Can­ti­lla­na a dos ban­das: es­ta­rá a la mis­ma ho­ra en TVN y C13

Es pro­ta­go­nis­ta en 62: his­to­ria de un Mun­dial (TVN) y par­te del elen­co de Papá Mono (Ca­nal 13). Am­bas van en ho­ra­rio pri­me. “Es una ca­sua­li­dad del fas­ci­nan­te mun­do de la te­le­vi­sión”, di­ce.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Po­cos ac­to­res pue­den dar­se el lu­jo de es­tre­nar dos se­ries el mis­mo día, en el mis­mo ho­ra­rio y en dis­tin­to ca­nal. “Son co­sas que pa­san, na­da que ha­cer ahí”, di­ce Nés­tor Can­ti­lla­na, quien vuel­ve por dos a la pan­ta­lla chi­ca es­te do­min­go. Mien­tras en TVN in­ter­pre­ta­rá a Juan Pin­to Du­rán en

62: his­to­ria de un Mun­dial, en Ca­nal 13 se pon­drá en la piel de Goy­co­lea, el ami­go y cóm­pli­ce de Luis Gnec­co en Papá Mono.

“Es una ca­sua­li­dad del fas­ci­nan­te mun­do de la te­le­vi­sión y de lo fluc­tuan­te que re­sul­ta el tra­ba­jo del ac­tor”, co­men­ta a La Ho­ra. “Si hu­bie­ra es­ta­do con con­tra­to más lar­go, más per­ma­nen­te en cual­quie­ra de los dos ca­na­les, no ha­bría po­di­do par­ti­ci­par de la se­rie de al la­do, pe­ro tu­ve la suer­te de po­der es­tar en dos pro­yec­tos que me pa­re­cie­ron in­tere­san­tes, a pe­sar de que son es­ti­los to­tal­men­te dis­tin­tos”, apun­ta.

-¿Ma­la suer­te que los pro­gra­mas va­yan en el mis­mo ho­ra­rio?

-Es una co­yun­tu­ra ra­ra. Gra­bé los pro­yec­tos en mo­men­tos dis­tin­tos, es una ca­sua­li­dad que se es­tre­nen el mis­mo día. Pe­ro lo que más me gus­ta de es­te es­ce­na­rio es que es­toy en dos co­lo­res sú­per dis­tin­tos, y es­pe­ro por el bien de la in­dus­tria na­cio­nal y por el bien del tra­ba­jo de los ac­to­res, que a las dos se­ries les va­ya bien, que es­tén pe­lean­do pun­to a pun­to, con har­to rating, que per­mi­ta que los ca­na­les in­vier­tan más en pro­duc­cio­nes na­cio­na­les que ex­tran­je­ras. -¿Pe­ro ha­rás zap­ping?

-Es­ta vez voy a es­tar con los com­pa­ñe­ros del Mun­dial del 62 vien­do el ca­pí­tu­lo.

SAL­TO A LA CAN­CHA

Aun­que Can­ti­lla­na re­co­no­ce no ser un fa­ná­ti­co del fút­bol, no tu­vo du­das en re­vi­vir la tras­tien­da del cam­peo­na­to de­por­ti­vo. 62, his­to­ria de un mun­dial na­rra las pe­ri­pe­cias que de­bie­ron rea­li­zar Car­los Ditt­born (Mar­cial Ta­gle), Er­nes­to Al­vear (Fer­nan­do Fa­rías) y Juan Pin­to Du­rán (Can­ti­lla­na) pa­ra traer por pri­me­ra vez el even­to fut­bo­lís­ti­co a tie­rras lo­ca­les. “Ade­más in­ter­pre­to a Pin­to Du­rán, un nom­bre que la gen­te de in­me­dia­to aso­cia con La Ro­ja”, agre­ga.

“Es­ta se­rie in­clu­yó un tra­ba­jo muy de­li­ca­do, mi­nu­cio­so, don­de el tex­to es­cri­to por Jo­se­fi­na Fer­nán­dez (La po­seí­da) y su equi­po de­no­ta que hu­bo mu­cha in­ves­ti­ga­ción. Es ri­co des­cu­brir y co­no­cer un po­co más la his­to­ria tras es­ta ges­ta. Yo por lo me­nos no di­men­sio­na­ba lo que en ese tiem­po sig­ni­fi­ca­ba que Chi­le pos­tu­la­ra a ser la se­de mun­dia­le­ra, y que de­bía com­pe­tir con paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na que te­nían to­do pa­ra lo­grar­lo. Chi­le só­lo te­nía las ga­nas, no ha­bía ni re­cur­sos, ni es­ta­dios. Ade­más hu­bo un te­rre­mo­to en­tre me­dio, las pla­tas comprometidas se di­ri­gie­ron a co­sas más ur­gen­tes. En ver­dad fue una ha­za­ña y es emo­cio­nan­te ver có­mo es­tos per­so­na­jes, es­tos ami­gos, es­tos idea­lis­tas, hi­cie­ron to­do lo que pu­die­ron pa­ra lo­grar su me­ta. Y la his­to­ria su­ma un tin­te dra­má­ti­co, poé­ti­co, por­que mu­chos de ellos no pu­die­ron ver a lo gran­de los fru­tos de su cru­za­da”, cuen­ta. -¿Per­mi­ti­rá ver de otra ma­ne­ra la in­dus­tria del fút­bol?

-Aho­ra ca­si no nos sor­pren­de­mos con la can­ti­dad de pla­ta que ga­nan los gran­des ju­ga­do­res, pe­ro en aque­llos tiem­pos, mu­chos te­nían un tra­ba­jo apar­te. El fút­bol era ca­si un hobby. Por lo mis­mo, el cre­ci­mien­to que tu­vo la se­lec­ción en mano

de Fer­nan­do Rie­ra (en los za­pa­tos de Da­niel Mu­ñoz) es tan des­ta­ca­do has­ta hoy en día. Pa­ra la gen­te en­ten­di­da en la ma­te­ria, hay un an­tes y un des­pués de él co­mo di­rec­tor téc­ni­co.

-¿La se­rie tam­bién se ha­ce car­go del Chi­le cha­que­te­ro, de ese que has­ta el úl­ti­mo mo­men­to pen­só que traer el mun­dial era un me­ro ca­pri­cho?

-Al­go de eso hay, pe­ro es una se­rie bien po­si­ti­va, y tie­ne el com­po­nen­te fa­mi­liar que per­mi­te en­gan­char con los per­so­na­jes des­de el pri­mer ca­pí­tu­lo, siem­pre des­de la ve­re­da de las di­fi­cul­ta­des que de­bie­ron en­fren­tar. Lo más re­le­van­te es que no es un re­la­to só­lo pa­ra los aman­tes del fút­bol. Los que no son fa­ná­ti­cos ten­drán la opor­tu­ni­dad de ver cuán­to cues­ta echar a an­dar una ha­za­ña de es­ta en­ver­ga­du­ra, y los cos­tos per­so­na­les que con­lle­vó.

Jun­to a Luis Gnec­co, Can­ti­lla­na es par­te del elen­co de Papá mono, de Ca­nal 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.