CRE­CE IN­SE­MI­NA­CIÓN AR­TI­FI­CIAL EN­TRE MU­JE­RES SIN PA­RE­JA

Clí­ni­cas de me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va se­ña­lan que los ca­sos se mul­ti­pli­ca­ron en los úl­ti­mos años, con más de 400 pro­ce­di­mien­tos anua­les. Ma­yo­ría re­cu­rre a ban­cos de es­per­ma ex­tran­je­ros.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

La ma­ter­ni­dad es un te­ma im­por­tan­te pa­ra mu­chas mu­je­res. Al­gu­nas es­pe­ran has­ta úl­ti­mo mo­men­to pa­ra en­con­trar a la pa­re­ja per­fec­ta y for­mar una fa­mi­lia, pe­ro ¿qué pa­sa si el hom­bre de tus sue­ños nun­ca apa­re­ce? Ha­ce 25 años que la clí­ni­ca Mon­te­blan­co cuen­ta con la Uni­dad de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va y des­de ese en­ton­ces que las mu­je­res so­las pue­den so­me­ter­se a una in­se­mi­na­ción con ma­te­rial ge­né­ti­co de do­nan­tes. Si bien en un pri­mer mo­men­to re­cu­rrían más a es­te mé­to­do aque­llas que que­rían for­mar un ho­gar les­bo­pa­ren­tal, hoy la ten­den­cia es­tá li­de­ra­da por mu­je­res he­te­ro­se­xua­les que no tie­nen pa­re­ja. “En el úl­ti­mo de­ce­nio ha au­men­ta­do en ocho ve­ces las mu­je­res so­las que se atre­ven a es­ta téc­ni­ca. La ma­yo­ría tie­ne en­tre 35 y 42 años y nun­ca en­con­tra­ron el prín­ci­pe azul o bien, las ab­sor­bió el mun­do la­bo­ral”, in­di­ca Ri­car­do Pom­mer, di­rec­tor de la Uni­dad de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va de Mon­te­blan­co. “Ha si­do in­tere­san­te ver có­mo ha evo­lu­cio­na­do es­te te­ma. El he­cho de que la mu­jer sin pa­re­ja op­te por te­ner una fa­mi­lia, den­tro de sus de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, es un gran cam­bio, el pro­ble­ma es que se es­tá pos­ter­gan­do mu­cho la ma­ter­ni­dad. Lo otro que he po­di­do ob­ser­var en los úl­ti­mos cin­co años es que la fa­mi­lia nu­clear que ro­dea a es­ta mu­jer que to­ma la de­ci­sión vo­lun­ta­ria y proac­ti­va de usar se­men de un donante, la aco­ge y la res­pe­ta en es­te ca­mino”, agre­ga. “Ha­ce diez años ha­bía mu­cha con­sul­ta y po­ca eje­cu­ción por mie­do a qué iba a de­cir la fa­mi­lia y el mun­do la­bo­ral”, di­ce Pom­mer. Al año 200 per­so­nas sin pa­re­ja se so­me­ten a es­te pro­ce­di­mien­to en es­ta clí­ni­ca, ya sea con se­men de un co­no­ci­do o se­men de un ban­co in­ter­na­cio­nal. En es­te re­cin­to asis­ten­cial tie­nen un stock de 40 mues­tras de se­men di­fe­ren­te, pro­ve­nien­tes del Ca­li­for­nia Cr­yoBank, de EE.UU., y en ca­so de una so­li­ci­tud es­pe­cí­fi­ca, se pue­den man­dar a pe­dir más mues­tras. De he­cho, ca­da 15 días lle­gan tan­ques de es­per­ma. “Al­gu­nas mu­je­res que re­cu­rren a no­so­tros lle­gan di­cien­do que un ami­go es­tá dis­pues­to a ser donante. Si bien no nos ce­rra­mos a la do­na­ción di­rec­ta de un co­no­ci­do, les ex­pli­ca­mos la par­te le­gal de to­do es­to. Pue­de que en al­gún mo­men­to el pa­dre