­dad, por­que ven a sus hi­jos to­dos los días y los cam­bios son len­tos. Y de re­pen­te los pa­pás se dan cuen­ta con los cam­bios fí­si­cos de los ocho años”. Por eso lo ideal es con­tro­lar­lo an­tes -acon­se­ja- “pues mien­tras me­nos sea el gra­do de so­bre­pe­so es más fá­cil co­rre­gir­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.