Huen­chu­mi­lla: el nuevo pac­to pa­ra la Arau­ca­nía que pro­po­ne el ex in­ten­den­te de la re­gión

Po­lí­ti­co a la an­ti­gua, de pa­dre ma­pu­che y ma­dre es­pa­ño­la, Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla pro­po­ne un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la so­cie­dad chi­le­na: un país plurinacional en don­de la sa­li­da al con­flic­to en la Arau­ca­nía si­gue sien­do, pa­ra él, la po­lí­ti­ca.

La Hora - - Portada - Tex­tos C. Ju­lio Fo­to­gra­fía: Agen­ciaUno

Ma­pu­chi­za­do, DC y un po­lí­ti­co a la an­ti­gua. Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla, ex mi­nis­tro, ex in­ten­den­te, ex sub­se­cre­ta­rio y ac­tual ciu­da­dano de la Re­pú­bli­ca aca­ba de sa­car un li­bro -que se­rá lan­za­do el lu­nes y que lle­va por tí­tu­lo Plu­ri­na­cio­na­li­dad, el nuevo pac­toen el que res­ca­ta las pro­pues­tas que un día pen­só pa­ra un Chi­le plurinacional, un país en don­de no hay he­ri­das ni deu­das y que camina ha­cia los es­tán­da­res de na­cio­nes que en­con­tra­ron el equi­li­brio en la di­ver­si­dad.

A ra­tos in­clu­so ino­cen­te, Huen­chu­mi­lla pro­po­ne un país or­de­na­do por el bien co­mún y la sen­sa­tez, con una ra­di­cal re­no­va­ción del sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, des­de den­tro, con cam­bios pau­la­ti­nos y con­fian­za en la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de to­dos los sec­to­res. De ha­blar re­fle­xi­vo y pau­sa­do, Huen­chu­mi­lla, que en ma­pu­dun­gún sig­ni­fi­ca “el hom­bre de oro”, vis­lum­bra el Chi­le del ma­ña­na.

El diagnóstico del po­lí­ti­co es cla­ro y lo vie­ne plan­tean­do ha­ce tiem­po. El con­flic­to ma­pu­che es un pro­ble­ma po­lí­ti­co. Y hay que en­fren­tar­lo des­de un re­pen­sar el país. “A Chi­le le ha­ce fal­ta mi­rar­se al es­pe­jo y ha­cer un re­co­no­ci­mien­to de cuál es su es­truc­tu­ra so­cial, de có­mo se for­mó el Es­ta­do, de có­mo lle­ga­mos a lo que so­mos. A mí me pa­re­ce que to­da­vía nos fal­ta sin­ce­rar la reali­dad, un acep­tar­se có­mo es y no que­re­mos acep­tar eso. Cuan­do eso no su­ce­de se pro­du­ce una es­qui­zo­fre­nia en­tre lo que se pien­sa y la reali­dad que trans­cu­rre aba­jo.

“Por mu­cho que las au­to­ri­da­des y los par­ti­dos po­lí­ti­cos y el Es­ta­do di­gan que aquí so­la­men­te exis­te el pue­blo chi­leno, la ver­dad de las co­sas es que exis­te un pue­blo chi­leno y pue­blos ori­gi­na­rios. Esa es una reali­dad in­sos­la­ya­ble; cuan­do ese sin­ce­ra­mien­to no se pro­du­ce em­pie­zan los pro­ble­mas por­que hay una es­qui­zo­fre­nia en­tre el pen­sa­mien­to y la reali­dad: ese es el pro­ble­ma po­lí­ti­co que veo en Chi­le”.

“A Chi­le le ha­ce fal­ta mi­rar­se al es­pe­jo y ha­cer un re­co­no­ci­mien­to de cuál es su es­truc­tu­ra so­cial, de có­mo se for­mó el Es­ta­do, de có­mo lle­ga­mos a lo que so­mos”

-¿Có­mo se en­fren­ta es­te pro­ble­ma po­lí­ti­co?

-Uno de los ca­mi­nos pue­de ser el re­co­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro lo pri­me­ro es que exis­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca, de los ac­to­res chi­le­nos de de­cir va­mos a cons­truir un es­ta­do di­fe­ren­te, va­mos a re­for­mar el es­ta­do que cons­trui­mos el si­glo die­ci­nue­ve, un es­ta­do mo­no­co­lor y va­mos a acep­tar la di­ver­si­dad, va­mos a es­tar de acuer­do en que eso no afec­ta la uni­dad del Es­ta­do. Hay mu­chos ejem­plos de es­to en el mun­do don­de hay uni­dad en la di­ver­si­dad.

-En un mun­do ideal don­de exis­te la de­ci­sión po­lí­ti­ca de en­ca­rar el te­ma, ¿có­mo se lo­gra un es­ta­do plurinacional?

-Aquí en­tra­mos a los ins­tru­men­tos y son na­tu­ral­men­te las re­for­mas del es­ta­do que se ha­cen a tra­vés de una re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción, don­de te­ne­mos un es­ta­do uni­ta­rio pe­ro di­ver­so y plu­ral y en don­de, en con­se­cuen­cia, los in­dí­ge­nas son re­co­no­ci­dos co­mo ac­to­res con de­re­chos en vir­tud de los prin­ci­pios de los de­re­chos in­ter­na­cio­na­les de los pue­blos in­dí­ge­nas. Un te­ma es la de­ci­sión po­lí­ti­ca y su im­ple­men­ta­ción. El otro te­ma es có­mo el es­ta­do re­pa­ra los da­ños cau­sa­dos a lo lar­go de la his­to­ria. Lo que ha ve­ni­do ha­cien­do el es­ta­do chi­leno de com­prar tie­rras, de res­ti­tuir tie­rras, se en­mar­ca den­tro de ese ac­to de re­pa­ra­ción por los da­ños cau­sa­dos.

