Chi­le­nos estudian el po­der po­li­ni­za­dor de las ba­ra­tas

En­to­mó­lo­ga in­da­ga en es­pe­cie na­ti­va mo­lu­chia bre­vi­pen­nis, que ayu­da en la re­pro­duc­ción de flo­res noc­tur­nas.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Es­tá cla­ro que las abe­jas y las mos­cas flo­rí­co­las son po­li­ni­za­do­ras por ex­ce­len­cia, pe­ro ¿sa­bía que las ba­ra­tas tam­bién po­drían cum­plir es­te rol?

En 2008 sur­gie­ron las pri­me­ras sos­pe­chas de que es­tos in­sec­tos, que su­fren el re­cha­zo hu­mano, po­dían tras­la­dar po­len de una flor a otra, ayu­dan­do en el pro­ce­so re­pro­duc­ti­vo de plan­tas na­ti­vas que so­lo flo­re­cen du­ran­te la no­che. O sea, es­te tra­ba­jo no era ex­clu­si­vo de las po­li­llas o los mur­cié­la­gos.

Por es­ta ra­zón ha­ce dos años que Cons­tan­za Schap­heer, in­ge­nie­ra agró­no­ma de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Cien­cias de la Edu­ca­ción y ma­gís­ter en en­to­mo­lo­gía, im­pul­só un pro­yec­to lla­ma­do Mo­lu­kia, que es­tu­dia una es­pe­cie en­dé­mi­ca de ba­ra­ta lla­ma­da mo­lu­chia bre­vi­pen­nis.

El in­sec­to vi­ve en el bor­de cos­te­ro, des­de el lí­mi­te sur de la Re­gión de Co­quim­bo (Los Vi­los), has­ta el sur de la Re­gión de Val­pa­raí­so (Al­ga­rro­bo).

Así es­te pro­yec­to, apo­ya­do por la Fun­da­ción Ruf­ford de Reino Uni­do y Na­tio­nal Geo­grap­hic, se con­vir­tió en el pri­me­ro so­bre ba­ra­tas na­ti­vas en La­ti­noa­mé­ri­ca y el ter­ce­ro en el mun­do.

“La mo­lu­chia bre­vi­pen­nis nun­ca se ha­bía es­tu­dia­do. So­lo fue des­cri­ta en 1933 y de ahí en ade­lan­te no se bus­có in­for­ma­ción so­bre ella. En Chi­le te­ne­mos tre­ce es­pe­cies de cu­ca­ra­chas des­cri­tas y den­tro de ellas hay un sub­gru­po don­de es­tán las mo­lu­kia”, ex­pli­ca Schap­heer a

Hay que to­mar en cuen­ta que so­lo el uno por cien­to de las 4.500 es­pe­cies co­no­ci­das de cu­ca­ra­chas vi­ve en zo­nas ur­ba­nas. El 99 por cien­to res­tan­te pros­pe­ra en áreas sil­ves­tres, des­de las sel­vas tro­pi­ca­les de Bra­sil has­ta los de­sier­tos de Ara­bia Sau­di­ta.

En cuan­to a los re­sul­ta­dos, a tra-

La Ho­ra.

vés de la ob­ser­va­ción del com­por­ta­mien­to ha­bi­tual de es­ta es­pe­cie, Schap­heer y su equi­po des­cu­brie­ron que du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano so­lía ali­men­tar­se del néc­tar y po­len de seis flo­res noc­tur­nas, co­mo Don Diego de la No­che (Oe­not­he­ra acau­lis), Cha­gua­li­llo (Pu­ya ve­nus­ta), Ca­cho de ca­bra (Ha­plo­pap­pus fo­lio­sus), Do­ca (Car­po­bro­tus chi­len­sis), Pu­ya ber­te­ro­nea­na (Cha­gual) y Pu­ya chi­len­sis (Cha­gual).

Schap­heer ex­pli­ca que al ex­traer su co­mi­da, el cuer­po y la ca­be­za del in­sec­to se cu­bren del pol­vi­llo. Al tre­par a la si­guien­te flor, al­go de po­len pue­de caer en las es­truc­tu­ras re­pro­duc­to­ras fe­me­ni­nas, fe­cun­dán­do­la.

De co­lor os­cu­ro o par­do ro­ji­zo, con cuer­po del­ga­do de unos 14 mi­lí­me­tros de lar­go, las mo­lu­kias son muy fá­ci­les de con­fun­dir con una cu­ca­ra­cha de ciudad, de esas que me­ro­dean en las ca­sas. Si bien son pa­re­ci­das, se di­fe­ren­cian en as­pec­tos con­duc­tua­les, ya que sue­len es­ca­par de los hu­ma­nos y es im­po­si­ble ver­las den­tro de una ca­sa.

“Pa­san el día en la ho­ja­ras­ca que for­man las plan­tas na­ti­vas. De he­cho ayu­dan en la des­com­po­si­ción de es­ta ma­te­ria or­gá­ni­ca pa­ra crear sue­lo”, pre­ci­sa.

El ca­so es­pe­cí­fi­co de las cu­ca­ra­chas po­li­ni­za­do­ras es muy ra­ro. Has­ta aho­ra se co­no­cían dos es­pe­cies que cum­plían es­ta fun­ción. La pri­me­ra es en­dé­mi­ca de la Gu­ya­na Fran­ce­sa, y la otra vi­ve en la par­te ma­la­ya de Bor­neo. La mo­lu­kia, en tan­to, es­tá a un pa­so de en­trar a es­te se­lec­to gru­po.

Gra­cias a la la­bor de Schap­heer, ha­ce po­co el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te de­cla­ró a es­ta es­pe­cie co­mo vul­ne­ra­ble, pues su­fre la des­truc­ción de su há­bi­tat. De es­ta ma­ne­ra, se to­ma­rán me­di­das pa­ra su con­ser­va­ción.

“La

nun­ca se ha­bía es­tu­dia­do.

So­lo fue des­cri­ta en 1933 y de ahí en ade­lan­te no se bus­có in­for­ma­ción so­bre ella”.

“Ayu­dan en la des­com­po­si­ción de la ma­te­ria

or­gá­ni­ca pa­ra crear sue­lo”.

La flor blan­ca se lla­ma Don Diego de la No­che y es fre­cuen­ta­da por cu­ca­ra­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.