“Cuan­do ves a un muer­to pa­re­ce que es­tá co­mo en un es­pe­jo em­pa­ña­do”

La me­dium habla de La her­man­dad, el pro­gra­ma de fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les que se es­tre­na el mar­tes en CHV. “Van a ver ma­gia ne­gra, exor­cis­mos y más”, ade­lan­ta.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

Cuan­do Va­nes­sa Daroch era ni­ña su ma­má tra­ba­ja en el Hos­pi­tal San Bor­ja Arria­rán. Te­nía 7 años, se sen­ta­ba en su ofi­ci­na, que que­da­ba cer­ca de la sa­la de au­top­sias del cen­tro asis­ten­cial, y em­pe­za­ba a ha­blar con muer­tos. Igual que en la pe­lí­cu­la Sex­to sen­ti­do, con la sal­ve­dad de que los fa­lle­ci­dos no se le apa­re­cían con he­ri­das, ni lle­nos de san­gre.

“Yo le de­cía ‘ma­má, veo a una abue­li­ta que fa­lle­ció de es­to’. O ‘a ese ni­ño le pe­ga­ron en la ca­be­za’. Y mi ma­má ahí pu­so ojo”, re­cuer­da. Los da­tos bio­grá­fi­cos y los de­ta­lles que en­tre­ga­ba de los muer­tos coin­ci­dían con la reali­dad. Así se dio cuen­ta de que su hi­ja no in­ven­ta­ba, sino que te­nía un don. Esa mis­ma ha­bi­li­dad la pu­so Va­nes­sa Daroch al ser­vi­cio de La her­man­dad, el pro­gra­ma de CHV que de­bu­ta es­te mar­tes y que se cen­tra­rá en ac­ti­vi­da­des pa­ra­nor­ma­les, exor­cis­mos, ma­gia ne­gra, fan­tas­mas, ca­sas em­bru­ja­das y to­do lo que gi­ra en el mun­do del más allá.

“Es­toy fe­liz por­que siem­pre qui­se es­tar en un pro­gra­ma co­mo La her­man­dad, que abor­da­ra los te­mas que yo tra­to. Ade­más que el equi­po es una ver­da­de­ra her­man­dad. Ca­da uno tie­ne al­go di­fe­ren­te, no hay egos ni en­vi­dias, al­guien tie­ne un da­to y se lo da al otro, es­ta­mos sú­per com­pe­ne­tra­dos”, di­ce so­bre el tra­ba­jo jun­to al ta­ro­tis­ta y si­có­gra­fo Ál­va­ro Santi, el teó­lo­go Hu­go Ze­pe­da, el pe­rio­dis­ta Cris­tián Con­tre­ras (co­no­ci­do co­mo Doc­tor Fi­le) y Ju­lio Cé­sar Ro­drí­guez en la con­duc­ción.

-¿Es cier­to que les ocu­rrie­ron he­chos pa­ra­nor­ma­les

mien­tras gra­ba­ban al­gu­nos ca­pí­tu­los de

La her­man­dad? -Sí, de ver­dad que sí. Cuan­do me pi­die­ron in­gre­sar al pro­gra­ma yo sa­bía que en más de una gra­ba­ción iban a pa­sar co­sas. Hay lu­ga­res que nos han ha­bla­do, he­mos cap­ta­do so­ni­dos por si­co­fo­nía. En otros el am­bien­te es­ta­ba gé­li­do y frío. Lu­ga­res car­ga­dos, pre­sen­cias, he­mos gra­ba­do te­mas de ma­gia ne­gra. No­so­tros, co­mo ex­per­tos, es­ta­mos acos­tum­bra­dos, pe­ro mu­chas per­so­nas del equi­po no. Y se han sor­pren­di­do.

-¿Esos en­cuen­tros se pa­re­cen a lo que ve­mos en pe­lí­cu­las de te­rror?

-Tie­ne un cier­to pa­re­ci­do a las pe­lí­cu­las, pe­ro lo que más se ase­me­ja es el olor dis­tin­to. Cuan­do hay ma­gia ne­gra o car­gas, co­sas de vu­dú o ro­pas en­te­rra­das, es un olor pu­tre­fac­to y que no vie­ne de un so­lo lu­gar, en­vuel­ve el lu­gar. Y el frío es fun­da­men­tal, por­que ellos vi­ven en un lu­gar a otra tem­pe­ra­tu­ra, ba­ja mu­cho la tem­pe­ra­tu­ra. Lo he­mos me­di­do: ba­ja de 12 a 5 gra­dos fá­cil­men­te. Hay rui­dos y si pre­gun­tas ¿hay al­guien ahí? te con­tes­tan vá­yan­se.

-¿Son pre­sen­cias agre­si­vas?

-Al­gu­nas y otras no. Hay al­gu­nas don­de he ido y hay mu­cha agre­si­vi­dad, les bo­tan las co­sas en la ca­sa, em­pu­jan, hay gol­pes, o los as­fi­xian de no­che, to­do lo que ge­ne­re te­rror. Pe­ro cuan­do una per­so­na quie­re de­cir­le a un fa­mi­liar que es­tá bien, no ge­ne­ra mie­do. Son los en­tes que va­gan los que pro­du­cen te­rror.

