La dispu­ta por el fu­tu­ro de Vi­lla San Luis

Pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio re­em­pla­za­rá los ves­ti­gios de las vi­vien­das so­cia­les. Una agru­pa­ción de ve­ci­nos quie­re con­ser­var­las.

La Hora - - News - Em­ma An­tón Cerda

So­bre­vi­ven cua­tro de los 27 blocks que com­po­nían es­te ba­rrio de vi­vien­das so­cia­les en Las Con­des. Pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio las de­mo­le­rá pe­ro agru­pa­ción ve­ci­nal se opone.

María Cá­ce­res (74) na­ció en las par­ce­las que exis­tían de­trás del Club de Po­lo y Equi­ta­ción San Cris­tó­bal, en Vi­ta­cu­ra. Se crió en ese sec­tor e in­clu­so se ca­só ahí, en el mis­mo lu­gar don­de da­ría a luz a to­dos sus hi­jos.

“No­so­tros vi­vía­mos en la ri­be­ra del Ma­po­cho, so­la­men­te nos se­pa­ra­ba un pe­da­zo de río. Cuan­do ha­bían inun­da­cio­nes, nos sa­ca­ban de ahí pa­ra lle­var­nos a al­ber­gues, en el Es­ta­dio Na­cio­nal o a la Es­cue­la Mi­li­tar. En las llu­vias gran­des mi ca­sa pe­li­gra­ba mu­cho, por­que que­da­ba ro­dea­da por el cur­so del río; nos se­pa­ra­ba so­la­men­te una pir­ca de pie­dra”, re­cuer­da María.

La si­tua­ción cam­bió al­re­de­dor del año 1975, cuan­do jun­to a va­rios otros po­bla­do­res de la po­bla­ción El Es­fuer­zo fue­ron tras­la­da­dos a la Vi­lla San Luis, ubi­ca­da en Las Con­des.

El ba­rrio ha­bía si­do di­se­ña­do y cons­trui­do du­ran­te el go­bierno de Sal­va­dor Allen­de, co­mo una for­ma de in­te­grar a mi­les de fa­mi­lias que ha­bían si­do mar­gi­na­das pa­ra que con­ta­ran con una vi­vien­da de­fi­ni­ti­va. En to­tal fue­ron 27 los blocks que com­pu­sie­ron la vi­lla, a la que lle­ga­ron a vi­vir más de 1.200 fa­mi­lias; al­re­de­dor de cin­co mil per­so­nas.

“Los li­ving co­me­dor eran gran­des y las co­ci­nas tam­bién, pe­ro an­gos­tas. En­tre es­tar vi­vien­do a ori­llas del río, que a ca­da ra­to se sa­lía, vi­vir en la vi­lla era bueno, era bo­ni­to. Era un ba­rrio don­de te­nía­mos mu­cho tra­ba­jo”, re­cuer­da María.

En la ac­tua­li­dad no que­dan más de cua­tro blocks, ya que to­do el sec­tor que ocu­pa­ba la vi­lla fue de­mo­li­do y en su lu­gar se eri­gie­ron mo­der­nos e im­po­nen­tes edi­fi­cios. Las se­ten­te­ras vi­vien­das que aún se man­tie­nen en pie co­rren pe­li­gro, ya que se es­tá tra­mi­tan­do un per­mi­so de de­mo­li­ción pa­ra cons­truir nue­vas edi­fi­ca­cio­nes.

EL CAM­BIO

Car­los Fi­gue­roa, que for­ma par­te del Co­mi­té de De­fen­sa de la Vi­lla San Luis, cuen­ta que la con­so­li­da­ción del ba­rrio per­mi­tió que las fa­mi­lias que tra­ba­ja­ban en Las Con­des tu­vie­ran una me­jor ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, el pro­yec­to no al­can­zó a du­rar ni una dé­ca­da.

