Fútbol y bu­ro­cra­cia

La Hora - - En 2 Minutos - Ma­nuel Arís

Me en­can­ta el fútbol. Co­mo hin­cha he pa­de­ci­do mu­chos des­po­jos ar­bi­tra­les, por lo que me in­tere­só el nue­vo sis­te­ma tec­no­ló­gi­co que se im­ple­men­tó en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes (VAR). Quie­ro co­men­tar­lo, eso sí, co­mo un sis­te­ma que bus­ca que la to­ma de de­ci­sio­nes sea más trans­pa­ren­te, con­fia­ble y li­bre de co­rrup­ción, tal co­mo pa­sa con las me­di­das im­pul­sa­das pa­ra un ma­yor con­trol en el Es­ta­do.

Ba­jo ese ob­je­ti­vo, la im­ple­men­ta­ción del VAR tie­ne al me­nos dos de­bi­li­da­des enor­mes:

1. To­do sis­te­ma de con­trol va a pro­vo­car al­gún ti­po de per­jui­cio en la agi­li­dad de las de­ci­sio­nes, por lo que siem­pre de­be pon­de­rar­se si la con­tri­bu­ción a ma­yor jus­ti­cia va­le la pe­na. En es­te ca­so, me pa­re­ce que el sis­te­ma no des­pe­ja du­das, pues no im­po­ne una evi­den­cia irre­fu­ta­ble, y aho­ra la de­ci­sión es más len­ta, ca­ren­te de la ve­lo­ci­dad que la cons­ta­ta­ción que un gol re­quie­re. Lo mis­mo pue­de ocu­rrir en el sis­te­ma pú­bli­co, por ejem­plo, con las san­cio­nes a in­frac­cio­nes a le­yes elec­to­ra­les: son co­no­ci­das so­lo des­pués que ha ocu­rri­do la elec­ción y cuan­do no pue­den afec­tar el re­sul­ta­do.

2. El sis­te­ma ca­re­ce de trans­pa­ren­cia, y ella es fun­da­men­tal pa­ra no dar lu­gar a teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. ¿Quién es­tá en las pan­ta­llas? ¿Quién to­ma la de­ci­sión de anu­lar o va­li­dar un gol? Pa­re­ce que el se­cre­to fue­ra in­clu­so in­ten­cio­na­do por la Fi­fa, al mos­trar a los 3 o 4 pro­ta­go­nis­tas de es­pal­das, con luz te­nue. La fal­ta de trans­pa­ren­cia no con­tri­bu­ye a que el sis­te­ma de con­trol sea le­gí­ti­mo pa­ra los hinchas, y me­nos aún que con­si­de­re­mos que sus de­ci­sio­nes lo son. Sin trans­pa­ren­cia y sin evi­den­cias que vuel­van in­cues­tio­na­bles las de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les, el sis­te­ma no lo­gra­rá des­pe­jar las du­das que em­pa­ñan el desem­pe­ño de los jue­ces en la can­cha, au­men­ta la bu­ro­cra­cia mal en­ten­di­da, vuel­ve más len­ta la va­li­da­ción de un gol, y no au­men­ta la con­fian­za de los hinchas. ¿Cuán­tos sis­te­mas te­ne­mos pa­ra el res­guar­do de la pro­bi­dad pú­bli­ca?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.