¿POR QUÉ YA NO CAU­SAN GRA­CIA LOS CHIS­TES MA­CHIS­TAS?

Es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que cam­bios so­cia­les des­pla­zan lí­mi­tes de lo que se con­si­de­ra di­ver­ti­do.

La Hora - - News - Natalia Heus­ser H.

Ex­per­tos ase­gu­ran que el país ha vi­vi­do un fuer­te cam­bio so­cial, al­go que se ha­ce evi­den­te so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes, quie­nes no acep­tan la vio­len­cia de gé­ne­ro ni en bro­ma.

Po­lé­mi­ca cau­só un chis­te que con­tó el ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra, en un ac­to que ofi­ció en Li­na­res. En la oca­sión di­jo: “Bueno mu­cha­chos, me aca­ban de su­ge­rir un jue­go muy en­tre­te­ni­do. Es muy sencillo. To­das las mu­je­res se ti­ran al sue­lo y se ha­cen las muer­tas, y to­dos no­so­tros nos ti­ra­mos en­ci­ma y nos ha­ce­mos los vi­vos. ¿Qué les pa­re­ce, mu­cha­chos?”

Fren­te a es­te co­men­ta­rio hu­bo va­rias crí­ti­cas tan­to del mun­do po­lí­ti­co, co­mo en re­des so­cia­les. Pe­ro ¿por qué es­te ti­po de bro­mas, que an­tes era co­mu­nes, aho­ra pro­du­cen re­cha­zo?

Pa­ra el psi­quia­tra y dra­ma­tur­go Mar­co An­to­nio de la Pa­rra el ba­ru­llo ar­ma­do con es­te te­ma “no tie­ne que ver con el chis­te, que es ade­más fo­me, sino con quién lo cuen­ta. Es inade­cua­do en su rol de es­ta­dis­ta o de can­di­da­to a la pre­si­den­cia”, se­ña­la.

Jun­to a eso, in­di­ca que “el te­mor mas­cu­lino al des­ta­pe femenino y a su li­ber­tad ha ge­ne­ra­do ríos de tin­ta. Pen­se­mos en las cul­tu­ras que aún prac­ti­can la abla­ción del clí­to­ris. Es­ta­mos ca­da vez más le­jos de al­go así y por eso un chis­te se­xis­ta ma­lo no tie­ne es­pa­cio”.

Por su par­te, el psi­có­lo­go Gior- gio Agos­ti­ni ex­pli­ca que la mu­jer ca­da vez tie­ne un rol más pro­ta­gó­ni­co, es­tá re­cla­man­do lo que le co­rres­pon­de. “Jun­to con abrir­se nue­vos es­pa­cios, es­tá exi­gien­do más, lo que pa­re­ce tre­men­da­men­te po­si­ti­vo. Y no só­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, sino tam­bién en su de­re­cho de ha­cer­se res­pe­tar”.

Y agre­ga que la reac­ción so­cial en cuan­to a las mo­fas de es­te ti­po, no es exa­ge­ra­da. “Hay al­go de­trás de un chis­te de esa na­tu­ra­le­za. En el fon­do la per­so­na que lo ma­ni- fies­ta no quie­re re­co­no­cer que in­cons­cien­te­men­te es una agre­sión ha­cia las mu­je­res. No só­lo es ma­chis­ta, sino que mues­tra una po­si­ción de do­mi­nio ha­cia la mu­jer. Ese mal chis­te re­fle­ja la can­ti­dad de hom­bres que se iden­ti­fi­can con esa po­si­ción de do­mi­nio”.

Pa­ra Sil­via La­ma­drid, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Chile y coor­di­na­do­ra del Nú­cleo de In­ves­ti­ga­ción Gé­ne­ro y So­cie­dad Ju­lie­ta Kirk­wood, hay un cam­bio so­cial evi­den­te en cuan­to a la reac­ción a es­tos chis­tes.