1976 y 1978 los mi­li­ta­res em­pe­za­ron a des­alo­jar a las fa­mi­lias, ya que pen­sa­ron que era un es­pa­cio que de­bía ser des­ti­na­do a las fa­mi­lias de los mi­li­ta­res. A la gen­te que vi­vía ahí la sa­ca­ron en ca­mio­nes de ba­su­ra, a otros se los lle­va­ron o los ti­ra­ron di­rec­ta­men­te a la ca­lle, y a al­gu­nos otros los des­ti­na­ron a vi­vien­das en sec­to­res mar­gi­na­les de San­tia­go”, ex­pli­ca.

En el ca­so de María, ella fue des­ti­na­da a ocu­par una vi­vien­da en Pe­dro Agui­rre Cerda. Cuan­do lle­gó no te­nía luz ni agua, y pa­ra ha­bi­li­tar el ser­vi­cio de­bía pa­gar las cuen­tas im­pa­gas de su an­te­rior ocu­pan­te. Ade­más, es­ta­ba in­fes­ta­da de chin­ches.

“Es­tos de­par­ta­men­tos de­ben te­ner más de cin­cuen­ta años, aquí vi­vían mi­li­ta­res y ellos se fue­te ron a vi­vir a los de­par­ta­men­tos que nos qui­ta­ron”, di­ce María.

MO­NU­MEN­TO

“Cuan­do lle­ga la de­mo­cra­cia, con el de­cre­to 38, en el año 1991, el Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les le cede a los mi­li­ta­res la vi­lla, con la con­di­ción de que ellos so­la­men­te pue­den usar­la con fi­nes ha­bi­ta­cio­na­les. En ca­so con­tra­rio, de­bían ser in­me­dia­ta­men“En­tre de­vuel­tos al Mi­nis­te­rio, pe­ro los mi­li­ta­res en el año 1996 des­co­no­cen el de­cre­to y em­pie­zan a ven­der los te­rre­nos a in­mo­bi­lia­rias”, di­ce Fi­gue­roa.

El pa­sa­do jue­ves 8 de ju­nio, lue­go de una reunión del co­mi­té con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Las Con­des, se dio a co­no­cer que el pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio que pre­ten­de cons­truir­se en el lu­gar no só­lo se en­cuen­tra apro­ba­do, sino que ade­más se es­tá tra­mi­tan­do un per­mi­so de de­mo­li­ción de los cua­tro blocks que aún que­dan.

Por ese mo­ti­vo, el gru­po de de­fen­sa en­tre­ga­rá hoy una carta a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Adria­na Del­piano, pa­ra que ace­le­re la de­cla­ra­to­ria que ac­tual­men­te exis­te en el Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les. Es­to con el fin de que los res­tos de la vi­lla sean con­si­de­ra­dos co­mo un mo­nu­men­to his­tó­ri­co, im­pi­dien­do la de­mo­li­ción.

Los cua­tro edi­fi­cios es­tán aban­do­na­dos y en ma­las con­di­cio­nes. No obs­tan­te, el Co­mi­té de de­fen­sa de la Vi­lla San Luis tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­cu­pe­rar es­te es­pa­cio pa­ra la co­mu­ni­dad.

“Lo que he­mos es­bo­za­do con ar­qui­tec­tos es ha­cer un es­pa­cio de me­mo­ria his­tó­ri­ca pa­ra la co­mu­ni­dad, un es­pa­cio de cul­tu­ra y edu­ca­ción cí­vi­ca res­pec­to de la im­por­tan­cia de la in­clu­sión en la ciu­dad”, in­di­ca Fi­gue­roa.

“Vi­vir en la vi­lla era bueno, era bo­ni­to.

Era un ba­rrio don­de te­nía­mos mu­cho tra­ba­jo”. María Cá­ce­res, ex ha­bi­tan­te de la Vi­lla San Luis.

Só­lo tres años al­can­zó a vi­vir María Cá­ce­res en la vi­lla ubi­ca­da en Las Con­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.