El nuevo rol del pa­dre chi­leno: un di­fí­cil pe­ro sa­tis­fac­to­rio ca­mino

La cre­cien­te vo­lun­tad de los hom­bres de asu­mir el cui­da­do y la crian­za de sus hi­jos aún cho­ca con pre­jui­cios so­cia­les, cul­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les. Fal­tan cam­bios co­lec­ti­vos aún más pro­fun­dos.

La Hora - - E. Especiales -

His­tó­ri­ca­men­te he­mos si­do edu­ca­dos pa­ra res­pon­der a cier­tos “ro­les”. Así, tra­di­cio­nal­men­te a los hom­bres se les ha li­ga­do al mun­do del tra­ba­jo, la vi­da pú­bli­ca y la pro­vi­sión de bie­nes pa­ra el ho­gar, mien­tras que a la mu­jer se le atri­bu­ye el cui­da­do de la ca­sa y la crian­za de los hi­jos. Pe­ro hoy ca­da vez más mu­je­res han aban­do­na­do el mun­do de lo pri­va­do y del ho­gar pa­ra su­mar­se al del tra­ba­jo y, al mis­mo tiem­po, los hom­bres es­tán ad­qui­rien­do ma­yor par­ti­ci­pa­ción, por ejem­plo, en el cui­da­do de sus hi­jos.

“Los pa­dres es­tán que­rien­do in­cluir­se más en es­te ám­bi­to, acu­dien­do a los con­tro­les de sa­lud de los ni­ños o a los co­le­gios. Es­tán que­rien­do te­ner un pro­ta­go­nis­mo en la crian­za”, di­ce la si­có­lo­ga Mar­ce­la Cue­vas, Coor­di­na­do­ra del Área In­fan­to-Ju­ve­nil de la Clí­ni­ca de Aten­ción Psi­co­ló­gi­ca (CAPs) de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la U. de Chi­le.

Sin em­bar­go, es­te avan­ce ha si­do len­to y los vo­lun­ta­rio­sos pa­dres que quie­ren más par­ti­ci­pa­ción en es­te ám­bi­to aún cho­can con es­truc­tu­ras so­cia­les, cul­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les que les di­fi­cul­tan es­ta ta­rea.“Aún de­ben cam­biar más con­di­cio­nes en el con­tex­to, so­cial y cul­tu­ral, pa­ra que los pa­dres pue­dan asu­mir es­te nuevo rol más en pro­fun­di­dad”, ase­gu­ra Cue­vas.

CAM­BIO PRO­FUN­DO

Al res­pec­to, es­ta si­có­lo­ga -que tam­bién atien­de en el área pri­ma­ria de sa­lud­cree ne­ce­sa­rio un cam­bio en el ám­bi­to la­bo­ral.“Hay que mo­di­fi­car el te­ma de las ho­ras de tra­ba­jo, de las ho­ras, de la fle­xi­bi­li­dad, so­bre to­do en áreas más vul­ne­ra­bles, don­de es prin­ci­pal­men­te el hom­bre el que tra­ba­ja fue­ra de la ca­sa y es al que se le pi­den las ho­ras ex­tras, el que tra­ba­ja los fi­nes de se­ma­na, etc.”, en­fa­ti­za. Tam­bién -di­ce- las ins­ti­tu­cio­nes aún va­lo­ran más la ex­pe­rien­cia de las ma­dres res­pec­to a sus hi­jos que la de los pa­dres.“Mu­chos pa­dres nos cuen­tan que en los con­sul­to­rios o en las sa­las cu­nas los pro­fe­sio­na­les

pre­fie­ren tra­tar con las ma­dres y ellos no son con­si­de­ra­dos”, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta. Es­to, a su jui­cio, au­men­ta la di­fe­ren­cia so­cial que se ha­ce en­tre pa­dres y ma­dres, lo que aten­ta con­tra la vin­cu­la­ción y el ape­go de los pa­dres con los hi­jos.

“Ellas aún son tra­ta­das, so­cial y cul­tu­ral­men­te, co­mo las ex­per­tas en la crian­za, y la re­la­ción del pa­dre aún es vis­ta des­de el jue­go y la en­tre­ten­ción”, apun­ta.

Pe­ro Cue­vas cree que en es­to tam­bién tie­nen cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­nas ma­más. “La ma­dre de­be ce­der es­pa­cios en su lu­gar de sa­bi­du­ría al hom­bre. Al­gu­nas ma­dres nos di­cen: es que no lo ha­cen tan bien co­mo

yo o yo lo ha­go más rá­pi­do, pa­ra qué lo va a ha­cer él’. No hay tan­ta con­fian­za en que el hom­bre lo pue­da ha­cer bien o que ten­ga ca­pa­ci­dad de apren­der y ad­qui­rir esas ha­bi­li­da­des”, re­la­ta la si­có­lo­ga del área in­fan­to-ju­ve­nil del CAPs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.