¿Mu­ni­ci­pios al fi­nal?

La Hora - - En2minutos -

Ha­ce ca­si un mes co­no­ci­mos, a tra­vés de un re­por­ta­je de te­le­vi­sión, la de­nun­cia a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ca­le­ra de Tan­go so­bre irre­gu­la­ri­da­des pa­ra la ob­ten­ción de li­cen­cias fal­sas. El re­por­ta­je da­ba cuen­ta de una red com­pues­ta por fun­cio­na­rios y per­so­nas ex­ter­nas al mu­ni­ci­pio que se ar­ti­cu­la­ban pa­ra co­brar en­tre 150 mil y 500 mil pe­sos por li­cen­cias de con­du­cir a per­so­nas que no eran ap­tas pa­ra ob­te­ner es­te ti­po de per­mi­sos. La se­ma­na pa­sa­da el OS9 de Ca­ra­bi­ne­ros reali­zó alla­na­mien­tos en la mu­ni­ci­pa­li­dad y los do­mi­ci­lios de al­gu­nos im­pli­ca­dos.

Al pa­re­cer, es­te era un ne­go­cio tre­men­da­men­te ren­ta­ble pa­ra quie­nes par­ti­ci­pa­ban de la red, los que se en­ri­que­cie­ron a cos­ta del ries­go que sig­ni­fi­ca otor­gar li­cen­cias irre­gu­lar­men­te a per­so­nas que no de­be­rían ma­ne­jar. Se ha di­cho a tra­vés de dis­tin­tos me­dios y en dis­tin­tos to­nos: ur­ge me­jo­rar los es­tán­da­res de con­trol y pre­ven­ción de la co­rrup­ción en los mu­ni­ci­pios, pues es ahí don­de exis­ten mu­chas vul­ne­ra­bi­li­da­des de que ocu­rran ca­sos co­mo es­tos. Se­gún el Ob­ser­va­to­rioan­ti­co­rrup­cion.cl el avan­ce de las me­di­das en ma­te­ria de pro­bi­dad y for­ta­le­ci­mien­to de mu­ni­ci­pios es de ape­nas un 36% y con una no­ta de ca­li­dad de las pro­pues­tas de 2,4. ¿Por qué se ha pos­ter­ga­do por tan­to tiem­po es­te im­por­tan­te ám­bi­to de re­gu­la­ción pa­ra pre­ve­nir la co­rrup­ción? ¿Quié­nes se opo­nen a im­ple­men­tar me­ca­nis­mos que con to­da se­gu­ri­dad van a me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia y el ac­ce­so a los bie­nes y ser­vi­cios que los mu­ni­ci­pios brin­dan a la co­mu­ni­dad? Por el mo­men­to, pa­re­ce ser que ha si­do sim­ple­men­te de­sin­te­rés en el mun­do mu­ni­ci­pal la cau­sa de es­te re­za­go. No po­de­mos dar­nos el lu­jo, co­mo país, de con­tar con mo­der­nas re­gu­la­cio­nes al fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral, la de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio y otras me­di­das que han avan­za­do muy bien en su di­se­ño e im­ple­men­ta­ción, mien­tras los mu­ni­ci­pios, que son la pri­me­ra fuen­te de con­tac­to en­tre el Es­ta­do y la ciu­da­da­nía, si­guen que­dan­do atrás.

Di­rec­tor de In­ci­den­cia, Es­pa­cio Pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.