“Soy po­bre”, la mar­ca de la hu­mi­lla­ción en la In­dia

Or­ga­nis­mo del go­bierno de­fien­de la me­di­da, pe­ro las fa­mi­lias se sien­ten es­tig­ma­ti­za­das.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

En las fa­cha­das de mi­les de ca­sas del dis­tri­to de Dau­sa, en el noroeste de la In­dia, se pue­den ver des­de ha­ce unas se­ma­nas car­te­les amarillos con lla­ma­ti­vas le­tras ro­jas don­de se lee en hin­di: “Soy ex­tre­ma­da­men­te po­bre”.

Las mar­cas no fue­ron pues­tas con una in­ten­ción pe­yo­ra­ti­va, sino pa­ra iden­ti­fi­car a las fa­mi­lias que de­ben re­ci­bir ayu­da de las au­to­ri­da­des y evi­tar prác­ti­cas co­rrup­tas en el re­par­to de co­mi­da sub­ven­cio­na­da.

Sin em­bar­go, quie­nes vi­ven en las ca­sas mar­ca­das se sien­ten hu­mi­lla­dos y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les han mos­tra­do in­dig­na­ción por la me­di­da, que es­tig­ma­ti­za a los más ne­ce­si­ta­dos.

Los car­te­les pe­ga­dos en las fa­cha­das no so­lo di­cen “Soy ex­tre­ma­da­men­te po­bre”, sino que aña­den: “Re­ci­bo cuo­ta de la Ley Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (NFSA, en in­glés)”. Ese or­ga­nis­mo en­tre­ga ce­rea­les a las fa­mi­lias que es­tán ba­jo la lí­nea de po­bre­za (BLP).

“Es­ta­ba muy aver­gon­za­do... me ne­gué a que lo es­cri­bie­ran, pe­ro el hom­bre in­sis­tió y di­jo que no ob­ten­dría los be­ne­fi­cios de BLP si no lo pin­ta­ban en mi ca­sa “, di­jo Su­resh Mee­na, un tra­ba­ja­dor de 40 años al dia­rio Hin­dus­tan Ti­mes .

En el po­bla­do de Hin­gi, don­de vi­ve Me­na, unas cien ca­sas, es de­cir más del 80%, fue­ron pin­ta­das con la po­lé­mi­ca fra­se. “El men­sa­je fue es­cri­to en mi pa­red pe­ro lo re­mo­vi­mos. Es muy in­sul­tan­te”, di­jo Ja­nak Ram, un pi­lo­to pro­fe­sio­nal de 28 años de Hin­gi.

“An­tes no re­ci­bía­mos tri­go. Es­cri­bien­do es­to en las pa­re­des he­mos co­men­za­do a re­ci­bir nues­tras ra­cio­nes, pe­ro al mis­mo tiem­po to­do el mun­do en la al­dea se es­tá rien­do de no­so­tros”, ex­pli­có un ve­cino de la al­dea de Bhan­kree, Si­ta­ram, al canal NDTV.

San­tra De­vi, una mu­jer del po­bla­do de Kun­de­ra Dun­gar, di­jo que su fa­mi­lia se tra­ga los in­sul­tos por 10 ki­los de tri­go. “Va­mos por el pue­blo con la ca­be­za ba­ja”, di­jo.

An­te la po­lé­mi­ca, las au­to­ri­da­des de la NFSA han ale­ga­do que las mar­cas bus­can evi­tar que gen­te con re­cur­sos y ne­go­cian­tes se apro­ve­chen del pro­gra­ma de ayu­da. Sin em­bar­go, no se res­pon­sa­bi­li­zan de ha­ber da­do la or­den.

BRO­MA EN­FER­MA

Mien­tras tan­to, las au­to­ri­da­des del tu­rís­ti­co es­ta­do de Ra­jas­tán, al que per­te­ne­ce Dau­sa, se han des­vin­cu­la­do de la me­di­da, que afec­ta a 150.000 fa­mi­lias del dis­tri­to.

El mi­nis­tro ra­jas­ta­ní de De­sa­rro­llo Ru­ral, Ra­jen­dra Rat­ho­re,

par­ti­da­rio de iden­ti­fi­car las ca­sas so­la­men­te con las si­glas de BLP (por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za), afir­mó que el go­bierno re­gio­nal in­ves­ti­ga­rá la pro­ce­den­cia de las pin­ta­das.

El Par­ti­do del Con­gre­so, en la opo­si­ción, acu­só al go­bierno de la mi­nis­tra je­fa de Ra­jas­tán, Va­sund­ha­ra Ra­je (del par­ti­do ofi­cia­lis­ta BPJ), de “hu­mi­llar” a quie­nes re­ci­ben ali­men­tos sub­si­dia­dos .

“Es una bro­ma en­fer­ma. Es­to de­mues­tra que los go­bier­nos de BJP (par­ti­do en el po­der), tan­to a ni­vel cen­tral co­mo en los es­ta­dos son an­ti­po­bres”, di­jo el por­ta­voz del Par­ti­do del Con­gre­so, Ma­nish Te­wa­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.