“No me ha to­ca­do dis­cri­mi­na­ción tan bru­tal co­mo a otros”

La Hora - - Año Nuevo Mapuche - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

“Ave­ces es­tá­ba­mos con­ver­san­do en un gru­po y al­guien lan­za­ba al­gu­na crí­ti­ca con­tra los ma­pu­ches, pe­ro cuan­do yo de­cía soy ma­pu­che, pa­sa­ba lo del chis­te de Plan Z, me res­pon­dían: No era por ti, era so­bre otros ma­pu­ches”, co­men­ta en­tre ri­sa y re­fle­xión. Óscar Huen­chu­nao re­cal­ca que, “pe­se a que el chi­leno po­cas ve­ces di­ce las co­sas a la ca­ra, en el fon­do, el pre­jui­cio es­tá bas­tan­te ins­ta­la­do”.

Sin em­bar­go, es­te pe­rio­dis­ta de la Fun­da­ción Amé­ri­ca So­li­da­ria Internacional se sien­te un afor­tu­na­do, por­que no ha vi­vi­do la se­gre­ga­ción de for­ma tan “bru­tal” co­mo otros miem­bros de la co­mu­ni­dad ma­pu­che. “A mí no me ha to­ca­do vi­vir una dis­cri­mi­na­ción tan abier­ta, tan bru­tal o tan de fren­te. Ha­ce más de dos años que tra­ba­jo en una or­ga­ni­za­ción de la sociedad ci­vil y ese en­torno es muy di­fe­ren­te a la ma­yo­ría de los tra­ba­jos. Hay una acep­ta­ción ma­yor y, de he­cho, hay in­te­rés por con­ver­sar de mis orí­ge­nes. Pe­ro ten­go cla­ro que no to­dos los am­bien­tes la­bo­ra­les son así”, ase­gu­ra.

Huen­chu­nao cree que la lle­ga­da ma­si­va de in­mi­gran­tes a Chi­le ha ayu- da­do, en los úl­ti­mos años, a trans­pa­ren­tar un po­co el te­ma de los pre­jui­cios. “En un país me­dio ais­la­do, so­bre to­do en el pa­sa­do, la gen­te no se ha­bía vis­to ex­pues­ta a te­ner que prac­ti­car lo que de­cía. Pe­ro aho­ra que el mun­do es­tá tan glo­ba­li­za­do y es­ta­mos tan abier­tos a que lle­gue gen­te de to­das par­tes, los chi­le­nos es­tán obli­ga­dos a de­cir y po­ner en prác­ti­ca lo que real­men­te pien­san”, di­ce.

A es­ta trans­pa­ren­cia tam­bién ha­bría ayu­da­do la nue­va ac­ti­tud de los jó­ve­nes ma­pu­che, a los que cree más em­po­de­ra­dos y con una ac­ti­tud de ha­cer­se res­pe­tar: “Qui­zá más que la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres o mis abue­los”.

So­bre el con­flic­to en el sur, es­te pro­fe­sio­nal ma­pu­che, ori­gi­na­rio de Te­mu­co, pe­ro que hoy vi­ve en pleno cen­tro de San­tia­go, es­ti­ma que uno de los gran­des pro­ble­mas pa­ra en­fren­tar­lo es que “la se­pa­ra­ción que hay en­tre San­tia­go y La Arau­ca­nía va más allá de la dis­tan­cia fí­si­ca real. To­das las co­sas se ven muy le­jos des­de acá”.

Cree que hay que de­jar de ver el te­ma des­de la pers­pec­ti­va po­li­cial, des­de el pre­jui­cio, y re­co­mien­da: “Pri­me­ro tra­tar de ba­jar­le la ten­sión al te­ma des­de el pun­to de vis­ta de lo po­li­cial. Esos lla­ma­dos a la mi­li­ta­ri­za­ción son co­mo apa­gar el fue­go con ben­ci­na. Y lue­go, hay que tra­tar de abrir es­pa­cios de diá­lo­go des­de el ni­vel lo­cal, que ha­ya más vo­ces de la re­gión to­man­do de­ci­sio­nes de la re­gión”, apun­ta.

“La se­pa­ra­ción que hay en­tre San­tia­go y La Arau­ca­nía va más allá de la dis­tan­cia fí­si­ca real”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.