“Que­re­mos re­ver­tir...

La Hora - - Año Nue­vo Ma­pu­che -

La dis­cri­mi­na­ción tam­bién la veo en los he­chos que su­ce­den a dia­rio. Ha­ce po­cos días mu­rió Luis Ma­ri­leo, un jo­ven que re­ci­bió un dis­pa­ro por ir a bus­car un ca­ba­llo a un pre­dio. Tam­bién es­tá el ca­so de Lo­ren­za Ca­yuhan, la mu­jer que dio a luz en­gri­lla­da; y lo que ocu­rrió en la es­cue­la G-816 de Te­mu­cui­cui, que re­ci­bió bom­bas la­cri­mó­ge­nas mien­tras los ni­ños es­ta­ban en sus sa­las. En el co­le­gio to­da­vía nos pre­sen­tan a los ge­no­ci­das co­mo hé­roes, y la en­se­ñan­za de nues­tra his­to­ria, nues­tra len­gua y las cos­tum­bres no son una prio­ri­dad. Hay una in­vi­si­bi­li­za­ción cons­tan­te de no­so­tros, no exis­ti­mos y por eso la in­clu­sión ha si­do un pro­ce­so obs­ta­cu­li­za­do. Es co­mo es­tar en tu ca­sa y que te tra­ten co­mo fo­rá­neo. El Es­ta­do se ha de­di­ca­do a so­me­ter­nos, ya sea en el plano edu­ca­ti­vo, ju­di­cial y la­bo­ral, y eso ha sig­ni­fi­ca­do un re­tro­ce­so de no­so­tros co­mo cul­tu­ra”.

Por su cuen­ta es­te ges­tor cul­tu­ral ha apren­di­do a sa­lu­dar en ma­pu­dun­gún y al­gu­nas pa­la­bras suel­tas. Tam­bién le gus­ta via­jar al sur y vi­si­tar las tie­rras don­de vi­vían sus an­ces­tros.

-¿Có­mo ves el con­flic­to en el sur?

-El Es­ta­do de­be asu­mir su deu­da his­tó­ri­ca con el pue­blo ma­pu­che y re­co­no­cer­lo co­mo un pue­blo so­be­rano, co­mo lo ha he­cho Bo­li­via y otros pue­blos que es­tán vi­vien­do en ar­mo­nía. Es­to de­be con­tem­plar la edu­ca­ción so­bre nues­tra cul­tu­ra y la im­por­tan­cia que te­ne­mos den­tro de la so­cie­dad. Al igual que los pa­les­ti­nos, he­mos su­fri­do la re­duc­ción de nues­tro te­rri­to­rio y he­mos si­do blan­co de un dis­cur­so xe­nó­fo­bo. Creo que la gen­te sa­be que por sus ve­nas tam­bién co­rre san­gre ma­pu­che y exis­te un res­pe­to por nues­tra his­to­ria, al­go que de­be­ría ser re­afir­ma­do.

-¿Có­mo se de­be­ría so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma?

-Con el es­fuer­zo su­fi­cien­te es­to de­be­ría lle­gar a una so­lu­ción en el cor­to pla­zo, con la en­tre­ga de los te­rri­to­rios usur­pa­dos. To­do es­to de­be pa­sar por el Es­ta­do, el que de­be in­ves­ti­gar quié­nes tie­nen real­men­te las tie­rras. Por ejem­plo, una de las fa­mi­lias que po­see más hec­tá­reas en ese lu­gar son los Mat­te. Cuan­do hay tan­ta con­cen­tra­ción de tie­rras aje­nas, es ne­ce­sa­rio que se de­vuel­van y eso no tie­ne na­da de ma­lo. El pro­ble­ma es que a mu­chas par­tes les con­vie­ne que se man­ten­ga el con­flic­to pa­ra con­ser­var es­te te­rri­to­rio, ya que es ri­co en mi­ne­ra­les, en agua, es fér­til y po­see gran­des re­ser­vas fo­res­ta­les. Ade­más, jue­ga a fa­vor de ellos que nos pre­sen­ten co­mo los con­flic­ti­vos, co­mo per­so­nas be­li­co­sas, cuan­do so­mos tran­qui­los. Ob­via­men­te si in­va­den lu­ga­res ce­re­mo­nia­les y es­pa­cios que son nues­tros, exis­te el de­re­cho a de­fen­der­se. Fal­tan ma­pu­che que pue­dan to­mar de­ci­sio­nes en es­te te­ma, que de­fien­dan nues­tra po­si­ción de igual a igual. En es­te ám­bi­to que es tan im­por­tan­te fal­ta in­clu­sión.

-¿Se ha di­la­ta­do mu­cho el te­ma?

-Le es­tán dan­do mu­chas vuel­tas al te­ma y tie­ne que ver con el tiem­po que se es­tá usan­do pa­ra so­me­ter al pue­blo ba­jo una com­pli­ci­dad, ba­sa­da en la jus­ti­cia que va so­lo pa­ra las gran­des em­pre­sas y no pa­ra no­so­tros. Es­ta­mos vi­vien­do una lar­ga con­de­na, don­de po­de­mos ver la des­apa­ri­ción de nues­tras raí­ces, tal co­mo pa­só con mi abue­lo, que lo lle­va­ron a la ciu­dad. Es­ta­mos evi­den­cian­do un re­tar­do cul­tu­ral de nues­tras raí­ces que que­re­mos re­ver­tir.

“La gen­te sa­be que por sus ve­nas tam­bién co­rre san­gre ma­pu­che y exis­te un res­pe­to por nues­tra his­to­ria, al­go que de­be­ría ser re­afir­ma­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.