Ma­ria­na Lo­yo­la, en­tre pas­te­les y un pa­pá ca­cho

En Pa­pá mono se­rá una mu­jer se­pa­ra­da que tra­ta de rear­mar su vi­da con la ayu­da de un pa­dre sin fil­tro. “Al igual que mu­chas chilenas, ella aún vive en un en­torno ma­chis­ta”, di­ce.

La Hora - - Tiempo Libre - F.M.L.

Ca­nal 13 op­tó por un su­je­to des­len­gua­do y poco con­ven­cio­nal pa­ra fes­te­jar a los pa­pás en su día. Des­de es­te do­min­go a las 22.30 ho­ras Pa­pá mono to­ma­rá la pos­ta de­ja­da por Mas­te­rChef3, mos­tran­do el caos que pro­vo­ca en la vi­da de Fran­cis­ca, rol de Ma­ria­na Lo­yo­la, la lle­ga­da de su vi­vi­dor pa­pá a car­go de Luis Gnec­co.

Y aun­que las in­ten­cio­nes de Ca­co, su pro­ge­ni­tor, pa­re­cen no­bles, su aven­tu­re­ro y des­preo­cu­pa­do estilo des­cua­dra la vi­da de la su hi­ja, en es­pe­cial al des­cu­brir las en­se­ñan­zas y con­se­jos que le da a su nieto.

“Fran­cis­ca es una mu­jer bas­tan­te re­co­no­ci­ble, tra­ba­ja­do­ra, bue­na ma­má, preo­cu­pa­dí­si­ma de su hi­jo, que es­tá en una cri­sis pro­fun­da tras ser aban­do­na­da por un ma­ri­do infiel (Mar­cial Ta­gle). Es­tá ago­bia­da con el te­ma de criar a Ni­co­lás, de man­te­ner su ca­sa, de res­pon­der en su tra­ba­jo, co­mo mu­chas chilenas”, ex­pli­ca Lo­yo­la.

-Pe­ro de cier­to mo­do pa­sa de un pas­tel a otro, to­man­do en cuen­ta que pri­me­ro con­vi­ve con su ex ma­ri­do y lue­go con un pa­pá que le da más pro­ble­mas que so­lu­cio­nes.

-Va­mos a ir des­cu­brien­do que mi per­so­na­je, pe­se a ser he­cho y de­re­cho, es ca­ren­te de mu­chas he­rra­mien­tas afec­ti­vas. Sus pa­pás la tu­vie­ron muy jó­ve­nes y no es­tu­vie­ron del to­do pre­sen­tes en su edu­ca­ción. En­ton­ces es una mu­jer con tin­tes tra­di­cio­na­les, pe­ro que ca­re­ce de ar­mas pa­ra que­rer­se un poco más, es al­go frá­gil y muy con­fia­da. Por eso el en­ga­ño de su ma­ri­do la to­ma por sor­pre­sa, y la lle­ga­da de su pa­pá tam­bién. En cier­to mo­do, ella es víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias.

-¿Fran­cis­ca se mue­ve en un mun­do ma­chis­ta en­ton­ces?

-Sí, las mu­je­res to­da­vía se­gui­mos ha­cién­do­nos cargos de la ca­sa, y de las pe­gas que te­ne- mos afue­ra. Te ase­gu­ro que la gran ma­yo­ría de las chilenas que te­ne­mos el pri­vi­le­gio y el pla­cer de po­der tra­ba­jar en lo que nos apa­sio­na, lle­ga­mos a la ca­sa a se­guir tra­ba­jan­do. No to­dos los hom­bres ha­cen eso, to­da­vía hay mu­chos que lle­gan a su ca­sa a sen­tar­se, a po­ner­se la pan­tu­flas, ver te­le y es­pe­rar que los atien­dan. Pe­ro ten­go la sen­sa­ción de que las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes vie­nen con ga­nas de igual­dad, con la in­ten­ción de dar­le a la mu­jer el si­tio que me­re­cen, y don­de los ro­les sean mu­cho más com­par­ti­dos. En ese sen­ti­do, la se­rie mues­tra a una mu­jer em­po­de­ra­da, que de­be ha­cer­se car­go de su hi­jo, su ex y su pa­pá. Una reali­dad co­mún en Chi­le.

CUES­TA ARRI­BA

Ca­nal 13 no tie­ne fá­cil el ca­mino Lo­yo­la sa­có aplau­sos a ni­vel in­ter­na­cio­nal por su rol en la cin­ta Pa­pá, hi­ja y nieto: Luis Gnec­co, Ma­ria­na Lo­yo­la y el pe­que­ño Lu­kas Ver­ga­ra. Al más pu­ro estilo de sa­gas co­mo Star wars y Rá­pi­do y fu­rio­so, el uni­ver­so de El con­ju­ro con­ti­núa su ex­pan­sión. Al es­treno de Ana­be­lle en 2014 y a los estrenos de An­na­be­lle: la crea­ción en oc­tu­bre de 2017, y La Mon­ja a me­dia­do de 2018, se su­ma­rá The Croo­ked Man. Se­gún The Holly­wood Re­por­ter, el fil­me se cen­tra­rá en una de las pre­sen­cias ma­lig­nas de El Con­ju­ro 2, un per­so­na­je al­to, delgado y te­rro­rí­fi­co al que en­car­nó el es­pa­ñol Ja­vier Bo­tet. El per­so­na­je es­tá ba­sa­do en una po­pu­lar can­ción de cu­na bri­tá­ni­ca (The­re was a Croo­ked Man) y ha te­ni­do di­ver­sas apa­ri­cio­nes en la pantalla chi­ca: se le nom­bró en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie Far­go y tu­vo su pro­pia pe­lí­cu­la pa­ra la TV en 2016, pro­ta­go­ni­za­da por Mi­chael Jai Whi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.