Re­ve­lan que Lady Di in­ten­tó sui­ci­dar­se en su lu­na de miel

Au­tor de las me­mo­rias de la prin­ce­sa dio a co­no­cer el con­te­ni­do de cintas gra­ba­das por ella en 1991.

La Hora - - News - Clau­dia Maldonado C.

El escritor An­drew Mor­ton, que en 1991 re­ci­bió ca­se­tes en don­de Dia­na cuen­ta sus su­fri­mien­tos, publicará epi­so­dios has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos de la ma­lo­gra­da prin­ce­sa.

Ha­bían pa­sa­do po­cos días des­de aque­lla bo­da que pa­re­cía sa­li­da de un cuen­to de ha­das. Los pro­ta­go­nis­tas, sin em­bar­go, es­ta­ban le­jos de “ser fe­li­ces y co­mer per­di­ces”.

La prin­ce­sa Dia­na y el prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra se ca­sa­ron el 29 de ju­lio de 1980 y al día si­guien­te se fue­ron de lu­na de miel al cas­ti­llo de Bal­mo­ral (Es­co­cia), don­de es­tu­vie­ron has­ta oc­tu­bre.

Pe­ro se­gún aca­ba de re­ve­lar el escritor An­drew Mor­ton, au­tor de Dia­na, su ver­da­de­ra his­to­ria (1992), esos me­ses tu­vie­ron más de hiel que de miel. Esos días “es­ta­ba tan de­pri­mi­da que tra­té de cor­tar­me las mu­ñe­cas con unas cu­chi­llas”, con­fe­só Lady Di en 1991 a Mor­ton a tra­vés de ca­se­tes que le gra­bó con su his­to­ria y que le hi­zo lle­gar con la con­di­ción de que no re­ve­la­ra que ella se los ha­bía pa­sa­do.

Du­ran­te la lu­na de miel el hi­jo de Isa­bel II se re­clu­yó en sus li­bros so­bre psi­co­lo­gía y per­ma­ne­ció ajeno a su mu­jer, a la que no di­ri­gía la pa­la­bra sal­vo a la ho­ra de las co­mi­das.

Esa his­to­ria y otros su­fri­mien­tos re­la­ta­dos por la prin­ce­sa en las gra­ba­cio­nes no fue­ron in­clui­dos en la pri­me­ra edi­ción del li­bro de Mor­ton, quien de­ci­dió aña­dir­los en una nue­va edi­ción, que sal­drá a la ven­ta los pró­xi­mos días, con mo­ti­vo de cum­plir­se es­te año dos dé­ca­das des­de la muer­te de Dia­na, en un ac­ci­den­te de trán­si­to en Pa­rís, el 30 de agos­to de 1997.

Se­gún se ha sa­bi­do en los úl­ti­mos años, Dia­na in­ten­tó ma­tar­se al me­nos cin­co veces, una de ellas cuan­do te­nía cua­tro me­ses de em­ba­ra­zo de su pri­mo­gé­ni­to, Wi­lliam, por quien ha­bía de­ja­do de to­mar an­ti­de­pre­si­vos.

Lady Di, quien era muy que­ri­da en Gran Bre­ta­ña y en el ex­tran­je­ro, de­ci­dió ha­cer las gra­ba­cio­nes en 1991, lue­go de en­te­rar­se que ha­cía años su ma­ri­do ha­bía re­to-

(fo­to)

ma­do la re­la­ción amo­ro­sa con Ca­mi­lla Par­ker Bow­les, su amor de ju­ven­tud y a quien des­po­só lue­go de que­dar viu­do.

CAU­SA DE LA BU­LI­MIA

En los au­dios Dia­na re­co­no­ce que su­frió de bu­li­mia, an­sie­dad y de­pre­sión, tras­tor­nos que co­men­za­ron a afec­tar­la an­tes de anun­ciar su com­pro­mi­so en 1981. “La

“Es­ta­ba tan de­pri­mi­da que tra­té de cor­tar­me las mu­ñe­cas con unas cu­chi­llas”.

Lady Di.

bu­li­mia co­men­zó una se­ma­na an­tes del com­pro­mi­so. Mi ma­ri­do pu­so una mano en mi cin­tu­ra y di­jo un po­co gor­di­ta por aquí ¿ver­dad? Eso dis­pa­ró al­go en mí”, se­ña­ló en una de las gra­ba­cio­nes. Agre­gó que la pri­me­ra vez que le to­ma­ron las me­di­das pa­ra el ves­ti­do de no­via su cin­tu­ra me­día 72 cen­tí­me­tros; el día de la bo­da, 60.

En­ton­ces Dia­na te­nía 19 años y Car­los 32. Ella no te­nía ex­pe­rien­cia en có­mo so­bre­lle­var la pre­sión me­diá­ti­ca y de la fa­mi­lia real, sin men­cio­nar la ten­sión por la pre­sen­cia de Ca­mi­la Par­ker Bow­les co­mo ami­ga ín­ti­ma de Car­los.

En las cintas con­tó que tu­vo un ata­que de bu­li­mia ho­ras an­tes de su ma­tri­mo­nio, lo que ca­li­fi­có co­mo “su úl­ti­ma no­che de li­ber­tad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.