Es­pa­ña: ha­bi­tan­tes de Bar­ce­lo­na de­cla­ran la gue­rra a los tu­ris­tas

El al­to flu­jo de fo­rá­neos ha ele­va­do el va­lor de los arrien­dos y la po­bla­ción per­ma­nen­te es­tá emi­gran­do.

La Hora - - Portada - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Can­sa­dos de las mo­les­tias que oca­sio­nan los tu­ris­tas, mu­chos ve­ci­nos de Bar­ce­lo­na les han de­cla­ra­do la gue­rra. Men­sa­jes co­mo “tu­ris­ta, vuel­ve a ca­sa”, “el tu­ris­mo mata la ciu­dad”, “Gau­dí (ar­qui­tec­to ca­ta­lán cu­yas obras des­ta­can en la ciu­dad) te odia” o “pa­ra de des­tro­zar nues­tras vi­das”, lle­nan las fa­cha­das de al­gu­nos ba­rrios de la lo­ca­li­dad de la cos­ta me­di­te­rrá­nea de Es­pa­ña.

De es­ta for­ma los re­si­den­tes y co­lec­ti­vos ve­ci­na­les dan a co­no­cer su des­con­ten­to por la pre­sen­cia ma­si­va de vi­si­tan­tes, que col­man la ciu­dad prác­ti­ca­men­te to­do el año, y exi­gen a las au­to­ri­da­des que re­gu­len la ac­ti­vi­dad del sec­tor tu­rís­ti­co.

No es la pri­me­ra vez que los bar­ce­lo­ne­ses al­zan la voz por es­te te­ma, pe­ro el au­men­to del sec­tor tu­rís­ti­co en los úl­ti­mos años ha acre­cen­ta­do el pro­ble­ma. En 2016 la ciu­dad, con 1,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, re­ci­bió ocho mi­llo­nes de tu­ris­tas en sus ho­te­les, se­gún el ín­di­ce so­bre des­ti­nos tu­rís­ti­cos pu­bli­ca­do por Mas­ter­card.

Al­gu­nos ex­per­tos han nom­bra­do el re­cha­zo a los vi­si­tan­tes co­mo “tu­ris­mo­fo­bia” y han ex­pli­ca­do que el fe­nó­meno se ge­ne­ra cuan­do los vi­si­tan­tes y la po­bla­ción lo­cal com­par­ten re­cur­sos li­mi­ta­dos y el mis­mo es­pa­cio, so­bre­pa­san­do la ca­pa­ci­dad del lu­gar.

VIA­JE BA­RA­TO

El au­men­to de vi­si­tan­tes en Bar­ce­lo­na res­pon­de­ría al boom del tu­ris­mo a ba­jo cos­to, im­pul­sa­do por los ba­jos pre­cios de los vue­los y el au­men­to de pla­ta­for­mas que ofre­cen hos­pe­da­je.

“Los ho­te­les han do­bla­do la ca­pa­ci­dad de alo­ja­mien­to de la ciu­dad. Es un pro­ble­ma de ‘des­pla­ni­fi­ca­ción’ ur­ba­nís­ti­ca. El tu­ris­mo es un fe­nó­meno que se des­ba­ra­ta de for­ma des­con­tro­la­da con la en­tra­da de pla­ta­for­mas co­mo Airbnb (que pro­mue­ve el arrien­do por días)”, ex­pli­ca a la BBC Emilio Gallego, se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría.

La lle­ga­da ma­si­va de tu­ris­tas ha in­flui­do en el va­lor de los arrien­dos pa­ra la po­bla­ción per­ma­nen­te, de­bi­do al in­te­rés de mu­chos pro­pie­ta­rios de con­ver­tir sus in­mue­bles en vi- vien­das va­ca­cio­na­les. Ello es­tá obli­gan­do a mu­chos ve­ci­nos a mu­dar­se a otras zo­nas con me­nos pre­sión tu­rís­ti­ca.

“Me fui por­que no aguan­ta­ba más. Los tu­ris­tas no de­jan di­ne­ro en la ciu­dad. Lle­gan en vue­los ba­ra­tos, duer­men va­rios en un de­par­ta­men­to y se ali­men­tan en la ca­lle. Al­gu­nos son mal­edu­ca­dos, vo­tan ba­su­ra y rom­pen co­sas. Ade­más, ya no en­con­tra­ba co­mer­cios o res­to­ra­nes tra­di­cio­na­les de ba­rrio. To­do es­ta­ba pen­sa­do pa­ra los tu­ris­tas”, di­ce Carla Car­va­llo, ex re­si­den­te de Bar­ce­lo­na.

Es­ta for­ma de ha­cer tu­ris­mo ha pro­vo­ca­do otro fe­nó­meno, el de la “tu­ris­ti­fi­ca­ción”, que alu­de al im­pac­to que tie­ne el tu­ris­mo de ma­sas en el te­ji­do co­mer­cial y so­cial de los ba­rrios cuan­do to­do es­tá pen­sa­do más pa­ra los tu­ris­tas que pa­ra el ciu­da­dano per­ma­nen­te.

¿RE­ME­DIO?

Pa­ra tra­tar de fre­nar la tu­ris­ti­fi­ca­ción, el mu­ni­ci­pio de Bar­ce­lo­na apro­bó en enero un plan que pa­ra­li­za la aper­tu­ra de nue­vos ho­te­les en las zo­nas más tu­rís­ti­cas. La idea es que es­tos re­cin­tos se ins­ta­len en zo­nas más ale­ja­das del cen­tro pa­ra dis­tri­buir me­jor a los tu­ris­tas.

La me­di­da prohi­be la aper­tu­ra de nue­vos ho­te­les in­clu­so si des­apa­re­cie­ran los exis­ten­tes. Ade­más, se creó un gru­po de ins­pec­to­res en­car­ga­dos de su­per­vi­sar la va­li­dez y vi­gen­cia de los per­mi­sos de quie­nes arrien­dan sus ca­sas a los vi­si­tan­tes. Aque­llos que no cum­plan se ex­po­nen a fuer­tes mul­tas.

“Los ho­te­les han do­bla­do la ca­pa­ci­dad de alo­ja­mien­to de la ciu­dad. Es un pro­ble­ma de ‘des­pla­ni­fi­ca­ción’ ur­ba­nís­ti­ca”

Emilio Gallego, se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría.

El re­cha­zo a los vi­si­tan­tes se co­no­ce co­mo “tu­ris­mo­fo­bia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.