Ru­pa­lu chi chil­ka­tu­fe ñi lhan, EE.UU. amul­fiy mü­pü­ke­lu Co­rea ñi wa­pi mew

Se pre­gun­tan por qué no fue ce­rra­da una ca­rre­te­ra que es­ta­ba ro­dea­da por el fue­go y don­de mu­rió la ma­yo­ría de las víc­ti­mas.

La Hora - - News - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Mien­tras los bom­be­ros aún tra­ta­ban de con­tro­lar el in­cen­dio forestal más mor­tí­fe­ro que se re­cuer­da en Por­tu­gal, en el país se ex­pan­día la po­lé­mi­ca por las fa­llas en el sis­te­ma que cau­sa­ron 64 muer­tos y 160 he­ri­dos.

El Pri­mer Mi­nis­tro, Antonio Cos­ta, or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción so­bre las cir­cuns­tan­cias del in­cen­dio y so­bre las fa­llas en la in­ter­ven­ción de los ser­vi­cios de emer­gen­cia en las pri­me­ras ho­ras.

En el ta­pe­te se en­cuen­tra so­bre to­do la “ca­rre­te­ra de la muer­te”, la es­ta­tal EN236, so­bre la cual en po­cos cen­te­na­res de me­tros el “fue­go que vo­la­ba”, co­mo re­fi­rie­ron al­gu­nos tes­ti­gos, pro­vo­có una ma­sa­cre. Al me­nos 47 per­so­nas mu­rie­ron car­bo­ni­za­das en la em­bos­ca­da de las lla­mas que sal­ta­ban des­de los bor­des de la calle y ce­rra­ban las vías de fu­ga.

Aun­que la ca­rre­te­ra es­ta­ba ya ro­dea­da de lla­mas, no fue ce­rra­da por las au­to­ri­da­des.

Al me­nos tres so­bre­vi­vien­tes con­ta­ron ha­ber si­do en­via­dos, mien­tras se fu­ga­ban de sus ca­sas ame­na­za­das por el fue­go, al in­fierno de la EN236 por los gen­dar­mes.

“Fui­mos en­via­dos ha­cia la muer­te”, de­nun­ció Ar­min­do Gra­ca a Co­rreio da Man­ha.

A su vez, Mario Pin­hal ase­gu­ró ha­ber vis­to “una mu­jer sa­lir de un au­to con los ca­be­llos y el ves­ti­do en lla­mas”. Tan­to él co­mo su es­po­sa ha­bían es­ca­pa­do de su ca­sa con la fa­mi­lia en dos au­tos se­pa­ra­dos so­bre la EN236.

Ella lo hi­zo pri­me­ro y él, des- pués, cuan­do lo­gró sal­var­se de mi­la­gro. En cam­bio, su es­po­sa y sus dos hi­jas de 12 y 15 años no lo lo­gra­ron, pues la EN236 se las tra­gó.

Des­pués de 500 me­tros so­bre la “ca­rre­te­ra de la muer­te”, los au­tos “ar­dían, las go­mas ex­plo­ta­ban, los vi­drios se rompían. La gen­te gri­ta­ba”, re­cor­dó Pin­hal.

“Fui­mos los úni­cos cua­tro (él, sus pa­dres y una tía) que so­bre­vi­vie­ron en el aquel mon­tón de au­tos en lla­mas”.

POR QUÉ

Las au­to­ri­da­des in­for­ma­ron ayer que es­ta­ba con­tro­la­do un 85% del in­cen­dio, pro­du­ci­do en la mon­ta­ño­sa re­gión de Pe­dro­gao Gran­de, unos 200 ki­ló­me­tros al no­res­te de Lisboa.

El Pri­mer Mi­nis­tro Cos­ta cues­tio­nó la efi­ca­cia del sis­te­ma de res­pues­ta a emer­gen­cias y so­li­ci­tó una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ave­ri­guar qué sa­lió mal.

“¿Por qué, du­ran­te cuán­to tiem­po y qué im­pac­to hu­bo en la pla­ni­fi­ca­ción, man­do y eje­cu­ción de las ope­ra­cio­nes si sus pro­pios sis­te­mas no fun­cio­na­ron?”, se pre­gun­tó Cos­ta.

El Pre­mier, que bus­có una ex­pli­ca­ción de la agen­cia na­cio­nal de pro­tec­ción ci­vil, el ins­ti­tu­to de me­teo­ro­lo­gía y la po­li­cía, tam­bién se pre­gun­tó por qué no ha­bía si­do cor­ta­da la ca­rre­te­ra EN236.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.