NI­ÑOS NO MI­DEN RIES­GO DE HA­BLAR CON DES­CO­NO­CI­DOS EN IN­TER­NET

Es­tu­dio de Fun­da­ción Da­tos Pro­te­gi­dos so­bre uso de la web en es­co­la­res mues­tra que es­tar en las re­des so­cia­les es su prin­ci­pal há­bi­to y que no tie­nen te­mor de en­tre­gar da­tos per­so­na­les en ellas.

La Hora - - News - C. Ju­lio

Lo que ha­cen nues­tros hi­jos en in­ter­net, a ra­tos pue­de ser to­do un mis­te­rio. El ac­ce­so a la red se ha he­cho tan ma­si­vo que bas­ta un ce­lu­lar en la palma de la mano pa­ra en­trar al vas­to mun­do de in­ter­net.

La Fun­da­ción Da­tos Pro­te­gi­dos, con fi­nan­cia­mien­to de Goo­gle Inc. , reali­zó un es­tu­dio pa­ra des­en­tra­ñar las con­duc­tas de los ni­ños en in­ter­net: la ma­yo­ría de ellos na­ve­ga des­de el te­lé­fono y re­vi­sa re­des so­cia­les.

LOS HA­LLAZ­GOS

El es­tu­dio com­pren­dió trein­ta y dos pre­gun­tas que pu­die­ran ser en­ten­di­das por los ni­ños en un len­gua­je sen­ci­llo y así se en­cues­tó a 385 in­fan­tes de nue­ve a tre­ce años en cin­co re­gio­nes: An­to­fa­gas­ta, Val­pa­raí­so, Me­tro­po­li­ta­na, Bio­bío y Arau­ca­nía.

Ha­bi­tual­men­te los ni­ños na­ve­gan des­de sus te­lé­fo­nos (un 56,36%) y el 16,62% lo ha­ce des­de su compu­tador.

Se­gún la en­cues­ta se pue­de de­du­cir que los ni­ños en­tran en su ma­yo­ría a in­ter­net pa­ra usar re­des so­cia­les (25%) y pa­ra la des­car­ga de apli­ca­cio­nes (24%) y en me­nor me­di­da pa­ra ju­gar en lí­nea (17%) y bus­car in­for­ma­ción (17%).

La en­cues­ta es­tra­ti­fi­có a los ni­ños se­gún su co­le­gio y re­ve­ló que exis­ten di­fe­ren­cias en los há­bi­tos en­tre uno y otro.

“En los co­le­gios par­ti­cu­la­res exis­te una ten­den­cia no­to­ria­men­te su­pe­rior a uti­li­zar­lo pa­ra la des­car­ga de apli­ca­cio­nes (40%), por­cen­ta­je que lle­ga a un 28% en co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos y a po­co más de un 10% en los es­ta­ble­ci­mien­tos mu­ni­ci­pa­les. Sin em­bar­go, el uso de re­des so­cia­les co­mo pri­me­ra prio­ri­dad se pre­sen­ta en un ni­vel si­mi­lar en to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos”, des­glo­só el es­tu­dio.

En los co­le­gios mu­ni­ci­pa­les la prio­ri­dad es otra: vi­si­tar una red so­cial se lle­vó un 28% de la mues­tra y co­mo se­gun­da y ter­ce­ra pre­fe­ren­cia se po­si­cio­nó ju­gar en lí­nea con un 30%.

DI­ME CÓ­MO TE LLAMAS

Siem­pre se nos ha en­se­ña­do que de­cir la ver­dad es bueno. Pe­ro en in­ter­net com­par­tir tan­ta ver­dad pue­de con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo, si de ni­ños se tra­ta. Los me­no­res no tie­nen pro­ble­ma con re­ve­lar su iden­ti­dad al crear cuen­tas de in­ter­net, se­gún re­ve­ló el es­tu­dio y ta­mel bién al usar las re­des so­cia­les. Es­to se de­be a que los ni­ños con­si­de­ran que los si­tios son se­gu­ros, ase­gu­ra el in­for­me. Ade­más la en- cuesta es ca­te­gó­ri­ca en se­ña­lar que “se apre­cia una al­ta ten­den­cia a con­ver­sar con ex­tra­ños por la red” con­duc­ta que es­ta­ría nor­ma­li­za­da por los me­no­res.

