“Hoy vivimos el re­na­ci­mien­to de la cultura ma­pu­che”

“El pue­blo chi­leno ca­da día em­pa­ti­za más con el ma­pu­che y el que no lo ha­ce es más bien por ig­no­ran­cia”, di­ce el ac­tor y di­rec­tor de tea­tro.

La Hora - - Año Nuevo Mapuche - Ignacio To­bar

-El pue­blo ma­pu­che si­gue ca­da día más vi­vo y es ca­da vez más di­ver­so. Se desa­rro­lla en di­fe­ren­tes áreas y man­tie­ne el va­lor an­ces­tral de su cos­mo­vi­sión. Ade­más, tie­ne un men­sa­je al mun­do: sus prin­ci­pios de equi­li­brio en­tre to­dos los se­res vi­vos mar­can una im­por­tan­te op­ción pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da del hom­bre en el Tie­rra.

La re­fle­xión es de Ro­ber­to Ca­yu­queo, ac­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor de tea­tro, que ve un re­na­cer de su cultura y que plan­tea sa­cu­dir los vie­jos es­tig­mas que se arras­tran de la cen­tu­ria pa­sa­da. “La pa­la­bra in­te­gra­ción siem­pre me ha in­co­mo­da­do. Los ma­pu­che no ne­ce­si­ta­mos la in­te­gra­ción. Ha­ce­mos un ejer­ci­cio más am­plio que es vi­vir la in­ter­cul­tu­ra­li­dad. La an­ti­gua idea de in­te­grar co­rres­pon­día en acep­tar al que es­tá en la pe­ri­fe­ria en vez de que pue­da ac­ce­der al cen­tro”, ex­pli­ca.

El pro­ta­go­nis­ta de la cin­ta El ve­rano de los pe­ces vo­la­do­res am­plía fron­te­ras y cree que la sociedad chi­le­na no só­lo es hos­til con su pue­blo ori­gi­na­rio, sino con las cla­ses más des­po­seí­das: “Lo que pa­sa es que cual­quier pue­blo ori­gi­na­rio siem­pre fue lo más ba­jo en la es­ca­la so­cial. El in­dio, co­mo le lla­man, es­tá más aba­jo que un obre­ro, co­mo per­di­mos una gue­rra fui­mos des­po­ja­dos y des­te­rra­dos y des­ti­na­dos co­mo pue­blo a ser­vir a los ven­ce­do­res. En­ton­ces la he­ri­da es tan pro­fun­da que la dis­cri­mi­na­ción aún es un ac­to na­tu­ra­li­za­do en Chi­le”.

Por ello, cuen­ta, le cos­tó tan­to co­mo a al­guien de la pe­ri­fe­ria, ser ac­tor; te­ner un ofi­cio dis­tin­to a los que usual­men­te ac­ce­dían los ma­pu­ches. Des­de ese si­tial ga­na­do, el fu­tu­ro lo ve con op­ti­mis­mo. “Es­ta­mos vi­vien­do un re­na­ci­mien­to de la cultura ma­pu­che im­por­tan­te y eso pa­sa por ser trans­ver­sa­les, an­tes veías a los ma­pu­che si­len­cia­dos, hoy no. En el cam­po de las ar­tes y cien­cias so­cia­les, las co­mu­ni­ca­cio­nes, en el apa­ra­to del es­ta­do e in­clu­so en el mun­do pri­va­do, la pre­sen­cia de gen­te ma­pu­che es ca­da vez ma­yor”, afir­ma.

“A pe­sar que la re­for­ma edu­ca­cio­nal es ca­ren­te en te­mas de in­ter­cul­tu­ra­li­dad, hoy en las es­cue­las ru­ra­les y al­gu­nas en San­tia­go co­mo en la Pin­co­ya, se en­se­ña ca­da vez más el ma­pu­zun­gun y son nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ma­pu­ches y chi­le­nos que cre­cen en cons­cien­cia de su iden­ti­dad. Eso in­du­da­ble­men­te mar­ca­rá un cam­bio po­si­ti­vo al fu­tu­ro”, in­sis­te.

-¿Cuál es tu vi­sión del de­no­mi­na­do con­flic­to ma­pu­che y qué so­lu­cio­nes le ves?

-La puer­ta pa­ra el cam­bio es­tá en una nue­va Cons­ti­tu­ción, a tra­vés de un sis­te­ma de asam­blea re­pre­sen­ta­ti­va. Pa­ra ello ne­ce­si­ta­mos es­ca­ños re­ser­va­dos en el Con­gre­so, por­que eso es pre­ci­sa­men­te lo que no te­ne­mos y se nos ha ne­ga­do: re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en las de­ci­sio­nes del Es­ta­do. Pe­ro qui­zás pa­ra ello fal­ten 30 años más. El con­flic­to no es en­tre huin­cas y ma­pu­ches, si no del es­ta­do chi­leno que de­fien­de in­tere­ses pri­va­dos en te­rri­to­rio usur­pa­do al pue­blo ma­pu­che. Al­gu­nos son esos mis­mos pri­va­dos que par­ti­ci­pa­ron en la co­lu­sión del con­fort. El pue­blo chi­leno ca­da día em­pa­ti­za más con el ma­pu­che y el que no lo ha­ce es más bien por ig­no­ran­cia.

“El con­flic­to no es en­tre huin­cas y ma­pu­ches, es del es­ta­do chi­leno que de­fien­de in­tere­ses pri­va­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.