Un pro­ble­ma de pe­so

La Hora - - En2minutos - Ga­briel León

Hu­bo un tiem­po –al me­nos cuan­do yo era ni­ño– en que ser “gor­di­to” era si­nó­ni­mo de es­tar sa­lu­da­ble. Era una épo­ca dis­tin­ta, cuan­do la desnutrición in­fan­til to­da­vía era un pro­ble­ma la­ten­te. Ac­tual­men­te el pro­ble­ma es otro: un 10% de la po­bla­ción del mun­do es obe­sa. En efec­to, un es­tu­dio pu­bli­ca­do es­te lu­nes in­di­ca que en el mun­do hay 108 mi­llo­nes de ni­ños y 604 mi­llo­nes de adul­tos obe­sos. Pa­ra te­ner­lo cla­ro: una per­so­na es obe­sa cuan­do su ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (IMC) es su­pe­rior a 30 Kg/m2, va­lor que se cal­cu­la di­vi­dien­do el pe­so en ki­lo­gra­mos por el cua­dra­do de la es­ta­tu­ra en me­tros (por ejem­plo, 72 Kg/1,7m2=24,9 Kg/m2). Si el va­lor es­tá en­tre 25 y 30 se ha­bla de so­bre­pe­so y en­tre 18,5 y 24,9 el pe­so es nor­mal. Los da­tos a ni­vel glo­bal son preo­cu­pan­tes: des­de 1990 la obe­si­dad ha du­pli­ca­do en al me­nos un ter­cio de to­dos los paí­ses del mun­do y el in­cre­men­to ha si­do ma­yor en­tre los ni­ños que en­tre los adul­tos. La obe­si­dad ge­ne­ra pro­ble­mas se­rios a la sa­lud, co­mo en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, dia­be­tes de ti­po 2, en­fer­me­dad re­nal, hi­per­ten­sión y otras que pue­den con­tri­buir a la muer­te pre­ma­tu­ra. De he­cho, de las 4 mi­llo­nes de muer­tes atri­bui­bles al ex­ce­so de pe­so, el 40% ocu­rrió en per­so­nas que no eran obe­sas, sino que con so­bre­pe­so (IMC en­tre 25 y 30).

Adiós al mi­to del “gor­di­to pe­ro sa­ni­to”. El men­sa­je es cla­ro: de­be­mos co­men­zar a ali­men­tar­nos me­jor y a ejer­ci­tar­nos más o de lo con­tra­rio ter­mi­na­re­mos co­mo los hu­ma­nos en la pe­lí­cu­la Wall-E ¿Qué po­de­mos ha­cer? Pre­fie­ra la co­mi­da ca­se­ra, dis­mi­nu­ya el ta­ma­ño de las por­cio­nes, evi­te la co­mi­da cha­ta­rra o muy pro­ce­sa­da, eli­mi­ne las be­bi­das con azú­car y pre­fie­ra be­ber agua, tra­te de ca­mi­nar lo que más pue­da y, de pa­sa­da, de­je de fu­mar. Los cam­bios más im­por­tan­tes en es­te ám­bi­to son los que pue­de ha­cer por su cuen­ta. Tam­bién es ne­ce­sa­rio que el Es­ta­do ge­ne­re po­lí­ti­cas pú­bli­cas que abor­den es­te pro­ble­ma. Fo­men­tar una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble de­be­ría ser uno de los com­pro­mi­sos de la pró­xi­ma pre­si­den­ta o pre­si­den­te de Chi­le.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.