No ocul­te su de­seo de as­cen­der en la em­pre­sa

La Hora - - Empleos - C.M.C.

En la ma­yo­ría de los ám­bi­tos de la vi­da, mu­chas ve­ces cree­mos que los de­más de­ben dar­se cuen­ta de las co­sas, sin ne­ce­si­dad de que se las ha­ga­mos ver.

Por ejem­plo, es­pe­ra­mos que nues­tra pa­re­ja o fa­mi­lia se­pa que te­ne­mos un pro­ble­ma y nos com­pren­da sin con­tar­le lo que pa­sa, y si no se da cuen­ta, nos mo­les­ta y en vez de re­ci­bir apo­yo nos ga­na­mos un mal ra­to.

Lo mis­mo pa­sa en el tra­ba­jo. Cum­pli­mos con to­das nues­tras fun­cio­nes de for­ma co­rrec­ta y so­bre­sa­lien­te du­ran­te años y cree­mos que ya es ho­ra de un as­cen­so, pe­ro pa­sa el tiem­po y eso no su­ce­de. Y es que tal vez en la em­pre­sa no sa­ben que que­re­mos asu­mir ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des. En­ton­ces, hay que ex­pli­ci­tar nues­tras in­ten­cio­nes.

Se­gún la psi­có­lo­ga la­bo­ral de Re­clu­ta­mien­to y Se­lec­ción de Gru­poex­pro, Lis­set­te Do­mín­guez, pa­ra ocu­par un car­go de coor­di­na­ción, je­fa­tu­ra, ge­ren­cia o mo­ver­se de área, es ne­ce­sa­rio trans­pa­ren­tar las in­ten­cio­nes de as­cen­der.

“Mu­chas per­so­nas pen­sa­mos que rea­li­zan­do bien el tra­ba­jo nos van a des­cu­brir y nos ofre­ce­rán una je­fa­tu­ra. Pe­ro eso no es su­fi­cien­te. Pa­ra as­cen­der se re­quie­re un plan y, cuan­do se es­tá pre­pa­ra­do, ma- ni­fes­tar ex­plí­ci­ta­men­te a la je­fa­tu­ra el de­seo de mo­vi­li­zar­se y asu­mir nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, pues de lo con­tra­rio el je­fe pue­de pen­sar que se es­tá có­mo­do en el ac­tual car­go”, ex­pli­ca. Co­mo par­te de ese plan, di­ce la ex­per­ta de Gru­poex­pro, hay que de­fi­nir a qué car­go se quie­re lle­gar y ver si se cum­ple con los re­qui­si­tos. Si no es así, hay que ca­pa­ci­tar­se. En es­te pun­to, la psi­có­lo­ga co­men­ta que “una de las ha­bi­li­da­des don­de se ge­ne­ran más bre­chas es en li­de­raz­go, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de mo­ti­var y ge­ne­rar com­pro­mi­so de los co­la­bo­ra­do­res”.

“Hay que ma­ni­fes­tar el de­seo de asu­mir nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des (...)

De lo con­tra­rio el je­fe pue­de pen­sar que se es­tá có­mo­do en el ac­tual car­go”.

Lis­set­te Do­mín­guez, psi­có­lo­ga la­bo­ral

Psi­có­lo­ga la­bo­ral de Gru­poex­pro re­co­mien­da mos­trar los ta­len­tos co­mo si se es­tu­vie­ra en el car­go al que se as­pi­ra.

Una vez que cree­mos que es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos, en­ton­ces hay que de­cir­le al je­fe que que­re­mos as­cen­der, lo que no sig­ni­fi­ca que le que­ra­mos qui­tar el tra­ba­jo a él, sino que es­ta­mos dis­po­ni­bles pa­ra asu­mir ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des. Así el je­fe sa­brá que tie­ne un can­di­da­to pa­ra re­em­pla­zar­lo en va­ca­cio­nes, y po­drá ofre­cer­nos un car­go en otra área o pro­po­ner­nos un pues­to in­ter­me­dio.

LA TRAM­PA

“Rea­li­zar muy bien el tra­ba­jo pue­de ser una tram­pa”, sos­tie­ne la psi­có­lo­ga de la em­pre­sa de re­cur­sos hu­ma­nos y lue­go ex­pli­ca: “Si eres ex­ce­len­te ven­de­dor, pro­ba­ble­men­te la em­pre­sa no quie­ra as­cen­der­te a

“Una de las ha­bi­li­da­des don­de se ge­ne­ran más bre­chas es en li­de­raz­go, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de mo­ti­var y ge­ne­rar com­pro­mi­so”

Lis­set­te Do­mín­guez, es­pe­cia­lis­ta en re­clu­ta­mien­to y se­lec­ción de per­so­nal.

MARÍAEUGENIAMARTÍNEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.