El es­tu­dio de­mues­tra la pre­fe­ren­cia de los alum­nos por ge­ne­rar cuen­tas de usua­rio en tres si­tios web. En pri­mer lu­gar se en­cuen­tra Fa­ce­book en el cual 236 de los 385 ni­ños tie­nen cuen­tas de usua­rio (61%). En se­gun­do lu­gar, la mi­tad de los me­no­res en­cues­ta­dos tie­ne cuen­ta en la red de vi­deos You­Tu­be. En la úl­ti­ma de las pre­fe­ren­cias re­ve­la­das por in­for­me se en­cuen­tran los co­rreos elec­tró­ni­cos, con un to­tal de 169 cuen­tas que re­pre­sen­tan un 44% de la mues­tra.

PAPÁ, NO TE ME­TAS

Una par­te de la en­cues­ta re­ve­la que los ni­ños no es­tán de acuer­do con que los pa­dres ma­ne­jen in­for­ma­ción so­bre ellos en la red. Res­pec­to a la afir­ma­ción “No me mo­les­ta si mis pa­dres y/o ami­gos suben fo­tos mías a in­ter­net y/o re­des so­cia­les” pre­do­mi­na la res­pues­ta “to­tal­men­te en desacuer­do”, evi­den­cian­do los re­pa­ros que tie­nen los ni­ños fren­te a es­tas ac­cio­nes, sos­tie­ne el in­for­me.

Ade­más la ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos cree que la in­for­ma­ción que se de­ja en la red pue­de ser bo­rra­da, ig­no­ran­do las im­pli­can­cias que pue­de de­jar una hue­lla di­gi­tal pa­ra el fu­tu­ro.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

La pu­bli­ca­ción rea­li­za va­rias re­co­men­da­cio­nes pa­ra el uso de la red en ni­ños y des­ta­ca que “el con­sen­ti­mien­to de las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes es un ele­men­to cla­ve pa­ra su de­sen­vol­vi­mien­to en in­ter­net y en re­des so­cia­les. Así tam­bién, que ten­gan con­cien­cia de que el uso de los ser­vi­cios de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción y de las re­des so­cia­les no son gra­tis, y que, a mo­do de in­ter­cam­bio, su uso im­pli­ca la en­tre­ga de da­tos per­so­na­les. Es ne­ce­sa­rio edu­car res­pec­to del cui­da­do de la in­for­ma­ción que se re­ve­la en és­tas. La in­ter­ac­ción con las re­des so­cia­les, apli­ca­cio­nes y otros es di­rec­ta y sin in­ter­me­dia­ción de pa­dres, lo que ha­ce ne­ce­sa­rio re­for­mu­lar la idea del con­sen­ti­mien­to de ni­ños y ni­ñas”. Tam­bién res­ca­tan la im­por­tan­cia de edu­car res­pec­to a los ries­gos de in­ter­net y las im­pli­can­cias que tie­ne a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, sin des­co­no­cer que no pue­de prohi­bir­se el uso de la red.

“Es fun­da­men­tal pro­te­ger a los ni­ños fren­te a abu­sos co­mo vio­len­cia en lí­nea, aco­so o por­no­gra­fía, pe­ro da­da la di­gi­ta­li­za­ción de la so­cie­dad ac­tual, par­ti­mos de la ba­se de la im­po­si­bi­li­dad de ais­lar a un ni­ño de la red pa­ra su pro­tec­ción”, con­clu­ye el in­for­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.