Se­gún ella, es­ta trans­for­ma­ción de los chi­le­nos em­pe­zó a evi­den­ciar­se en abril del 2008, cuan­do hu­bo una pro­tes­ta ma­si­va en con­tra del fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que prohi­bió la en­tre­ga de la píl­do­ra de día des­pués.

“De ahí en ade­lan­te tan­to el ac­ti­vis­mo fe­mi­nis­ta co­mo el ac­ti­vis­mo por la di­ver­si­dad se­xual han te­ni­do una pre­sen­cia mu­cho ma­yor en tér­mi­nos de ac­cio­nes co­lec­ti­vas y han lo­gra­do cen­trar al­gu­nas de­man­das im­por­tan­tes, co­mo #niu­name­nos”.

La­ma­drid afir­ma que es­tas si­tua­cio­nes ha­cen rui­do por­que hay per­so­nas y en­ti­da­des so­cia­les que di­cen que es­to no es acep­ta­ble. Y esa ten­den­cia se ha ma­si­fi­ca­do.

“Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Ob­ser­va­to­rio Con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro y la Red Chi­le­na con­tra la Vio­len­cia ha­cia las Mu­je­res han si­do ca­pa­ces de desa­rro­llar plan­tea­mien­tos en es­ta lí­nea y han he­cho ac­cio­nes con­cre­tas, co­mo ir a en­tre­gar­le su apo­yo a Na­bi­la Ri­fo. Ade­más, hay otras or­ga­ni­za­cio­nes me­nos co­no­ci­das que es­tán res­pal­dan­do es­to y tra­ba­jan en las mo­vi­li­za­cio­nes”, di­ce La­ma­drid.

“A lo an­te­rior se une el desa­rro­llo de las or­ga­ni­za­cio­nes den­tro de las uni­ver­si­da­des, co­mo las Se­cre­ta­rías de Gé­ne­ro y Se­xua­li­dad. To­do es­to ha­ce que las mu­je­res sean ca­pa­ces de cues­tio­nar la vio­len­cia y de rom­per la no­ción de que es ló­gi­ca y nor­mal”, agre­ga.

Por úl­ti­mo, acla­ra que es­ta sen­sa­ción de re­pu­dio ha­cia las bro­mas ma­chis­tas no só­lo es­tá arrai­ga­da en las éli­tes o cla­ses so­cia­les al­tas, sino que es trans­ver­sal, aun­que sa­be que en los sec­to­res más ba­jos es más di­fí­cil que in­gre­sen.

“El mo­vi­mien­to se ex­tien­de so­bre to­do en los sec­to­res es­tu­dian­ti­les, ya sean uni­ver­si­ta­rios o se­cun­da­rios. Y bue­na par­te del mo­vi­mien­to se­cun­da­rio es­tá com­pues­to por jó­ve­nes po­pu­la­res, lo mis­mo ocu­rre en bue­na par­te de las ma­trí­cu­las de uni­ver­si­da­des pri­va­das”, ex­pli­ca.

Ma­ría Fran­cis­ca Valenzuela, del Ob­ser­va­to­rio Con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro, acla­ra que en los úl­ti­mos tres años ha ha­bi­do un cam­bio en Chile so­bre las bur­las se­xis­tas. “No tie­ne que ver con que ya no exis­tan ga­nas de reír­se; lo que hay son ga­nas de reír­se dis­tin­to, sien­do más crí­ti­co, de no re­pro­du­cir la dis­cri­mi­na­ción, de­sigual­dad y de no va­li­dar vio­len­cia. Es­te es un cam­bio pro­gre­si­vo, no es que to­dos pien­sen así aho­ra, pe­ro ca­da vez es más ma­si­vo”, re­fle­xio­na.

“No tie­ne que ver con que ya no exis­tan las ga­nas de reír­se, sino que hay ga­nas de reír­se dis­tin­to”.

Ma­ría Fran­cis­ca Valenzuela,

Ob­ser­va­to­rio Con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.