La zur­da má­gi­ca de Ha­gi dis­tin­guió a la me­jor Ru­ma­nia

El ”Ma­ra­do­na de los Cár­pa­tos” en­ca­be­zó la ge­ne­ra­ción do­ra­da ru­ma­na. An­tes, eso sí, su fi­gu­ra no pa­só inad­ver­ti­da pa­ra la dic­ta­du­ra de Ceau­ces­cu.

La Hora - - Deportes - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

Tras el his­tó­ri­co 5- 0 an­te Ar­gen­ti­na en el Mo­nu­men­tal de Ri­ver, no po­cos se atre­ven a ins­ta­lar a Co­lom­bia co­mo fa­vo­ri­to a ga­nar el Mun­dial de EE.UU. 94. El de­but an­te Ru­ma­nia, en el Es­ta­dio Ro­se Bowl de Los Angeles, vie­ne pre­ce­di­do por un ex­ce­so de con­fian­za de los hin­chas ca­fe­te­ros.

An­te 91 mil per­so­nas, sin em­bar­go, el em­ble­ma de la se­lec­ción ru­ma­na, Gheorg­he Ha­gi, de­rri­ba la ilu­sión co­lom­bia­na. El zurdo es el autor in­te­lec­tual del tan­to de Flo­rin Ra­du­cioiu a los 26’ y, seis mi­nu­tos más tar­de, le ha­ce un glo­bi­to per­fec­to a un ade­lan­ta­do Ós­car Cór­do­ba.

Co­lom­bia des­cuen­ta vía Adol­fo “El Tren” Va­len­cia, pe­ro el pro­pio Ha­gi sen­ten­cia el 3- 1 fi­nal con otro pa­se ma­gis­tral pa­ra Ra­du­cioiu.

Es­te par­ti­do, que sig­ni­fi­có el prin­ci­pio del fin de Co­lom­bia en la ci­ta, mar­có a la me­jor ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca de Ru­ma­nia. Ba­jo la ma­ni­ja del “Ma­ra­do­na de los Cár­pa­tos”, en alu­sión a los mon­tes que di­bu­jan el pai­sa­je de Eu­ro­pa del Es­te, el equi­po ama­ri­llo se dio el gus­to tam­bién de eli­mi­nar en oc­ta­vos de fi­nal a una Ar­gen­ti­na que ya no con­ta­ba con el Ma­ra­do­na ori­gi­nal, mar­gi­na­do del Mun­dial por do­pa­je. El triun­fo de los eu­ro­peos fue por 3-2, y Ha­gi anotó el se­gun­do tan­to.

So­lo la Sue­cia de Tho­mas Bro­lin y Mar­tín Dal­hin sa­ca­rían del ca­mino, en cuar­tos de fi­nal y por pe­na­les, a esa exu­be­ran­te Ru­ma­nia que con­ta­ba con Mio­drag Be­lo­de­ci­di, Gheorg­he Po­pes­cu e Ilie Du­mi­tres­cu, en­tre otras es­tre­llas.

BA­JO CEAU­CES­CU

Años an­tes, la dic­ta­du­ra de Ni­co­lae Ceau­ces­cu usó pa­ra sus pro­pó­si­tos a Ha­gi. El me­jor ju­ga­dor ru­mano de to­dos los tiem­pos fue des­cu­bier­to de ma­ne­ra muy em­brio­na­ria por el Lu­cea­fa­rul, un equi­po crea­do por el ré­gi­men pa­ra re­clu­tar a los jó­ve- nes ta­len­tos del país.

Has­ta ahí, Ha­gi se de­sen­ten­día de la in­fluen­cia del ré­gi­men que ma­ne­jó a su vo­lun­tad los des­ti­nos del fút­bol ru­mano. El Steaua y el Di­na­mo, uno vin­cu­la­do al ejér­ci­to y el otro al Mi­nis­te­rio del In­te­rior, se pe­lea­ron por contar con sus ser­vi­cios, has­ta que en 1987 Ha­gi acep­tó ju­gar la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa con los pri­me­ros y anotó el úni­co gol del par­ti­do an­te el Di­na­mo Kiev.

El “10” se­gui­ría li­ga­do al Steaua has­ta la caí­da de Ceau­ces­cu. Has­ta en­ton­ces, los ju­ga­do­res ru­ma­nos eran obli­ga­dos a ju­gar en la li­ga lo­cal. El mi­nis­tro de de­por­tes en­tran­te, Mir­cea Ang­he­les­cu, le­van­tó la prohi­bi­ción, y va­rias es­tre­llas pu­die­ron emi­grar: Ha­gi par­tió al Real Madrid y la se­lec­ción tam­bién se po­ten­ció, al pun­to que sie­te de los 11 ti­tu­la­res que sa­ca­ron de ca­rre­ra a Ar­gen­ti­na en EE. UU. 94 mi­li­ta­ban en el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.