Un de­trac­tor a Trump dis­pa­ra con­tra dipu­tados

Un legislador re­pu­bli­cano re­sul­tó he­ri­do de gra­ve­dad y el ata­can­te, de 66 años, fue aba­ti­do por la po­li­cía.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Maldonado C.

Un gru­po de le­gis­la­do­res del par­ti­do re­pu­bli­cano es­ta­dou­ni­den­se, en el que mi­li­ta el Pre­si­den­te Do­nald Trump, fi­na­li­za­ban la ma­ña­na de ayer una de prác­ti­ca de béis­bol en Ale­xan­dria (Vir­gi­nia), en las afue­ras de Was­hing­ton DC, cuan­do un hom­bre se acer­có y em­pe­zó a dis­pa­rar con un ri­fle con­tra ellos.

Cin­co per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das, dos de ellas de gra­ve­dad: el legislador Ste­ve Sca­li­se -je­fe de la ban­ca­da re­pu­bli­ca­na en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes (dipu­tados)y un lo­bis­ta iden­ti­fi­ca­do co­mo Matt Mi­ka. Los otros he­ri­dos son dos agen­tes de se­gu­ri­dad -un hom­bre y una mu­jer- y el ase­sor le­gis­la­ti­vo Zack Barth.

El au­tor de los dis­pa­ros mu­rió por los dis­pa­ros con que efec­ti­vos de se­gu­ri­dad re­pe­lie­ron el ata­que, se­gún in­for­mó el pro­pio Trump.

El agre­sor fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ja­mes T. Hodg­kin­son, de 66 años y par­ti­da­rio de la po­lí­ti­ca pro­gre­sis­ta.

Su her­mano, Mi­chael Hodg­kin­son, di­jo a The New York Ti­mes que es­ta­ba en­fo­ca­do en la po­lí­ti­ca pe­ro que lle­va­ba una vi­da nor­mal. “Sé que no es­ta­ba con­ten­to con có­mo iban las co­sas, los re­sul­ta­dos de la elec­ción y eso”, afir­mó.

En mar­zo, Hodg­kin­son apo­yó una pe­ti­ción del gru­po ac­ti­vis­ta Chan­ge.org ca­li­fi­can­do a Trump co­mo un “trai­dor” que “ha des­trui­do nues­tra de­mo­cra­cia”. “Es ho­ra de des­truir a Trump & Co.”, de­cía el posteo.

Ade­más, se de­cla­ra­ba fer­vien­te se­gui­dor del ex pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders, quien se ca­li­fi­ca co­mo socialista.

San­ders di­jo en un co­mu­ni­ca­do que Hodg­kin­son “apa­ren­te­men­te” tra­ba­jó co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra su cam­pa­ña. “Es­toy as­quea­do por es­te ac­to des­pre­cia­ble”, di­jo el se­na­dor. “La vio­len­cia de cual­quier ti­po es inacep­ta­ble en nues­tra so­cie­dad, y con­deno es­ta ac­ción en los tér­mi­nos más enér­gi­cos po­si­bles”.

El ata­can­te era ori­gi­na­rio de Be­lle­vi­lle, Illi­nois, don­de tra­ba­jó has­ta fi­nes del año pa­sa­do. Sus ve­ci­nos es­ta­ban ayer sor­pren­di­dos pues lo con­si­de­ra­ban un hom­bre tra­ba­ja­dor y agra­da­ble. “Era dis­ten­di­do, al­go tos­co. Nun­ca ha­bló de po­lí­ti­ca con no­so­tros. Era muy po­pu­lar por aquí, la gen­te lo co­no­cía”, con­tó a la pren­sa Matt­hew Jett, quien tra­ba­ja en un ca­fé de Be­lle­vi­lle que Hodg­kin­son fre­cuen­ta­ba.

Agen­tes del FBI tra­ba­jan en el lu­gar del ti­ro­teo, en Ale­xan­dria, Vir­gi­nia,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.