bio­ló­gi­co pi­da la tui­ción del ni­ño, pues así lo per­mi­te la le­gis­la­ción chi­le­na”, ex­pli­ca Pom­mer. “Eso im­pli­ca que el pa­dre se in­vo­lu­cre en la crian­za y ten­ga un ré­gi­men de vi­si­tas. Al po­ner­las en es­te con­tex­to y lle­var­las al mun­do real, só­lo el 5% se in­cli­na por un donante co­no­ci­do y la ma­yor par­te va por un donante anó­ni­mo. Hay que en­ten­der que el ban­co in­ter­na­cio­nal da se­gu­ri­dad del pun­to de vis­ta de los orí­ge­nes bio­ló­gi­cos, en cuan­to a los mar­ca­do­res tan­to de en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas, men­ta­les y de trans­mi­sión”, di­ce. En­tre los per­fi­les más bus­ca­dos es­tán los hom­bres de 1,75 me­tros, de pe­lo y ojos cas­ta­ño cla­ro. “Sor­pre­si­va­men­te eli­gen có­di­gos de va­ro­nes si­mi­la­res al chi­leno me­dio y no a los ru­bios de dos me­tros, de ojos azu­les, co­mo el ca­pi­tán del equi­po de fútbol ame­ri­cano”, ase­gu­ra el mé­di­co. Des­de in­ten­tar de­jar em­ba­ra­za­da a una mu­jer, has­ta lo­grar­lo, en to­tal de­mo­ra un mes. “La eva­lua­mos mé­di­ca­men­te, lue­go pa­sa a una en­tre­vis­ta con una psi­có­lo­ga y a la elec­ción del donante. Des­pués de so­me­te a la téc­ni­ca de in­se­mi­na­ción in­tra­ute­ri­na, de ba­ja com­ple­ji­dad”, de­ta­lla. Car­los Tron­co­so, di­rec­tor de IVI San­tia­go, clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en re­pro­duc­ción asis­ti­da que es­tá en otras par­tes del mun­do, afir­ma que ha­ce diez años que so­me­ten a mu­je­res sin pa­re­ja a es­te pro­ce­di­mien­to. Las con­sul­tas han au­men­ta­do en un 300% en sie­te años y los pro­ce­di­mien­tos cre­cen en un 30% al año. “Só­lo el úl­ti­mo año se han he­cho más de 200 ci­clos de tra­ta­mien­tos con ban­co de se­men de IVI. Los do­nan­tes son hom­bres en­tre 18 y 35 años, la ma­yo­ría de ellos son es­tu­dian­tes con un pro­me­dio de edad ba­jo los 25 años. Los es­per­mios se con­ser­van en ni­tró­geno lí­qui­do a – 196ºC”, afir­ma Tron­co­so. En la Clí­ni­ca de la Mu­jer tra­ba­jan con un ban­co de es­per­mios de EE.UU. “La mu­jer pue­de se­lec­cio­nar al donante in­gre­san­do a la pá­gi­na web del ban­co y ele­gir­lo a par­tir de ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas. La clí­ni­ca cuen­ta con una si­có­lo­ga a car­go del Pro­gra­ma de Do­na­ción de Ga­me­tos, y orien­ta a las pa­cien­tes en to­do el pro­ce­so. La se­lec­ción del donante lo pue­den ha­cer por cuen­ta pro­pia o ase­so­ra­dos por pro­fe­sio­na­les”, di­ce Pa­tri­cio Ma­so­li, gi­ne­có­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad y di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca de la Mu­jer. Cos­tos y la his­to­ria que le con­ta­rán al hi­jo

“En el úl­ti­mo de­ce­nio ha au­men­ta­do en ocho ve­ces las mu­je­res so­las que se atre­ven a es­ta téc­ni­ca”. Ri­car­do Pom­mer, clí­ni­ca Mon­te­blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.