“Se pue­de re­ver­tir el mie­do de una sociedad mes­ti­za”

La Hora - - Año Nuevo Mapuche -

nues­tra cos­mo­vi­sión, nues­tra cultura. Tam­bién es de vi­tal im­por­tan­cia en­se­ñar des­de la edu­ca­ción bá­si­ca, el real sig­ni­fi­ca­do del mal lla­ma­do con­flic­to ma­pu­che. Soy cons­cien­te de que Chi­le es un país xe­no­fó­bi­co, al­go que na­ce des­de las pro­fun­di­da­des del mie­do de una sociedad mes­ti­za, crea­da por in­mi­gran­tes, crio­llos e in­dí­ge­nas. A pe­sar de eso es­toy se­gu­ro de que se pue­de re­ver­tir y y así crear una sociedad mas sa­na.

- ¿Cuál es tu vi­sión de lo que ocu­rre en el sur?

- El des­en­cuen­tro en­tre mi pue­blo y el Es­ta­do co­mien­za en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, con la ocu­pa­ción de la Arau­ca­nía por par­te de tro­pas chi­le­nas, gue­rra que ter­mi­nó con la derrota ma­pu­che en 1883. Así per­di­mos nues­tra in­de­pen­den­cia y so­be­ra­nía te­rri­to­rial, al­go que en su mo­men­to ha­bía si­do re­co­no­ci­do por los es­pa­ño­les en las Pa­ces de Qui­llín en 1641 so­bre las tie­rras al sur del Bio­bío. No es po­si­ble que aún no ha­ya vo­lun­tad de los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos pa­ra dar tér­mino a tan­ta in­jus­ti­cia. Las po­cas ve­ces que al­gu­nos agen­tes po­li­cia­les han si­do de­cla­ra­dos cul­pa­bles de ho­mi­ci­dio a jó­ve­nes ma­pu­che, han que­da­do im­pu­nes. Es una ver­güen­za que la ley per­mi­ta que si­gan ac­ti­vos los ase­si­nos de Matías Ca­tri­leo y Jai­me Men­do­za Co­llío. Ten­go fe en que lle­ga­rá el día pa­ra anun­ciar al hom­bre nue­vo que mi pue­blo re­to­ma­rá sus de­re­chos his­tó­ri­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les.

- Si es­tu­vie­ra en tus ma­nos ¿có­mo re- sol­ve­rías es­to?

- Te­nien­do nues­tro pro­pio go­bierno y au­to­no­mía, per­mi­tien­do crear nues­tra pro­pia for­ma de go­ber­nar jun­to a nues­tra cos­mo­vi­sión. Una gran so­lu­ción es to­mar co­mo re­fe­ren­te a Ca­na­dá y Nue­va Ze­lan­da, paí­ses que han lo­gra­do in­te­grar y con­vi­vir con otras cul­tu­ras. De es­ta ma­ne­ra po­de­mos crear una sociedad ba­sa­da en igual­dad, res­pe­to, amor y cons­cien­cia. Es ta­rea de to­dos en­ten­der que so­mos par­te de es­ta tie­rra fér­til y ge­ne­ro­sa, que es­ta­mos acá pa­ra crear un mun­do nue­vo y que los reales cam­bios se pro­du­cen so­lo con amor, cons­cien­cia, edu­ca­ción, tra­ba­jo, in­clu­si­vi­dad, vo­lun­tad, ge­ne­ro­si­dad y agra­de­ci­mien­to. Y co­mo di­ce Gas­tón Sou­blet­te, los ma­pu­che, sin te­ner gran­des pi­rá­mi­des, ni co­lo­sa­les cons­truc­cio­nes de in­ge­nie­ría pa­ra mos­trar al mun­do, es­ta­mos acá con la mi­sión de pre­ser­var el pa­raí­so en la tie­rra.

“Es ta­rea del es­ta­do crear pro­yec­tos de vi­si­bi­li­dad del pue­blo ma­pu­che, don­de se mues­tre y en­se­ñe nues­tra cos­mo­vi­sión, nues­tra cultura”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.