-Ese pro­ce­so hay que ter­mi­nar­lo, afi­nar­lo, no es eterno y por lo tan­to ese te­ma ha­brá que ha­cer­lo en el plano de los te­rri­to­rios, de las tie­rras, de las fo­res­ta­les, en el te­ma de la po­bre­za, de la edu­ca­ción, tal co­mo se ha he­cho en otras par­tes del mun­do y vol­ve­rá la paz en la re­gión de la Arau­ca­nía y en las re­gio­nes ale­da­ñas. Des­pués nos que­da una ter­ce­ra pa­ta que es el te­ma cul­tu­ral de po­der re­en­con­trar­nos y acep­tar­nos en la di­ver­si­dad y en eso jue­gan un rol muy im­por­tan­te la edu­ca­ción, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y que la di­ver­si­dad sea acep­ta­da co­mo una co­sa va­lio­sa en nues­tra so­cie­dad.

Huen­chu­mi­lla cree que pa­ra el cam­bio es fun­da­men­tal la vo­lun­tad. Vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción, vo­lun­tad in­di­vi­dual pa­ra cam­biar la mi­ra­da a la di­ver­si­dad. Cuan­do asu­mió co­mo In­ten­den­te, en 2014, le­yó una declaración que mar­ca­ría su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ma­pu­chi­za­da: “En mi con­di­ción de In­ten­den­te, y de lla­mar­me Huen­chu­mi­lla Jaramillo, abar­ca­dor de am­bos mun­dos, ven­go a pe­dir per­dón al pue­blo ma­pu­che por el des­po­jo que el Es­ta­do de Chi­le le hi­zo de sus tie­rras; y tam­bién a los co­lo­nos ve­ni­dos des­de le­jos y sus des­cen­dien­tes que han cons­trui­do sus vi­das en nues­tro país, por­que el Es­ta­do de Chi­le los tra­jo al lu­gar inade­cua­do en un mo­men­to inopor­tuno”. Es­ta declaración le va­lió crí­ti­cas y un

pun­to de in­fle­xión. Un año y me­dio más tar­de es­ta­ría fue­ra de la In­ten­den­cia. El mo­men­to opor­tuno tam­po­co es­tu­vo de su la­do. -¿Cuán­to tiem­po ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer ese cam­bio en la so­cie­dad?

-Es un pro­ce­so lar­go a mi jui­cio. No es una co­sa de un pe­rio­do pre­si­den­cial, es de lar­go alien­to. Los cam­bios de es­ta na­tu­ra­le­za im­pli­can un pro­ce­so de ma­du­ra­ción. Los pro­ce­sos cul­tu­ra­les son len­tos, en­ton­ces tie­nen que pa­sar unos vein­te, trein­ta años pa­ra que es­to va­ya cua­jan­do, ma­du­ran­do y cam­bian­do. Creo que tie­ne que pa­sar la ge­ne­ra­ción de la Guerra Fría, del Gol­pe de Es­ta­do. Tie­nen que ve­nir nue­vos ac­to­res jó­ve­nes de la de­re­cha, del cen­tro y de la iz­quier­da. En ese lar­go alien­to soy op­ti­mis­ta. -¿Có­mo se res­ta­ble­ce la re­la­ción en­tre el pue­blo ma­pu­che y el Es­ta­do?

-Ese es el dra­ma que hoy día te­ne­mos co­mo país. Sec­to­res del mun­do ma­pu­che, so­bre to­do jó­ve­nes, re­cu­rren a la vio­len­cia por­que sim­ple­men­te de­ja­ron de creer en el Es­ta­do, en­ton­ces hay una pro­fun­da de­s­es­pe­ran­za en mu­chos jó­ve­nes que sim­ple­men­te no creen en na­da. Ese es el desafío po­lí­ti­co de los di­ri­gen­tes de un país. La pre­gun­ta es qué ha­cer co­mo di­ri­gen­te po­lí­ti­co fren­te a un cua­dro de esa na­tu­ra­le­za. No va­len las pro­me­sas, ni va­len los pro­gra­mas, lo que va­le son los he­chos. El es­ta­do chi­leno lo que tie­ne que ha­cer es en­trar al fon­do del te­ma con un diá­lo­go de ver­dad que im­pli­que de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de re­for­ma del es­ta­do. Cuan­do esas de­ci­sio­nes y ese diá­lo­go se con­cre­ten en una re­for­ma pro­fun­da del Es­ta­do, pro­ba­ble­men­te los jó­ve­nes van a re­cu­pe­rar la es­pe­ran­za de que la vía po­lí­ti­ca sea la vía de so­lu­ción de los pro­ble­mas.

-Si uno ve y es­cu­cha los de­ba­tes pre­si­den­cia­les, uno se vuel­ve un po­qui­to es­cép­ti­co por­que los de­ba­tes pre­si­den­cia­les han si­do bas­tan­te po­bres al res­pec­to y no se vis­lum­bra una pos­tu­ra po­lí­ti­ca de fon­do y se­ria. La sa­li­da a la vio­len­cia es la sa­li­da po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.