Por qué mu­chos mu­sul­ma­nes su­ben de pe­so en el mes de ayuno

El Ra­ma­dán es un tiem­po en que tie­nen la obli­ga­ción de abs­te­ner­se de co­mer y de otros pla­ce­res, des­de el ama­ne­cer has­ta el atar­de­cer. Pe­ro en la noche se pue­den dar un fes­tín.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Los pro­gra­mas de con­ver­sa­ción de la te­le­vi­sión de Tur­quía, país de ma­yo­ría mu­sul­ma­na, se lle­nan de nu­tri­cio­nis­tas que dan con­se­jos pa­ra no su­bir de pe­so du­ran­te el mes de Ra­ma­dán. En la tan­da de co­mer­cia­les abun­dan los res­to­ra­nes y ho­te­les que ofre­cen ban­que­tes de Ra­ma­dán. Y en las pas­te­le­rías y su­per­mer­ca­dos pro­mo­cio­nan los dul­ces y pas­te­les es­pe­cia­les pa­ra es­tas fe­chas. Es­to se re­pli­ca en la ma­yo­ría de los paí­ses don­de gran par­te de la po­bla­ción es mu­sul­ma­na.

De in­me­dia­to sur­ge la du­da: ¿aca­so Ra­ma­dán no es el mes del ayuno?

Efec­ti­va­men­te, la fes­ti­vi­dad sa­gra­da del Is­lam im­po­ne a los mu­sul­ma­nes to­do un mes de­di­ca­do al sa­cri­fi­cio y la lim­pie­za del es­pí­ri­tu a tra­vés del ayuno. Eso sig­ni­fi­ca que es­tá prohi­bi­do co­mer, to­mar lí­qui­dos, prac­ti­car se­xo, fu­mar y cual­quier otro pla­cer du­ran­te esos días. Pe­ro no así en la noche.

Co­mo se­ría mor­tal pa­sar un mes sin co­mer ni to­mar agua, el ayuno que es­ta­ble­ce el Is­lam se de­be res­pe­tar des­de que sa­le el sol has­ta que se ocul­ta. Tras la pues­ta de sol, en­ton­ces, se pue­de rom­per el ayuno, en teo­ría, con un ali­men­to li­viano que per­mi­ta rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas.

FES­TÍN

Sin em­bar­go, en mu­chos ca­sos esa co­mi­da no es tan li­via­na, sino más bien ex­ce­si­va.

De ahí que mu­chos de lo con­se­jos de los nu­tri­cio­nis­tas en te­le­vi­sión, en dia­rios y re­vis­tas apun­tan en es­te sen­ti­do. “En Ra­ma­dán se de­ben evi­tar co­mi­das con al­to con­te­ni­do de gra­sas sa­tu­ra­das y tam­bién los gui­sos fuer­tes o los dul­ces y pas­te­les con ex­ce­si­vas can­ti­da­des de azú­car y man­te­qui­lla”, recomienda la nu­tri­cio­nis­ta ma­rro­quí Na­bil Aya­chi. Asi­mis­mo, en Jor­da­nia, Ara­bia Sau­di­ta y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos hay pro­pa­gan­da ofi­cial pa­ra lla­mar a la mo­de­ra­ción en las co­mi­das du­ran­te el mes de ayuno.

Pe­ro son jus­ta­men­te los alimentos des­acon­se­ja­dos los que más se con­su­men, en es­pe­cial los dul­ces con mu­cha azú­car, miel y gra­sa.

La co­mi­da pa­ra rom­per el ayuno se lla­ma if­tar y mu­chos res­to­ra­nes re­ser­van to­das sus me­sas pa­ra es­te efec­to; se lle­nan de fa­mi­lias que dis­fru­tan de co­mi­das de has­ta cin­co pla­tos.

Ade­más, en pla­zas y par­ques se or­ga­ni­zan me­sas co­mu­ni­ta­rias don­de se com­par­ten abun­dan­tes co­mi­das y dul­ces es­pe­cia­les.

Las mez­qui­tas se en­ga­la­nan y en la noche el am­bien­te es de al­ga­ra­bía. En la ciu­dad tur­ca de Es­tam­bul, ca­da noche es una fies­ta en la ex­pla­na­da fren­te a la Mez­qui­ta Azul. Mi­les de per­so­nas se reúnen a co­mer mien­tras es­cu­chan la lec­tu­ra del Co­rán, así co­mo a pre­di­ca­do­res que acon­se­jan a los fie­les.

El es­tu­dio­so egip­cio Sa­mir Kha­lil se­ña­la que en es­tas fe­chas la co­mi­da se vuel­ve una ob­se­sión y la gen­te sue­le co­mer y be­ber me­jor que en los días nor­ma­les.

En la ca­lle, la ven­ta de co­mi­da pre­pa­ra­da pa­ra lle­var, a pre­cio de ofer­ta, em­pie­za un par de ho­ras an­tes de la pues­ta de sol y se ha­cen lar­gas fi­las pa­ra com­prar.

Así, mu­chos mu­sul­ma­nes se van a dor­mir con el es­tó­ma­go lleno, al­go que los die­tis­tas des­acon­se­jan fir­me­men­te por­que cau­sa au­men­to de pe­so, ade­más de pro­ble­mas di­ges­ti­vos y de sue­ño.

DESA­YUNO

Por otra par­te, se rea­li­za una co­mi­da an­tes de ini­ciar el ayuno, es de­cir, an­tes del al­ba, que por es­tos días ocu­rre an­tes de las cin­co de la ma­ña­na en Me­dio Orien­te. Pa­ra esa co­mi­da, que se lla­ma sahur los mu­sul­ma­nes se le­van­tan co­mo a las cua­tro de la ma­ña­na -o pa­san de lar­go des­de el if­tar- y co­men de for­ma abun­dan­te, pues les es­pe­ran unas 14 ho­ras sin alimentos ni agua.

Un es­tu­dio ci­ta­do por el dia­rio El País de Es­pa­ña se­ña­la que el 60% de los mu­sul­ma­nes sube de pe­so es­te mes, en­tre 3 y 5 ki­los.

Así, aun­que el li­bro sa­gra­do del Is­lam lla­ma a la mo­de­ra­ción, des­pués de un mes de abun­dan­tes if­tar y sahur, mu­chos mu­sul­ma­nes ne­ce­si­tan una die­ta pa­ra adel­ga­zar y una ru­ti­na de ejer­ci­cios. Los gim­na­sios rea­li­zan atrac­ti­vas pro­mo­cio­nes post ayuno y has­ta exis­te una apli­ca­ción pa­ra es­te efec­to: re­to fit­ness de Ra­ma­dán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.