-¿Qué ti­pos de ca­sos va­mos a ver en

La her­man­dad? -Ca­sas em­bru­ja­das heavy, en to­dos la­dos. He­mos sa­li­do a gra­bar al ex­tran­je­ro exor­cis­mos, ri­tua­les con ma­gia ne­gra, co­sas que no se han vis­to mu­cho en te­le­vi­sión. Y la idea del pro­gra­ma tam­bién es mos­trar las ver­da­des. Por ejem­plo, me­ter­se en el cuer­po de al­guien es ca­si im­po­si­ble, co­mo se ve en la pe­lí­cu­la Ghost cuan­do Pa­trick Sway­ze en­tra en el cuer­po de la me­dium Oda Mae. Eso es muy di­fí­cil por­que dos al­mas no ca­ben en un cuer­po. Va­mos

a ir de­ve­lan­do esos mi­tos. O fo­to­gra­fías con fan­tas­mas ana­li­za­das por ex­per­tos. Na­da es el azar, que­re­mos dar­le esa mi­ra­da más cien­tí­fi­ca.

-¿Por qué nos in­tere­sa tan­to el más allá?

-Es­to vie­ne de si­glos atrás, siem­pre nos ha in­tere­sa­do lo ocul­to, lo que no co­no­ce­mos. Aho­ra es­tá más en bo­ga por­que la gen­te abre más sus men­tes. Yo lo vi­ví, en mi co­le­gio, que era ca­tó­li­co, siem­pre lo tu­ve que ocul­tar, pe­ro hoy ca­da vez me­nos y por eso qui­zás la gen­te se ale­ja de los cre­dos re­li­gio­sos.

-¿Tú ha­blas con muer­tos?

-Sí, pe­ro eso no se es­tu­dia, es un don. To­dos te­ne­mos un ca­nal en la co­ro­ni­lla de la ca­be­za, un ca­nal ener­gé­ti­co, a los 7 a al­gu­nos lo cie­rran y otros lo desa­rro­llan sin que­rer. Es mi ca­so. Pe­ro no es lo mis­mo de­cir que de­cir veo gen­te pa­sar, veo a una abue­la que a los 13 años se ca­yó en la es­ca­le­ra de su ca­sa de tres pi­sos.

Ellos dan da­tos es­pe­cí­fi­cos. Los veo ves­ti­dos, siem­pre más jó­ve­nes de cuan­do mu­rie­ron. Cuan­do ves a un muer­to pa­re­ce que es­tá co­mo en un es­pe­jo em­pa­ña­do. Y su voz se oye co­mo un su­su­rro. No son ní­ti­dos co­mo los vi­vos.

-¿Por qué yo ten­dría que creer que es ver­dad?

-Mi­ra, yo lo veo en mi con­sul­ta. Ha­ce poco un pas­tor evan­gé­li­co fue con su hi­ja por un fa­mi­liar. Él no creía en na­da y al fi­nal cuan­do hi­ci­mos con­tac­to me di­jo us­ted tie­ne un

don. A mí me re­con­for­ta el al­ma ver que una ma­má pue­de en­con­trar paz cuan­do su hi­jo ase­si­na­do le di­ce que es­tá bien. Los mon­jes de Bra­sil han sa­na­do gen­te con cán­cer y no hay ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca. Co­sas así ve­rán en el pro­gra­ma. Por qué no pue­de ha­ber al­go más allá si se su­po­ne que Je­sús mu­rió en la cruz y le se­gui­mos ha­blan­do, por qué lo ha­ce­mos si es­tá muer­to. Por qué no pue­den creer que yo ha­blo con un fa­lle­ci­do, si hay mu­cha gen­te que cree y le habla a Je­sús.

-¿Qué de­be­ría ha­cer si me pe­nan o apa­re­ce un fan­tas­ma en mi ca­sa?

-Si hay ma­gia ne­gra hay que lle­var a al­guien que se­pa de bru­je­ría y que lo sa­que, si hay tie­rra de ce­men­te­rio, co­sas en­te­rra­das en la ca­sa o si al­guien fa­lle­ció y si­gue ahí. A ve­ces en ca­sas car­ga­das di­go bus­quen aquí y apa­re­cen osa­men­tas. Si hay en­tes que pe­nan hay que ha­cer una se­sión pa­ra sa­ber quién es y qué ne­ce­si­ta. Pe­ro nun­ca pren­der sahu­me­rios por­que es co­mo echar­se li­món en los ojos, los ener­va más, ha­cer un sahu­me­rio es pro­vo­car a un fan­tas­ma.

-¿El olor a so­que­te que­ma­do o cuan­do la te­le se pren­de so­la es si­nó­ni­mo de que hay un fan­tas­ma o un muer­to?

-Yo par­to por lo es­cép­ti­co. Lo pri­me­ro que pien­so es que pue­de ser un tru­co. Par­to por ahí, pue­den ser ma­las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas, ha­go un es­tu­dio com­ple­to y voy des­car­tan­do. Otras ve­ces pa­sa que hay es­pí­ri­tus ma­los co­mo en las pe­lí­cu­las, que in­ten­tan ha­cer­se pa­sar por otros. Por eso siem­pre tra­ba­jo con fo­to­gra­fías y da­tos exac­tos. Pa­ra que se en­tien­da, yo veo a los muer­tos co­mo en Sex­to sen­ti­do, pe­ro sin he­ri­das ni san­gre, se ven bien. Y to­do lo ha­go por­que me re­con­for­ta ayu­dar.

“Por qué no pue­den creer que yo ha­blo con un fa­lle­ci­do, si hay mu­cha gen­te que cree y le habla a Je­sús, que mu­rió en la cruz”.

Va­nes­sa Daroch,

me­dium y ta­ro­tis­ta.

Ál­va­ro Santi, Cris­tián Con­tre­ras, Ju­lio Cé­sar Ro­drí­guez y Hu­go Ze­pe­da, los com­pa­ñe­ros de Daroch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.