Bom­bo Fi­ca iden­ti­fi­ca lo más sos­pe­cho­so del Chi­le ac­tual

El hom­bre de blan­co re­pa­sa los te­mas que más des­con­fian­za des­pier­tan en la gen­te. “Hay que cri­ti­car, pe­ro sin caer en la vio­len­cia”, di­ce.

La Hora - - News - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Di­cen que en­tre bro­ma y bro­ma la ver­dad se aso­ma, y Bom­bo Fi­ca pa­re­ce ha­ber­le da­do en el cla­vo con su po­pu­lar di­cho “sos­pe­cho­sa la weá”. “Es un co­men­ta­rio sim­ple, gra­cio­so, pe­ro tie­ne su tras­fon­do”, afir­ma el co­me­dian­te, quien jue­ves y vier­nes pre­sen­ta en el tea­tro San Gi­nés el show hu­mo­rís­ti­co que lle­va co­mo nom­bre esa mis­ma fra­se.

“Hay una de­cep­ción so­cial, la gen­te sien­te que de al­gu­na ma­ne­ra han trai­cio­na­do sus leal­ta­des, que les han fa­lla­do sus per­so­ne­ros po­lí­ti­cos, sus au­to­ri­da­des, sus ins­ti­tu­cio­nes. En­ton­ces des­pués de la de­cep­ción vie­ne la sos­pe­cha, em­pie­zas a per­der la con­fian­za. Si bien es una fra­se có­mi­ca, en­cie­rra reali­da­des y mo­les­tias de la gen­te. Mu­chos ven la te­le­vi­sión, la pren­sa, y de in­me­dia­to les vie­ne a la men­te de for­ma es­pon­tá­nea el ‘sos­pe­cho­sa la weá’”

-¿La gen­te se te acer­ca pa­ra con­tar­te si­tua­cio­nes que les pa­re­cen sos­pe­cho­sas, y que pue­des su­mar en tus ru­ti­nas?

-Sí, pe­ro más que eso, le gen­te se sien­te in­ter­pre­ta­da por lo que di­go. Sien­ten de al­gu­na ma­ne­ra que el es­pec­tácu­lo hu­mo­rís­ti­co es una tri­bu­na im­por­tan­te, don­de uno a tra­vés de la ri­sa pue­de de­cir al­gu­nas verdades. Y esas verdades, cuan­do no son de un pun­to de vis­ta vio­len­to ni con­fron­ta­cio­nal, son bien re­ci­bi­das por el pú­bli­co. Lo plan­teo des­de la ri­sa, des­de el ‘có­mo fui­mos tan ton­tos que no nos di­mos cuen­ta’. O sea es un des­per­tar, pe­ro de otra ma­ne­ra.

-Con el aná­li­sis so­cial que has he­cho, ¿cuál es el top 3 de los te­mas que más sos­pe­chan pro­vo­can en­tre los chi­le­nos?

-Lo más sos­pe­cho son las pro­me­sas. Nos en­con­tra­mos con un ofer­tón de pro­me­sas gu­ber­na- men­ta­les, po­lí­ti­cas. La gen­te lo mi­ra con sos­pe­cha. Ya no crees con fa­ci­li­dad lo que te di­cen los can­di­da­tos. El se­gun­do lu­gar, hay una sos­pe­cha ha­cia la for­ma en que se es­tán gas­tan­do los di­ne­ros pú­bli­cos en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, no hay cla­ri­dad de qué pa­sa con ellos. Y en ter­cer lu­gar, la sos­pe­cha a la gen­te que es­tá cer­ca; a los ve­ci­nos, al car­te­ro, don­de es­tá el ries­go de caer en la pa­ra­noia de que to­do lo que es­tá a tu al­re­de­dor me­re­ce sos­pe­cha.

-Es que, sin­ce­ra­men­te, has­ta las dis­cul­pas ya es­tán pa­re­cien­do sos­pe­cho­sas, ya no le cree­mos na­da a na­die, pe­ro de igual mo­do se­ría lin­do tra­tar de re­co­brar las con­fian­zas. Ese es un tra­ba­jo im­por­tan­te pa­ra es­te país.

-El lí­mi­te del hu­mor ha es­ta­do en te­la de juicio. ¿Có­mo no tras­pa­sar la lí­nea de la crí­ti­ca a la des­ca­li­fi­ca­ción?

-La­men­ta­ble­men­te hoy en día hay es­ti­los de hu­mor que son un po­qui­to más agre­si­vos, pe­ro tam­bién son res­pues­ta de una reali­dad so­cial, un ter­mó­me­tro país. Ahí hay que ver cuál es el lí­mi­te. Los que ha­ce­mos co­me­dia de­be­mos te­ner un sen­ti­do co­mún que per­mi­ta me­dir has­ta qué pun­to pue­des trans­gre­dir, que el dis­cur­so no se trans­for­me en una agre­sión di­rec­ta. Pe­ro eso es al­go per­so­nal, de­pen­de de ca­da uno. Yo no ten­go la au­to­ri­dad mo­ral pa­ra cues­tio­nar a na­die, so­la­men­te doy una opi­nión des­de mi vi­tri­na, en­ten­dien­do que to­das las ex­pre­sio­nes de hu­mor son vá­li­das. El que tie­ne que de­ci­dir cuá­les son un apor­te o no es el pú­bli­co, na­die más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.