Los pas­to­res

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Cuan­do ni­ño era el guía. Le gus­ta­ba que la tro­pa lo sin­tie­ra, que lo su­pie­ra je­fe, po­de­ro­so, in­cues­tio­na­ble, des­de que mi­ra­ba a ca­da scout pa­san­do re­vis­ta, bus­can­do al­go con el ce­ño, lo que fue­ra que ame­ri­ta­ra la ame­na­za o el cas­ti­go. Cuan­do jo­ven era el su­per­vi­sor. Y en­ton­ces le gus­ta­ba que en el tra­ba­jo le te­mie­ran, que cuan­do re­vi­sa­ba las pla­ni­llas de ca­da en­tre­ga lo in­tu­ye­ran se­gu­ro, as­tu­to, in­fa­li­ble, bus­can­do al­go con el ce­ño, lo que fue­ra que ame­ri­ta­ra el re­to o el des­pi­do.

Con los años, fue pa­dre. A ca­da hi­jo le in­cul­có ser co­mo él, lo que sig­ni­fi­ca­ba la irre­me­dia­ble pér­di­da de ca­da sue­ño. Les en­ros­tra­ba que lle­va­ba años tra­ba­jan­do de sol a lu­na, gas­tan­do su vi­da por ellos, bus­can­do al­go con el ce­ño por si se les ocu­rría ha­cer o ser al­go dis­tin­to de lo que él les ha­bía en­se­ña­do. Los do­min­gos era el pas­tor. Va­cia­ba su al­ma pa­ra de­jar­le es­pa­cio a ese dios tan om­ni­po­ten­te co­mo im­per­do­na­ble y cas­ti­ga­dor. Go­za­ba apli­can­do pe­ni­ten­cias, an­ti­ci­pan­do las pla­gas y los ma­les pa­ra tan­to des­ca­rria­do, por­que con ello se sen­tía tan cer­ca de lo rec­to, tan le­jos de lo mun­dano, que se sen­tía in­vul­ne­ra­ble.

No pa­só mu­cho tiem­po. Ale­gan­do con­tra un ta­xis­ta sin­tió que una nu­be ro­ja le cu­bría la vis­ta co­mo un cas­ti­go pa­ra nun­ca más vol­ver a ha­blar. Aho­ra que es un an­ciano en un cuer­po in­mó­vil, los es­ter­to­res por que­rer se­guir man­dan­do ya no asus­tan. Cuan­do se po­ne ra­bio­so, la en­fer­me­ra le da una pas­ti­lli­ta que lo cal­ma lle­ván­do­lo a otros mun­dos.

A ve­ces al­guno de sus hi­jos lo vi­si­ta, pe­ro él ya no los re­co­no­ce. A ve­ces la in­cons­cien­cia le de­vuel­ve los otros tiem­pos, cuan­do na­die to­ca­ba una ho­ja a sus es­pal­das, po­de­ro­so, da­ñino. En ese de­li­rio aún to­dos le te­men y se duer­me bus­can­do al­go con el ce­ño, al­go per­di­do en ese pa­sa­do que tam­po­co pue­de mo­ver­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.