Acei­te de oli­va aho­ra

La Hora - - En2minutos - Con­sue­lo Goep­pin­ger Pe­rio­dis­ta vi­vir­pa­ra­co­mer.cl, miem­bro del Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos

Fres­co, fru­to­so y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, de un agra­da­ble pi­cor, el acei­te de oli­va es una de las me­jo­res gra­sas ve­ge­ta­les pa­ra co­ci­nar y, tam­bién, de las más sa­lu­da­bles. ¿La ra­zón? No so­lo cuen­ta con al­tas do­sis de an­ti­oxi­dan­tes y po­li­fe­no­les, sino que so­por­ta me­jor las al­tas tem­pe­ra­tu­ras – es ex­ce­len­te pa­ra freír– y es muy ver­sá­til en la co­ci­na: se pue­de usar en ade­re­zos pa­ra en­sa­la­das, en sal­tea­dos de car­nes y ver­du­ras e, in­clu­so, pa­ra dar­le el to­que fi­nal a un pos­tre, co­mo un brow­nie o mous­se de cho­co­la­te.

Y a pe­sar de to­das es­tas cua­li­da­des, en Chi­le no es tan con­su­mi­do. Se­gún ci­fras de Chi­le Oli­va, en­tre 2015 y 2016 el con­su­mo anual del país fue de unas 6.000 to­ne­la­das; bas­tan­te me­nor que en Italia y Es­pa­ña, don­de en el mis­mo año fue de al­re­de­dor de 580 y 490 mil to­ne­la­das. El pre­cio pue­de ser una ra­zón: un li­tro de acei­te de oli­va cues­ta, al me­nos, el do­ble que uno de ma­ra­vi­lla o ve­ge­tal. Es­te es el me­jor mo­men­to pa­ra com­prar­lo, ya que en es­tas fe­chas co­mien­zan a apa­re­cer los acei­tes de oli­va del año. Eso sí, hay una se­rie de de­ta­lles que de­be to­mar en cuen­ta. Pri­me­ro: el me­jor es el ex­tra vir­gen. A di­fe­ren­cia del que es sim­ple­men­te “vir­gen”, man­tie­ne sus cua­li­da­des in­tac­tas, ya que en su pro­duc­ción se uti­li­za­ron oli­vas de bue­na ca­li­dad; na­da de acei­tu­nas po­dri­das ni fer­men­ta­das. Lue­go, fí­je­se en el año: mien­tras más cer­ca de la fe­cha en la que fue pro­du­ci­do se con­su­man, me­jor sa­bor ten­drá. La vi­da útil de un acei­te de oli­va es de má­xi­mo dos años. Otro fac­tor que hay que to­mar en cuen­ta es el aro­ma. Si tie­ne un fuer­te olor a acei­tu­na, no es buen in­di­ca­dor. El ideal es que hue­la a ají, to­ma­tes, hier­bas fres­cas y man­za­na. Asi­mis­mo, com­pre los que ven­gan en bo­te­llas de co­lor ver­de o que no sean trans­pa­ren­tes: con la luz, el acei­te se oxi­da y se po­ne ran­cio.

Por úl­ti­mo, com­pre mar­cas chilenas: ade­más de ser más ba­ra­tas que los im­por­ta­dos, son de ex­ce­len­te ca­li­dad. No por na­da ha ga­na­do de­ce­nas de pre­mios du­ran­te los úl­ti­mos años, su­peran­do in­clu­so a ex­po­nen­te ita­lia­nos y es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.