La hi­lan­de­ra de los nue­vos tiem­pos

Es­ta di­se­ña­do­ra lo­gró sor­tear la dis­cri­mi­na­ción que vi­vió en círcu­los de eli­te. “Me di­je­ron que pre­fe­rían con­tra­tar a al­guien me­nos ca­paz, pe­ro sin ape­lli­do ma­pu­che”, di­ce.

La Hora - - Año Nuevo Mapuche - Cris­tian González Far­fán

“Sus ma­nos bai­lan en la he­bra co­mo ali­tas de chin­col, es un mi­la­gro co­mo te­je has­ta el aro­ma de la flor”, le can­tó Víctor Jara a la te­je­do­ra cam­pe­si­na An­ge­li­ta Hue­nu­mán. Un tra­ba­jo si­mi­lar rea­li­za, en otro con­tex­to, otro tiem­po y en la ciu­dad de San­tia­go, Me­li­na Ra­pi­mán (39). Des­de una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea, don­de en­tra en jue­go la ilus­tra­ción, el bor­da­do y el ar­te tex­til, ella abra­za la de­fen­sa del pue­blo ma­pu­che y del fe­mi­nis­mo.

“Yo sé que la gen­te op­ta por mi tra­ba­jo por­que tie­ne un dis­cur­so”, di­ce Ra­pi- mán, quien se to­mó en se­rio su vo­ca­ción de hi­lan­de­ra a los 30 años, abu­rri­da de las fun­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas que le to­có desem­pe­ñar en una ae­ro­lí­nea. La ve­ta ar­tís­ti­ca, por en­de, es­ta­ba es­con­di­da.

“Me en­fer­mé, to­mé li­cen­cia y em­pe­cé a te­jer y a ob­se­sio­nar­me con la la­na, el hi­la­do. Co­men­cé a es­tu­diar di­se­ño tex­til y di­se­ño de ves­tua­rio, aun­que des­de chi­ca di­bu­ja­ba y ha­cía poe­sía”, agre­ga Me­li­na, cu­yo bor­da­do en pro­tes­ta por la de­ten­ción del co­lec­ti­vo ru­so fe­mi­nis­ta Pussy Riot lle­gó in­clu­so a la TV: en 2014 la ac­triz ir­lan­de­sa Ma­ria Doy­le Ken­nedy la lla­mó pa­ra usar el di­se­ño en la se­rie Orp­han Black de la BBC. “Y si­go en con­tac­to con ella, le ha­go en­car­gos”.

Hi­ja de pa­dre ma­pu­che y ma­dre iqui­que­ña afro­des­cen­dien­te, Ra­pi­mán es san­tia­gui­na. Si an­tes no pu­so sus ma­nos al ser­vi­cio del bor­da­do fue por­que sus pa­pás te­nían un ta­ller, y ella se can­sa­ba de ver tan­tas hi­la­chas en el sue­lo. “Ese mis­mo des­or­den que te­nían ellos en su ta­ller lo ten­go aho­ra yo en el mío. Mi pa­pá tra­ba­ja­ba el ma­cra­mé y mi ma­má era modista. De chi­ca yo les ha­cía la ro­pa a las Bar­bies”, ríe Me­li­na.

A Ra­pi­mán le cos­tó asu­mir la ico­no­gra­fía ma­pu­che en sus cor­ba­tas, bol­sos y bo­to­nes que ofre­ce en su tien­da de Be­llas Ar­tes (Al­mi­ran­te Montt 485). “Yo no per­te­nez­co a nin­gu­na co­mu­ni­dad, no ha­blo ma­pu­dun­gún y vi­vo en la ciu­dad”, di­ce.

Ello cam­bió cuan­do fue in­vi­ta­da, en 2015, a ex­po­ner su obra a Te­mu­co. “Ha­blé de­lan­te de las co­mu­ni­da­des y se pro­du­jo una si­ner­gia in­creí­ble. Hu­bo una co­mu­nión es­pi­ri­tual ahí que so­lo es po­si­ble en­ten­der con ellos. Les pe­dí per­mi­so pa­ra usar el ar­te ma­pu­che. No he re­ci­bi­do crí­ti­cas ni me han til­da­do de ven­di­da. El so­lo he­cho de ha­cer una es­tre­lla en una cor­ba­ta es ex­pre­sar una lu­cha por la in­de­pen­den­cia, por el te­rri­to­rio”, aco­ta.

-¿Te sien­tes tan ma­pu­che co­mo la gen­te que vi­ve en co­mu­ni­da­des?

-Mmm, no sé, no sa­bría res­pon­der.

A la Me­li­na ni­ña nun­ca le pe­só lle­var ape­lli­do ma­pu­che. “La eti­que­ta del ta­ller de mi pa­pá era una pa­re­ja ma­pu­che”, aña­de la bor­da­do­ra. Al­gu­nos pri­mos de su pa­dre, sin em­bar­go, se cam­bia­ron el ape­lli­do. Ella, re­co­no­ce, su­frió más cuan­do in­ten­ta­ba ac­ce­der a círcu­los más ex­clu­si­vos del di­se­ño y la ilus­tra­ción.

“Una vez lle­vé mi cu­rrí­cu­lum y me di­je­ron que pre­fe­rían con­tra­tar a al­guien me­nos ca­paz pe­ro que no tu­vie­se ape­lli­do ma­pu­che, por­que yo ten­dría que ir a reunio­nes con per­so­nas aco­mo­da­das y de un es­ta­tus su­pe­rior”, ase­gu­ra.

So­bre el con­flic­to chi­leno-ma­pu­che, “me pre­fie­ro guar­dar la opi­nión, yo no vi­vo allá, pe­ro soy muy pe­si­mis­ta al res­pec­to. Mi fa­mi­lia per­dió to­das las tie­rras, No sé si es mi cau­sa. De to­das ma­ne­ras, el Es­ta­do tie­ne que re­sol­ver­lo y no ha si­do ca­paz. Re­cha­zo la ley an­ti­te­rro­ris­ta y me con­mo­vió cuan­do en­tra­ron las Fuer­zas Es­pe­cia­les a la es­cue­la ru­ral de Te­mu­cui­cui, con ni­ños aden­tro, aun­que tam­po­co co­mul­go con los gru­pos ma­pu­che ra­di­ca­li­za­dos. Es­toy con­tra to­do ti­po de vio­len­cia”.

“El so­lo he­cho de ha­cer una es­tre­lla en una cor­ba­ta mar­ca una lu­cha por el te­rri­to­rio ma­pu­che”.

El di­rec­tor na­cio­nal de la Co­na­di, Al­ber­to Pi­za­rro, so­li­ci­tó una cor­ba­ta con­fec­cio­na­da por Me­li­na Ra­pi­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.